Ilustración: Felip Ariza

Vinagre, bicarbonato, laca... La solución ecológica para las manchas imposibles

Este tipo de limpieza es eficaz, barata y suma cada vez más seguidores. «Eso sí, en algunos casos hay que tener paciencia», advierten las expertas

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

¿Cuántas veces ha intentado limpiar sin ningún éxito esa mancha de origen desconocido estampada en medio del sofá? ¿O el helado de chocolate incrustado en el vestido recién estrenado de la niña? Por no hablar de las zapatillas blancas de lona que, menos blancas, ya son de cualquier color o el volante del coche, del que le cuesta hasta despegar las manos por los pegotes de porquería que acumula.

Seguro que en más de una ocasión ha llegado a tirar la prenda a la basura o directamente se ha dado por vencido y ha optado por hacer la vista gorda con la mancha, sin saber que algunas veces la solución a sus problemas de limpieza la tiene mucho más cerca de lo que se imagina. Concretamente, en un armario de la cocina o en una balda del cuarto de baño. «La mayoría de estas manchas se eliminan con vinagre, bicarbonato, laca... y mucha, mucha paciencia», sentencia la experta en organización y limpieza Begoña Pérez, más conocida en redes sociales como La Ordenatriz.

Si no sabe cómo limpiar los asientos del coche, eliminar el moho de la lavadora o hacer desaparecer de una vez las manchas de sudor de la ropa, apunte los siguientes consejos. Y cuando vuelva al supermercado, no se olvide de comprar extra de vinagre blanco, bicarbonato, jabón en escamas, bien de laca 'forte'... Los necesitará.

Vinagre

Desinfecta y limpia cristales, espejos, mampara del baño, suelos de gres...

Explican en 'La gran guía de la limpieza' (Ed. RBA) que el vinagre es un líquido tan ácido que no solo es capaz de «eliminar la suciedad y devolver el brillo en segundos a cristales y grifos sino que además es un poderoso desinfectante». A partir de ahora, usará el vinagre para algo más que aliñar las ensaladas. Truco de experto: mezclar en un pulverizador media taza de vinagre con cuatro de agua, agitar hasta que ambos líquidos se integren y aplicar sobre cristales, espejos o la mampara del baño. «Repásalos con un trapo que no suelte pelusa y sécalos bien para que no queden manchas», aconsejan en la guía, en la que participan expertas como Pía Nieto (@piaorganiza) o María González y Rita Cifuentes de The Home Academy (@thehomeacademy_official), la primera escuela especializada en organización del hogar. El vinagre también sirve para limpiar suelos de gres y «para devolver el brillo y eliminar las manchas blancas del fregadero».

Bicarbonato

Es un abrillantador infalible, que también sirve para las manchas de los colchones

Cuando hay niños pequeños en casa, una de las manchas más frecuentes y que más quebraderos de cabeza dan a los padres son los escapes de pis que alcanzan el colchón. No hay que desesperarse. Tiene solución y es sencilla. «Si la mancha es reciente, basta con espolvorear bicarbonato sobre el cerco, esperar a que se seque y aspirar. No queda ni mancha ni olor», certifica La Ordenatriz, experta en orden y limpieza, pero también madre de 7 niños. Este truco sirve para eliminar las manchas de los colchones en general. «Si se resisten, mezcla el bicarbonato con vinagre, pulveriza y repite la operación las veces que haga falta», aconseja la especialista, que recibe más de medio millar de consultas a diario a través de sus redes sociales.

En 'La gran guía de la limpieza' también son grandes defensoras del bicarbonato como «abrillantador infalible». Y tiene su explicación: «Los iones que lo componen son capaces de desplazar la suciedad y devolver el brillo a las superficies».

Mezcla de vinagre y bicarbonato

Blanquea tanto superficies como ropa. Si se calienta el vinagre, se multiplica su eficacia

Si el vinagre y el bicarbonato son dos de los productos estrella de la llamada limpieza ecológica, cuando se mezclan su poder se multiplica. «Blanquea tanto superficies como ropa (los clásicos cercos amarillentos en la zona de la axilas). Ahora bien, es aconsejable probar antes en una esquinita o lugar poco visible para comprobar que la zona no se decolora en exceso. Por ejemplo, funciona muy bien en las encimeras y tablas de madera. Con paciencia y reposo, lograrás eliminar las marcas de quemado». También sirve para limpiar las marcas de la plancha que hacen que la ropa se pegue o para blanquear el fondo del retrete. «Vacía el agua con una fregona, aplica la mezcla de bicarbonato y vinagre, déjala actuar durante al menos media hora y verás la diferencia. Si, además, tienes la paciencia de calentar el vinagre, la eficacia se multiplica», explica Bego Pérez.

La 'fórmula mágica'

Perfecta para eliminar manchas en objetos que no se pueden meter en la lavadora

Si hay una pregunta que se repite entre los cientos de consultas que La Ordenatriz recibe a diario, es cómo se hace la 'fórmula mágica', un limpiador natural para eliminar manchas en objetos o muebles que no pueden pasar por la lavadora, como los asientos del coche, los sofás, alfombras, alpargatas, las correas de las persianas..., pero también para acabar con manchas complicadas como las de verdín. Apunte: caliente medio litro de agua, eche dos cucharaditas de postre de jabón en escamas y disuélvalo dándole vueltas. Por último, añada a la mezcla media taza de café de amoniaco y déjelo enfriar. Vuelque la fórmula resultante en un pulverizador y listo. «El truco para que quede perfecto es que se limpie toda la superficie y no solo la zona de la mancha», precisa la experta.

Laca y bayeta de microfibra

Manchas de rotulador, desteñidos, plásticos, pegotes de chicle...

Ha oído bien. La laca, el producto para fijar el peinado de toda la vida, es otro de los trucos de limpieza que usan las expertas para eliminar manchas de rotulador, desteñidos en la ropa, restos de pegamento... Eso sí, «tiene que ser la versión 'forte'», precisan. Rocías la parte afectada y pasas una bayeta de microfibra nueva. En el caso de los típicos desteñidos de bolsos por el roce con la ropa, la bayeta debe estar humedecida con agua, mientras que, para eliminar una mancha de verdín en una prenda, se aplica la laca, después se cepilla y a la lavadora. La laca también funciona muy bien para eliminar pintadas de rotulador, incluso permanente.

De mancha en mancha

Grasa, chocolate, sangre, tomate...

Para las manchas de grasa en la ropa, las expertas aconsejan aplicar polvos de talco en la zona, esperar una semana y cepillar. O vinagre y bicarbonato. «La limpieza ecológica es eficaz, pero requiere paciencia», precisan. Chocolate: si es reciente, se quita fácilmente con lavavajillas y agua, mientras que, si ya se ha secado, lo mejor es cepillar bien la mancha. Sangre: la ropa se debe lavar cuanto antes con agua fría (la caliente fija la mancha). Otra opción es lavar a mano y eliminar la mancha con un poco de agua oxigenada. «En moquetas y alfombras las manchas secas se deben limpiar con una esponja ligeramente humedecida en agua y amoniaco. Aclara enseguida con otra esponja empapada en agua con una cucharadita de vinagre», precisan en 'La gran guía de la limpieza'. Tomate: «Retira lo que puedas con una servilleta y rocía la prenda con agua tibia por el resverso. A continuación, pasa una esponja empapada en agua con detergente líquido. Si es ropa blanca, ponla a remojo en agua con cuatro cucharadas de perborato. Déjala un tiempo y lava».

La experta responde...

La Ordenatriz

Bego pérez

Experta en orden y limpieza

1

Soy incapaz de eliminar las manchas del sofá. Ya no sé qué hacer

Para este tipo de manchas, lo mejor es recurrir a la 'fórmula mágica' (agua, escamas de jabón y amoniaco). «Aplícala en toda la superfice, no solo en la zona de la mancha, de esta manera evitarás que queden cercos, puesto que se trata de una fórmula que no se aclara. La idea es empezar en la mancha con un cepillo, suave pero firme, para no cargarnos el tejido. Y de ahí hacia las costuras, con brío, para llevarse los restos de producto que sobran. Piensa que hay manchas que no se ven y con este sistema las quitamos todas. Se deja secar, pero nunca cerca de una fuente de calor. Prohibido que le pegue el sol».

2

Limpiar plástico 'gomoso': secador, paraguas, casco de la moto, volante...

La laca es el producto más recomendable para limpiar esos restos de suciedad no identificada se que se acumulan e incrustan en las superficies 'gomosas', como ocurre con el secador de pelo, planchas, el volante del coche, el casco de la moto, el mango del paraguas e incluso algunos asientos.

«Basta con rociar laca 'forte' sobre la superficie que queremos limpiar, después lo frotamos con un estropajo en principio suave y después le pasamos una bayeta de microfibras empapada en agua. Se puede repetir las veces que haga falta. Prueba y verás lo bien que queda».

3

Mis zapatillas blancas de lona están sucísimas, ¿qué puedo hacer?

Este truco vale para limpiar las típicas zapatillas blancas de lona tipo Converse, Victoria o Superga. «Muchas veces, meterlas en la lavadora solo adelanta su deterioro en lugar de eliminar las manchas, especialmente si se centrifugan en exceso». La idea es sumergir las zapatillas durante un par de horas en agua muy caliente con un cacito de percarbonato (se vende en supermercados). Después se cepillan con un cepillo nuevo o que se use solo para este tipo de limpiezas y se enjuagan bajo el grifo, mientras seguimos cepillando. Por último, se dejan secar alejadas de una fuente de calor y del sol».

4

Roces de pintura en el coche, bicicletas...

Roces con las columnas del garaje, pequeños golpes en los que se transfiere pintura del otro vehículo... «En estos casos yo suelo utilizar el borrador mágico, una especie de estropajo que puedes encontrar en prácticamente cualquier supermercado, me suele funcionar muy bien. Pero mis seguidores también me han comentado que han conseguido eliminar este tipo de manchas con gasolina, Vitroclen, acetona o disolvente. En cualquier caso, recomiendo que se pruebe antes en un lugar que no se vea mucho, por si acaso». También sirve para 'borrar' roces en motos, bicicletas...

5

Voy a tener otro bebé y la ropa de su hermano tiene 'manchas de guardado'

«Vaya sorpresa nos llevamos cuando sacamos ropa que ha estado guardada un tiempo y nos la encontramos llena de manchas aunque la hayamos guardado limpia, ¿verdad? Pues bien, métela en la lavadora con la mitad de detergente del que suelas poner y el doble de percarbonato. Pon un programa largo (mínimo a 40 grados) y, a los cinco minutos, párala. Déjala con la ropa dentro por lo menos dos horas. Después, reanuda el lavado hasta que termine. Si no sale a tu gusto (funciona mejor con ropa clara), puedes repetir el proceso las veces que haga falta. No es lejía y la ropa no se estropea».