Indira Pérez prueba a su hijo la nueva camisa del uniforme en su primer año de cole. / Cober Servicios Audiovisuales

La abuela y la tía también ayudan en la vuelta al cole

La cuesta de septiembre por el inicio del curso está siendo este año más empinada por la subida de los precios. Familias canarias explican cómo afrontan este gasto

Carolina Alemán
CAROLINA ALEMÁN Las Palmas de Gran Canaria

Los alimentos, la gasolina, la luz y ahora los uniformes, los libros de texto y el material escolar. El 9 de septiembre empiezan las clases en las islas y la vuelta al cole coincide este curso con la inflación disparada en los últimos meses, lo que ha encarecido todo. Una realidad económica que agita el regreso a las aulas y que pone a las familias canarias contra las cuerdas.

Lo sabe bien Eleanni Leyva. Para ella la ayuda de su madre es fundamental en este inicio de curso escolar. Es el primer año de cole para su pequeña Isabel, de tres años, y el sexto para su otra hija, María, de 9 años, ambas en el colegio Hoya Andrea, en Las Palmas de Gran Canaria. « La abuela y la tía me están ayudando con todos los gastos. Solo en uniformes ya voy por 300 euros entre las dos niñas», dice a las puertas de la tienda Uniformas. Y todavía le queda por comprar «las playeras y lo más caro, los libros».

Según los últimos datos del Índice de Precios de Consumo (IPC) hoy lo que compramos y pagamos es, en general, un 10,8% más caro con respecto al mismo mes del año pasado.

Un libro de Primaria ahora cuesta sobre los 40 euros y el de secundaria está en torno a los 50

A Indira Párez también le ayuda su madre a pagar la vuelta al cole. « Mami, mami, ¿cuánto fue en total al final?», le pregunta desde la larga fila que cruza la tienda. Para ella, la ayuda de su familia también está siendo indispensable en el primer año de colegio de su pequeño de tres años en el CEIP Pintor Néstor, en Casablanca 3. «Me he gastado hoy unos 50 euros en ropa. Ayer compré el material y fueron 120 euros, pero no importa, tengo mucha ilusión porque sé que le va a encantar esta nueva experiencia», explica ilusionada mientras le prueba la camisa y el pantalón a su pequeño.

El desembolso de la vuelta al cole es mayor en centros donde el uso de uniforme está instaurado de forma obligatoria, sobre todo en colegios concertados y privados.

Arriba, familias haciendo cola para recoger los libros del nuevo curso en la librería. Abajo, a la izquierda, material escolar para este curso. Abajo, a la derecha, Carolina Sánchez, responsable en El Libro Técnico. / Cober

Merche Acosta, madre de Ian, de 6 años, y Marta, de 13, alumnos de los Salesianos en la capital grancanaria, lo resume todo de forma muy clara: para ella el final del verano es sinónimo de « gasto, gasto y más gasto». Acostumbra a visitar la tienda de Uniformas -único punto de venta en la isla dónde se vende la vestimenta del colegio- para la compra de la ropa de sus hijos, como punto de partida para afrontar la cuesta de septiembre, que afronta en dos plazos.

«He venido a comprar parte de la ropa del cole ahora en agosto, el próximo mes compro el resto porque si no se me hace mucho», dice entre risas. Seis pantalones cortos, seis camisas y cuatro pares de calcetines suman en su factura 152 euros. No olvida mencionar su siguiente parada para completar la compra escolar del día: los materiales fungibles. «Calculo que me gastaré 140 euros en material escolar. De los libros mejor no hablar: 180 euros los de la niña y 360 los del niño», se lamenta.

Con el retraso de los nuevos currículos hay centros que aun no han dado el listado de libros: «Está siendo una vuelta al cole muy lenta»

Raúl Lorenzo, gerente de la tienda Uniformas, que vende el 'equipaje' de más de 90 colegios, confía en que durante los próximos días las puertas del establecimiento sigan «como hasta ahora», eso sí, a sabiendas del « factor inflacionista» añadido este año. «Hemos tenido que aumentar los precios de venta a los clientes. No podemos asumir de otra manera el aumento del coste de entre un 15 y 30% de las materias primas y producción», afirma.

La compra de libros y de material escolar es otro desembolso importante, quizás el mayor, para las familias, mucho más este año en el que los productos de papel han subido más de un 23%, el material de papelería casi un 5% y los libros de texto un 1,5%.

«El año pasado me gasté en total 250 euros en cinco o seis libros. Este año, que solo tiene cuatro asignaturas con libro de texto, me he gastado 179», declara Ana Espino, madre de una joven estudiante del IES Pérez Galdós, que inicia cuarto de la ESO.

Un libro 50 euros

Si lo comparamos con el año pasado, un libro de primaria ahora cuesta «sobre los 40 euros la unidad, de secundaria está en torno a los 50 euros», afirma Carolina Sánchez, responsable comercial de la librería El Libro Técnico, en la capital grancanaria.

Sánchez recuerda que «los libros de texto son los únicos libros que tienen un precio libre» y quienes lo marcan son los editores. «Las editoriales han subido aproximadamente un 3% de media del precio libre», añade.

Claudio Martín, padre de Carmen, de 18 años, y Alejandro, de 16, aún no sabe cuánto va a costarle el inicio de curso de su hijo que inicia el bachillerato en el IESLos Tarahales. Lo que sí sabe es que va a ser « muchísimo menos» que otros años. «Mis hijos pasaron la educación infantil, la primaria y la secundaria en un colegio privado, ahora que Alejandro da el salto a bachillerato y Carmen a la universidad, lo pasarán en el público», explica. Hace memoria y recuerda que el año pasado, cuando Carmen aún estaba en el instituto haciendo bachillerato en el IES Tarahales, gastó en torno a los 400 euros en el inicio escolar, mientras que su hijo, estando aún en el Marpe cursando 4º de ESO, «no bajó de 1.000 euros».

Las frases

  • Madre: Ana María Cazorla «Me sobró mucho material del año pasado y en el colegio aconsejan reutilizar»

  • Madre: Merche Acosta «Compraré todo entre agosto y septiembre; si no, no puedo»

  • Madre: Eleanni Leyva «Solo en uniformes ya voy por 300 euros entre las dos niñas»

  • El Libro Técnico: Carolina Sánchez «Las editoriales han subido aproximadamente un 3% de media del precio libre»

  • Uniformas: Raúl Lorenzo «Hemos tenido que aumentar los precios de venta a los clientes. Es la única manera de asumir los costes»

No todas las familias se quejan lde la vuelta al cole y aplauden las iniciativas de los centros. Ana María Cazorla, madre de Naiara Díaz, de 10 años, está muy contenta con el proyecto establecido en el colegio de su hija, el CEIP Profesor Carlos Socas Muñoz. «Me sobró mucho material del año pasado y en el colegio de Naiara, en el propio listado del nuevo curso, aconsejan reutilizar las libretas y los colores sin acabar de los años anteriores para gastar lo menos posible en este comienzo de curso». Además, añade, los profesores de este centro «trabajan mucho con fotocopias» lo que le ha supuesto un gasto mínimo, sobre «los 200 euros entre mochila, zapatos, uniformes y material escolar».

Arriba, la familia de Eleanni Leyva recogiendo el uniforme de la pequeña Isabel. Abajo, a la izquierda, Carmen y su padre escogiendo la agenda para este nuevo curso. Abajo a la derecha, Jesús Suárez y su hijo en El Libro Técnico. / Cober

En Ingenio, muy cerca al CEIP Doctor Juan Espino Sánchez, María José Díaz empleada de la librería y papelería familiar Katina, existente en el municipio desde hace más de 25 años, ha intentado ser previsora para este curso. «En junio, comenzamos a realizar los pedidos a las editoriales para tener stock suficiente para el inicio de curso en septiembre», afirma. No obstante, reconoce que los proveedores este año «han retrasado la llegada de los pedidos» en relación a otros años porque «las editoriales a la hora de imprimir los libros están tardando más de lo habitual con el cambio de la ley educativa», dice.

Nueva ley

La implantación de la conocida como ley Celaá arranca de manera progresiva en septiembre en los cursos impares de las enseñanzas no universitarias. Sin embargo, a las puertas del inicio del nuevo curso aún siguen sin publicarse los decretos de los nuevos currículos escolares en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) y muchos centros no han dado a las familias el listado de todos los libros de texto. Seguramente ese sea uno de los motivos por el que «está siendo una vuelta al cole muy lenta, ahora mismo estamos al 25% aproximadamente de las ventas, en relación con el año pasado por estas mismas fechas», explica la responsable comercial de El Libro Técnico.

Arriba, Ana María Cazorla y su hija Naiara, en la librería Katina en Ingenio. Abajo, a la izquierda, Merche Acosta y su hija Marta en Uniformas. Ana Espino recoge los libros del nuevo curso de su hija. / Cober

«Hemos venido a buscar solo un libro, el de italiano; por el de matemáticas aún estamos esperando. Aún no tenemos la lista definitiva, aunque el instituto al que va mi hijo ofrece la ayuda a préstamo, por lo que no veré un gasto excesivo, espero», dice Jesús Suárez, padre de Javier Suárez, de 12 años, que este año se abre paso en una nueva etapa, «el insti» después de cerrar su formación básica en el colegio La Calzada.

«Es verdad que con la ayuda del AMPA, las licencias digitales y el préstamo de libros en los colegios, la venta de libros de texto nuevos ha bajado mucho en las librerías y comercios», aclara María José Díaz, empleada de la librería Katina en Ingenio.

Jessica Reyes, original de Telde y madre de Yenedey, de 14 años, y Ray, de 11, agradece el servicio de préstamo que le facilita el instituto Las Huesas. «El año pasado me acogí a la ayuda a préstamo para los libros de Yenedey. En el caso de Ray, por suerte, el colegio solo solicitan un ingreso a cuenta de 100 euros al comienzo del curso». También agradece la ayuda recibida por parte de la asociación Plataforma por la dignidad: Avanza con esperanza, donde colabora desde hace varios años junto a su madre, Josefa González, con el objetivo de recaudar material escolar para las familias con menos recursos. «Ayudamos a las familias para que afronten el inicio del cole», señala. Una cuesta de septiembre más empinada que otros años.

61.629 estudiantes de las islas, con ayudas de libros

61.629 estudiantes del archipiélago ya tienen aprobada por el momento la ayuda para libros de texto y material didáctico gratuito en Canarias, de los que 20.342 son estudiantes de Infantil y primero y segundo de Primaria; 18.466 de tercero a sexto; y 22.821estudiantes de ESO, FP Básica y Programas de Formación Profesional Adaptada. El Gobierno canario tiene presupuestado para este año algo menos de ocho millones de euros para este tipo de ayudas.

Los materiales subvencionados, que se realizan a través de los centros, incluyen lotes de libros impresos, material didáctico tecnológico y material escolar no reutilizaba, sobre todo en los casos de los niños más pequeños, de Infantil y 1º y 2º de Primaria. Las familias que tienen derecho a estas ayudas deben tener una renta inferior a 16.135,08 euros anuales y están formadas por hasta cuatro miembros. A partir de ahí se añadirán 1.600 euros por cada persona del núcleo familiar.

Para Sergio de la Fe, presidente de la Federación de AMPA Galdós y vicepresidente de Confapa Canarias, los materiales didácticos necesarios para impartir el plan educativo «deberían ser gratuitos». El presidente de las asociaciones de familias de alumnado de Gran Canaria afirma además que quienes se benefician de las ayudas del Gobierno canario tienen que esperar mucho por las listas provisionales y definitivas hasta que se les concede, dejando a sus hijos «hasta octubre o noviembre» sin tener los libros de texto.

Además, las AMPAhan denunciado que las familias afrontan gastos que corresponden a los centros. Es lo que llaman copagos educativos, «que no son ni normales ni legales», dijo recientemente en una entrevista en CANARIAS7.