Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 3 de marzo
Ilustración: R. Parrado
Brecha de género en el cementerio: las 'celebrities' muertas con más ingresos

Brecha de género en el cementerio: las 'celebrities' muertas con más ingresos

Del medio centenar de famosos difuntos que han ganado más dinero en lo que llevamos de siglo, solo cinco son mujeres, a menudo ligadas a «representaciones icónicas de belleza y sensualidad»

CARLOS BENitO

Domingo, 7 de junio 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dicen que la muerte nos iguala a todos, pero unas veces hace un uso más generoso de la guadaña que otras. El concepto del más rico del cementerio adquiere en ocasiones un sentido inesperado, ya que hay personas que siguen generando cuantiosas ganancias desde el más allá, como si se hubiesen borrado de las listas de los vivos pero no del registro de población activa: son los muertos productivos, capaces de recaudar millones desde la tumba gracias a sus creaciones o incluso a la imagen física que lucían en la flor de su vida. Y ni siquiera entre esos privilegiados que siguen enviando remesas económicas a sus herederos se produce la pretendida igualdad, ya que, cuando uno analiza las listas de famosos con mayor éxito económico 'post mortem', se da cuenta rápidamente de un pequeño detalle. La mayoría, la práctica totalidad de quienes aparecen en esas tablas, son hombres.

La revista 'Forbes', lo más parecido que existe a una biblia de la riqueza, empezó a publicar en 2001 una clasificación con el nombre oficial de 'Lista de famosos muertos con más ingresos', que en la práctica se abrevia a menudo como 'la lista de muertos ricos'. Por este 'top' anual (que habitualmente recoge trece nombres, pero en algunas ediciones se ha alargado por culpa de los empates) han pasado en este tiempo algo más de medio centenar de personajes célebres, de los que solo cinco eran mujeres. En diecinueve años, solo en una ocasión la ha encabezado una figura femenina: el primer puesto ha estado dominado tradicionalmente por Elvis Presley (en siete ocasiones) y por Michael Jackson (en nueve), con esporádicos reinados de Kurt Cobain, Yves Saint Laurent y, sí, Elizabeth Taylor.

Pero la diferencia entre ambos sexos no es solo cuantitativa, sino también cualitativa: mientras que buena parte de los ingresos póstumos de los hombres muertos sigue vinculada a su producción creativa (en el caso de los músicos, sus canciones) o a iniciativas empresariales que impulsaron personalmente antes de morir, la riqueza que generan las mujeres suele tener más que ver con la explotación de su imagen a través de contratos publicitarios y licencias comerciales.

«Alcanzar la inmortalidad, o al menos una carrera póstuma, está íntimamente ligado a lo que una celebridad hizo en vida y a la imagen que proyectó para lograr ese estatus tan celebrado. El legado que dejan atrás, en términos de películas, fotografías, composiciones musicales, actuaciones grabadas o libros, está vinculado directamente a ese éxito póstumo. Y, en el caso de las mujeres famosas cuya carrera se basa de manera predominante en una imagen física, son vulnerables a ser 'resucitadas' como representaciones icónicas de belleza y sensualidad», explica a este periódico Ruth Penfold-Mounce, profesora de la Universidad de York que ha realizado un estudio de la desigualdad de género en este terreno. La cotización de muchas de estas mujeres sigue teniendo que ver con «su encarnación de la juventud, la belleza y la sensualidad», por mucho que también hayan dejado un legado artístico valioso. «Audrey Hepburn, por ejemplo, quedó inmortalizada como una mujer joven y hermosa en papeles como el de 'Desayuno con diamantes' y después desarrolló una carrera humanitaria de gran éxito, pero la recordamos sobre todo como un icono», propone la profesora británica.

La lista más reciente

  • Michael Jackson (60 millones de dólares de ingresos en 2019). El cantante estadounidense ha encabezado la lista de 'Forbes' desde su muerte en 2009, con una única excepción:en 2012 sus ganancias fueron superadas por las de su amiga Elizabeth Taylor.

  • Elvis Presley (39 millones). Es otro habitual de la lista: ha aparecido en todas sus ediciones y ha ocupado siete veces el primer puesto.

  • Charles Schulz (38 millones). Los ingresos póstumos del creador de Snoopy experimentaron un notable incremento con ocasión del 70 aniversario de su tira.

  • Arnold Palmer (30 millones). El golfista estadounidense, fallecido en 2016, tiene contratos con firmas como MasterCard o Rolex.

  • Bob Marley (20 millones). Ya hace 39 años que murió de cáncer la estrella global del reggae, pero sus canciones y los productos de la marca House Of Marley son una fuente constante de ingresos.

  • Y además... Dr. Seuss, John Lennon, Marilyn Monroe, Prince, Nipsey Hussle, XXXTentacion...

Las cinco mujeres que han aparecido en la lista de 'famosos muertos ricos' de 'Forbes' pueden clasificarse en dos grupos. Dos de ellas tuvieron un pico de ingresos más coyuntural, ceñido a circunstancias concretas, y solo entraron en la tabla en esa ocasión. En el caso de la cantante californiana de origen mexicano Jenni Rivera, el detonante de ese éxito póstumo fue directamente el 'shock' por su muerte en un accidente aéreo, que disparó las ventas de su último disco y de su libro de memorias, así como la audiencia de su 'reality show'. Y también cuenta con una única aparición Whitney Houston, que se ha colado en la lista de 2019, siete años después de su fallecimiento, debido a la venta de la mitad de su legado y al éxito global de una remezcla de su versión de 'Higher Love'.

Chanel y Mini Marilyn

Las otras tres mujeres, en cambio, constituyen presencias habituales en la lista y, según indica Ruth Penfold-Mounce, sirven como «ilustración efectiva» de esa peculiaridad de la carrera póstuma de las mujeres. Los herederos de Marilyn Monroe siguen sacando rentabilidad a su «belleza seductora envuelta en conflicto» a través de contratos con marcas como Chanel, Coca-Cola, Max Factor o Dior. En los últimos años, sus ingresos (con un máximo de 27 millones de dólares en 2011) han recibido empujones como el uso publicitario de una grabación de su voz (en la que explicaba que el el perfume Chanel nº 5 era su único atuendo para dormir) o la creación del personaje animado Mini Marilyn, enfocado especialmente a Asia. En cuanto a la actriz Elizabeth Taylor, encabezó la tabla en 2012, con 210 millones, gracias a la liquidación de sus joyas, su ropa, sus obras de arte y parte de sus propiedades inmobiliarias. Son valores más ligados a su condición de icono que a su trabajo interpretativo, aunque Penfold-Mounce destaca que Liz se aseguró el control de parte de los derechos de sus películas y puso en marcha iniciativas de éxito, como su propia fragancia. Finalmente, resulta llamativo el caso de la modelo Bettie Page, cuyos ingresos han ido en aumento (con un pico de 11 millones en 2016) gracias a colecciones de ropa, calzado, complementos, lencería e incluso pelucas. El erotismo y la rebeldía tan característicos de la emblemática 'pin-up' «resuenan en este siglo XXI de controversias y ruptura de ataduras sexuales».

La profesora británica cree que «la desigualdad de género que encontramos en las carreras póstumas de los famosos mejorará en el futuro». Confía, para ello, en figuras «que poseen medios para producir riqueza y no están restringidas a su capital corporal», como la escritora J.K. Rowling, la figura televisiva Oprah Winfrey o incluso miembros del 'clan Kardashian' como Kylie Jenner. «Cada vez hay más mujeres famosas muy dotadas que ejercen un control cuidadoso de su imagen y su propiedad intelectual en vida –plantea Ruth Penfold-Mounce– y yo creo que eso se extenderá a la muerte».

Las cinco mujeres

  • Marilyn Monroe. Desde que 'Forbes' empezó a confeccionar la lista anual en 2001, ha aparecido en ella en quince ocasiones, gracias a contratos con marcas como Chanel o Montblanc. En la de 2019 ocupa la octava plaza, con 13 millones de ingresos.

  • Elizabeth Taylor. La actriz ha figurado en ocho ediciones de la lista y es la única mujer que la encabezó, en 2012, con ocasión de la venta de buena parte de sus posesiones. Está ausente desde 2018.

  • Bettie Page. La imagen de la mítica 'pin-up' se revalorizó pocos años después de su muerte en 2008, hasta el punto de llevarla a la lista en ocho ocasiones. Los ingresos proceden de líneas de ropa, calzado, complementos, lencería, pelucas...

  • Jenni Rivera. La cantante hispana murió en accidente aéreo en 2012 y entró en la lista del año siguiente por su libro, sus memorias y su teleserie.

  • Whitney Houston. Ocupa el duodécimo puesto en la lista del año pasado, gracias sobre todo a la venta de la mitad de su legado.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios