Mis propósitos para 2022: cinco personas nos los cuentan

Desvelan los planes que tienen este año y se comprometen a revisarlos en unos meses

Isabel Ibáñez
ISABEL IBÁÑEZ

Así explica el Instituto Cervantes el significado del refrán 'Año nuevo, vida nueva': «Se cree que el simple cambio de año conlleva mejores expectativas. Se dice también al comenzar el año para manifestar el propósito –no siempre mantenido– de cambiar de costumbres o de otras cosas, tras hacer balance del anterior». Y suena tan Mr. Scrooge y hace tanta gracia el uso del 'se cree'... Pero sobre todo es esa aclaración entre guiones la que ya nos está empujando a desertar antes de empezar siquiera a formularnos el primer objetivo para 2022... Aunque sí es posible hacer planes para los pró ximos doce meses y cumplirlos, así que cierre ahora mismo la puerta de la nevera, insensato. El psicólogo madrileño Enrique García Huete explica cómo conseguirlo, aparte de compartir sus propios propósitos. Al igual que las otras cinco personas que participan en este reportaje, que tendrá una segunda parte y hasta una tercera, pues todos los objetivos que se planteen serán revisados dentro de tres y seis meses para comprobar su grado de cumplimiento.

Enrique García Huete

«Lo más importante es coger papel y lápiz, y escribir»

«Estos días miramos las cosas que no nos funcionan y vemos la manera de cambiarlas. Hacemos una pequeña evaluación, que desaparezca esto de mi vida y aparezca esto otro... Pero es importante que nuestros propósitos sean realistas, sin dejarnos llevar por la emoción». Después recomienda «agendar» los objetivos, es decir comprobar la gestión del tiempo y ver «si los hábitos adquiridos tienen más peso» que los nuevos que queremos introducir. «Y sobre todo concretar, decir lo que pienso hacer para lograr lo que quiero. Porque si tienes un barrigón y el día 1 te planteas ponerte a dieta sin más estrategia, te contienes 3 días y al cuarto estás igual. Si es necesario, hacer pequeñas aproximaciones: no pensar que voy a correr la maratón, sino que saldré tres veces por semana a entrenar a las ocho porque tengo media hora libre. Hay que ver las dificultades con las que nos vamos a topar, si solo tenemos en cuenta los beneficios, fallaremos».

Recomienda hacer un plan de vida, pero sobre todo «coger papel y lápiz para apuntar qué me llevo de lo ocurrido hasta el 31 de diciembre y qué quiero eliminar o reducir y qué deseo que aparezca o aumente». Eso sí, con los pasos a dar:si alguien desea conocer en persona a escritores españoles actuales, debería apuntarse a un taller de escritura donde de vez en cuando imparten clase novelistas. Y, además, ir a presentaciones de libros, tertulias literarias...

García Huete se plantea ver a sus tíos con mayor frecuencia, pues con la pandemia hace dos años que se encontraron por última vez:«Voy a reservar un día al mes». «Por otro lado, quiero que empezar a practicar submarinismo, lo llevo deseando desde hace 20 años, para sustituir al esquí, por las lesiones». También piensa cambiar el estilo de vida, «reducir el trabajo a la mitad, haciendo las cosas que me gusten, no quiero estar doce horas al día entre la consulta y las clases».

Aketza Sánchez

«Voy a coger mi primera ola tras el accidente»

Este surfista vasco de 47 años fue el preferido del público en la primera edición del programa 'Supervivientes' (2000). Asegura ser incapaz de formular un propósito que pueda incumplir. Y tiene varios, ni más ni menos que nueve... «Los escribo en un papel y lo meto en un tarro que tengo en la cocina», desvela. Su primer pensamiento es unir las rías de Urdaibai y Bilbao en paddle surf: «En cuanto las condiciones del mar sean óptimas, posiblemente en marzo, saldré desde la reserva de Urdaibai y llegaré por mar hasta el Puente Colgante de Portugalete». Además, tras el accidente que casi lo deja paralizado –cayó de cabeza contra la arena y necesitó tres años para volver a andar–, cogerá su primera ola este año:«Tengo muchas ganas y sé que puedo, solo me falta vencer el bloqueo mental». Se recuperó en buena parte de aquel terrible suceso y fundó el centro GoazenUp, que aúna la práctica del paddle surf con el yoga, y uno de sus mayores deseos es que un amigo atropellado por un barco mientras nadaba se anime a probar este deporte.

Mejorar la salud, en concreto, fortalecer esfínteres y músculos aún perjudicados por aquel daño medular, está también entre sus prioridades: «Debo seguir con mis ejercicios y cuidar lo que como». Dentro de su profunda vena ecológica, pretende también hacer cambios en su alimentación con vistas a reducir su huella ecológica, y ahondar en algo que se ha tomado muy en serio, liberar de basura la ría de Plentzia, para lo que organiza unas 20 salidas al año con voluntarios: «Pero siempre quedan plásticos, cuando me alejo remando veo que hay más y más. Así que pienso hacerlo cada 10 o 15 días hasta quitarlo todo, aunque llegue más». Pretende hacer el camino de Santiago en solitario en primavera: «Mi padre murió hace unos meses y aún debo gestionar eso». Y... profundizar en ser feliz: «Ya lo soy, pero volveré a hacer terapia, dedicaré algo de dinero a eso, hay que insistir, seguir creciendo».

Sandra Milena Mosquera Barco

«Este año al fin voy a traerme a mi hijo desde Colombia»

Sandra lleva 4 años viviendo en Bilbao, donde trabaja como asistenta del hogar, aunque nació hace 41 años en Roldanillo, un pueblecito del Valle del Cauca (Colombia) cerca de Cali. Allí tiene a su tesoro, Emanuel, un crío de 10 años cuyo nombre ella se tatuó en la muñeca. Traerlo a su lado ya fue un proposito para el año que acaba de irse, pero la pandemia lo hizo fracasar. «Pero ahora es fijo. En verano iré a Colombia y me lo traeré. El día 26 me dan la tarjeta de residente en España. Así además cumplo otro objetivo, volver a ver a mi padre, que está enfermo». Ella es una de tantas madres admirables que han de dejar su país y a su familia para darles una vida mejor a costa de su sacrificio. «Estoy trabajando mucho y cuando llegue Emanuel también quiero encontrar un piso de alquiler mejor. Además, estoy ahorrando para comprar una casa en mi país». Un objetivo más: aprender euskera, por ella y por el niño. Y por último, Sandra quisiera cumplir un sueño: «Casarme. Vestirme de blanco, hacer una fiesta con mis amigos...».

Fernando Alfaro

«Estrenar espectáculo músico teatral y sacar disco y libro»

El músico de Albacete Fernando Alfaro, miembro de Chucho y de Surfin' Bichos, de 58 años, es realista: «A medida que te vas haciendo mayor te das cuenta de que muchos de los propósitos que te has planteado a lo largo de tu vida, eso de hacer deporte y aprender inglés, son irrealizables. Ejercicio voy haciendo, pero no me voy a convertir en un mazas». Sí tiene claros tres propósitos para este nuevo año: «Pienso terminar la novela que tengo empezada; me la encargaron hace tiempo y, ahora que ya no me la piden, me voy a volcar en ello. Ya estoy escribiendo, es una 'road movie', una carretera sinuosa desde mis vivencias, donde aparecen personajes recurrentes de mis canciones. Es un viaje extraño, en definitiva». Pretende Fernando que la publicación del libro coincida con el segundo de sus deseos: el lanzamiento de un disco. «Voy a dar un puñetazo en la mesa, un golpe de timón serio para despertarme a mí y a todo el mundo».

Pero escribir y lanzar discos es algo que ya había hecho. La novedad está en el tercero de sus propósitos:«Estoy escribiendo un guion de un espectáculo músico teatral, 'La gira del pijama', en el que aparezco solo en escena para hacer una semirepresentación, semiconcierto, con canciones, proyecciones, atrezzo... y que pienso estrenar en próximos meses. Todo estos planes dependen de lo que pase con la pandemia, pero como este espectáculo será en pequeño formato, para salas pequeñas, espero que pueda llegar en estos tiempos».

José Ramón Villalba

«Quiero estudiar francés y estar más con mis padres»

José Ramón tiene 20 años y estudia Educación Primaria con vistas a ser profesor de educación física. «Para este nuevo año quiero mejorar mis idiomas y para ello voy a apuntarme este mes o como muy tarde en febrero a una academia de francés para sacarme un perfil. Eso mismo hice el año pasado con el inglés: ir tres días a la semana por la mañana dos horas». También quiere visitar tres veces por semana el gimnasio para seguir mejorando su forma física. «De alguna forma deseo también mejorar mi autoestima, creer más en mí mismo, tener más confianza. Y estar más con mi familia, mejorar la relación con mis padres. Vivo con ellos, pero pasar más tiempo juntos, hacer más caso de sus consejos. Espera, creo que mi padre me está escuchando ahora...». En unos meses nos veremos de nuevo para ver si lo ha conseguido.