Así ve una persona con cataratas

No sucede de un día para otro y el efecto es el de ver todo envuelto en una especie de neblina. Se suele operar en torno a los 75 años y la intervención dura alrededor de diez minutos

JOSEMI BENÍTEZ | YOLANDA VEIGA

Tomasi González (León, 79 años) ya no lleva gafas. Hace mes y medio que le han operado de cataratas (ojo derecho) y la diferencia, dice, «es enorme». Empezó a notar que perdía visión hace ocho o nueve años: «Me costaba distinguir los precios en el supermercado, los letreros impresos en los informativos de la televisión, dejé de sentirme del todo segura al ir por la calle». No sucede de un día para otro, sino progresivamente. «A partir de los 45 años el cristalino, la lente que deja pasar la luz y enfoca, se endurece y se va haciendo opaco. El efecto, es el de ver todo en una suerte de neblina, como si mirásemos a través de un torrente de agua cayendo por una catarata», explica gráficamente el doctor Ramón Lorente, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR) y miembro de Sociedad Española de Oftalmología (SEO).

Cada año se realizan 450.000 operaciones de cataratas (350.000 en la Sanidad pública y 100.000 en la privada) y la edad media de los pacientes ronda los 75 años, «aunque la tendencia es a ir operando cada vez antes». «La intervención no es sencilla, pero sí es rápida, apenas dura unos minutos y solo se presentan complicaciones en un 5% de los casos».

¿Cuándo aparecen?

La mayoría de los casos de cataratas se desarrollan lentamente y no alteran la vista a las personas jóvenes. Solo la edad o una lesión cambiará el tejido que forma el cristalino del ojo y terminará interfiriendo en la visión

A medida que la catarata crece, la opacidad se hace más densa y afecta a una parte más grande del cristalino. Como consecuencia, la visión se vuelve borrosa.

Anatomía del ojo

La parte del ojo que se ve afectada por la catarata es el cristalino, una estructura interna situada detrás del iris.

El cristalino tiene forma de lente biconvexa, como una esfera achatada. Está ubicado justo detrás de la pupila y el iris y su función principal es enfocar las imágenes, gracias a la potencia de 20 dioptrías.

Así enfoca un OJO SANO

El cristalino es transparente y elástico y puede incurvarse más o menos por la acción del músculo ciliar para poder enfocar objetos a diferentes distancias como si fuera el 'zoom' (gracias a esas 20 dioptrías) de una cámara de fotos. Produce imágenes nítidas en la retina, que es la membrana sensible a la luz.

Así enfoca un OJO CON CATARATAS.

Con la edad, el cristalino pierde elasticidad y transparencia. Cuando esta lente natural se opacifica e impide el paso nítido de la luz a la retina, el ojo del paciente deja de enfocar los objetos y sufre una pérdida progresiva de visión.

AUX STEP FOR JS

La sintomatología de las cataratas, advierte el doctor Lorente, es amplia y variada: «Desde ver todo en niebla o borroso a percibir que amarillean los tonos blancos, que se forman halos con las luces...». Se suelen dar cuenta los pacientes poco a poco, con cosas del día a día que ya no pueden hacer como antes: «No distinguen las matrículas de los coches en la carretera o los letreros de la televisión...».

Visión borrosa:

Este es el síntoma principal. El paciente percibe una neblina como si mirara a través de un cristal empañado.

Color poco brillante:

En algunos casos la imagen se vuelve amarillenta.

Diplopía:

Percepción de visión doble o movida y es un síntoma que no es de los más frecuentes.

Halos:

Las luces deslumbran más que antes cuando se conduce por la noche, y aparecen halos en torno a las luces brillantes.

AUX STEP FOR JS

Tres tipos de cataratas:

Segun la localización de la opacidad en el cristalino se distinguen:


La operación

Sigue siendo una intervención delicada pero en los últimos veinte años se ha avanzado mucho. «Antes se hacían unas incisiones de 12 o 13 milímetros y ahora con 2,2 es suficiente. Al paciente, que se va a casa el mismo día, ya no se le tapa el ojo», explica el doctor Lorente. Se trata de una operación «muy protocolizada» pero breve: «No sé si llegaría a diez minutos la operación. No noté dolor ni durante ni después, ni un escozor siquiera», relata Tomasi, que tuvo un pequeño derrame que no le ha afectado a la recuperación.

8-10 minutos

Se realiza con anestesia tópica (gotas de colirio). Lo habitual es colocar una lente monofocal, que permite ver de lejos. Otra opción es implantar una multifocal, con lo que se corrige también la presbicia (visión de cerca), pero no se suelen colocar estas en la sanidad pública.

1/

Se realiza una incisión de 2,2 mm. y se introduce una sonda.

2/

Al vibrar, fractura la catarata y la aspira al mismo tiempo.

3/

Se coloca una lente intraocular flexible. Entra plegada y se expande dentro del ojo.

4/

No se dan puntos de sutura, por lo que la recuperación visual es casi inmediata.

AUX STEP FOR JS

En unos veinte días el paciente recupera la visión total del ojo operado. «Llevaba en casa unas horas y empecé a ver una especie de reflejos enormes en las farolas de la calle, además de una neblina. Me asusté, pero pasó enseguida. Al día siguiente noté mucha recuperación, y más cada día», cuenta Tomasi, que ha tenido una recuperación satisfactoria con el tratamiento de gotas. «Con el ojo operado veo nítido, ahora noto la diferencia con el otro. A ver cuándo me operan del izquierdo...».