Borrar
Un asesino en serie de Málaga en libertad, detenido por matar a un joven

Un asesino en serie de Málaga en libertad, detenido por matar a un joven

José Jurado, condenado a 123 años de cárcel por cuatro homicidios a finales de los ochenta, quedó en libertad en 2013 tras el fin de la 'doctrina Parot'

Juan Cano

Málaga

Domingo, 19 de mayo 2024, 10:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La policía se enfrentaba a una de las investigaciones más difíciles. Un crimen en mitad de la nada, en un paraje natural, sin testigos ni cámaras de seguridad. Sin apenas pistas. Lo único que sabían los agentes es que buscaban a un hombre con mala pinta. Un desconocido al que David dio un poco de agua porque estaba sediento, como escribió el joven por WhatsApp a alguien de su entorno. David ya no volvería a responder ni a coger el teléfono. Lo siguiente que encontraron fue su cadáver con dos disparos en la cabeza.

Tras casi dos años de trabajo, agentes del Grupo de Homicidios y de Policía Científica de la Comisaría Provincial de Málaga han logrado identificar al presunto autor de la muerte de David. Para su sorpresa, es un viejo conocido: José Jurado Montilla, más conocido como 'El Titi' o 'Dinamita Montilla', considerado por las Fuerzas de Seguridad un asesino en serie que protagonizó a finales de los ochenta algunos de los episodios más sangrientos de la crónica negra de Málaga tras matar a cuatro personas en apenas dos años.

El rastro criminal de José Jurado.

Almogía, 1985

El cadáver de Francisco González, un vecino de Puerto de la Torre de 57 años, fue hallado dentro de su cortijo tapado con sacos. Lo habían matado de un disparo de escopeta. Es el único de los cuatro crímenes por los que fue condenado que reconoce haber cometido.

El Chorro, 1987

Un turista inglés y otro alemán fueron hallados muertos cerca del Caminito del Rey. Presentaban disparos y heridas de arma blanca. Cuando detuvieron a José Jurado, le intervinieron una navaja suiza que los agentes consideraron arma homicida.

Campanillas, 1987

El cadáver de Antonio Paniagua, exchófer de Juanito Valderrama, fue hallado semicarbonizado en su casa de campo en el puerto de los Randos, en Campanillas. En el equipaje de José Jurado encontraron unos parches de bicicleta, bombillas y unas pilas que los investigadores consideraron que habían sido sustraídas en el domicilio de la víctima.

Los Montes de Málaga, 2022

David, un estudiante de 21 años, fue hallado muerto con un disparo en la cabeza en una finca familiar. No tenía enemigos ni había un móvil claro del crimen. En su última conversación de WhatsApp, dijo haberle dado agua a un tipo con «mala pinta». La policía cree que ese hombre es José Jurado Montilla.

AUX STEP FOR JS

A sus 63 años, José Jurado ha pasado media vida entre rejas. Lo condenaron a 123 años por los cuatro homicidios, de los que cumplió 28. Él fue uno de los presos liberados tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que tumbó la 'doctrina Parot', que aplicaba los beneficios penitenciarios sobre la totalidad de la condena, en lugar de hacerlo sobre cada una de las penas. Esa resolución le ahorró los dos últimos años en el trullo.

1989

José Jurado Montilla cuando fue juzgado

por uno de los cuatro asesinatos que se le imputaron.

FOTO SALAS

1989

José Jurado Montilla cuando fue juzgado

por uno de los cuatro asesinatos que se le imputaron.

FOTO SALAS

1989

José Jurado Montilla cuando fue juzgado

por uno de los cuatro asesinatos que se le imputaron.

FOTO SALAS

1989

José Jurado

Montilla cuando fue

juzgado por uno de los

cuatro asesinatos

que se le imputaron.

FOTO SALAS

'El Titi' –fue la primera palabra que pronunció de niño escuchando a su madre dar de comer a las gallinas– quedó en libertad el 13 de diciembre de 2013. Salió de la prisión zaragozana de Zuera igual que entró: con unos vaqueros, una cazadora y una mochila. Le dieron 16 euros para un taxi a Zaragoza, 18 para el almuerzo y los billetes del tren a Madrid y Málaga. 'El Titi' regresó a Campanillas, la barriada donde creció.

1989

Páginas de SUR con el juicio

por uno de los cuatro crímenes que cometió Jurado.

SUR

1989

Páginas de SUR con el juicio

por uno de los cuatro crímenes que cometió Jurado.

SUR

1989

Páginas de SUR con el juicio por uno de

los cuatro crímenes que cometió Jurado.

SUR

1989

Páginas de SUR con

el juicio por uno de los

cuatro crímenes que

cometió Jurado.

SUR

Pero ya no le quedaba nada allí. La primera noche en la ciudad la pasó debajo de un puente. Su familia le dio la espalda tras las sucesivas condenas, salvo su madre, que le siguió escribiendo hasta su muerte en 2007. Durmió en un albergue y acudió a Diario SUR para contar su historia. Costaba reconocer en aquel hombre enjuto, de rostro afilado, al tipo de la foto del DNI que mostró para acreditar que él era José Jurado Montilla, una pesadilla para la Policía y la Guardia Civil, que lo encerró en multitud de ocasiones.

Pese a que no estaba familiarizado con los móviles (no existían cuando él ingresó en prisión), abrió varias cuentas en redes sociales, aunque la que más utiliza es Tik Tok, donde tiene más de 3.000 seguidores. En ella ha ido colgando vídeos de sus viajes por toda España, que hacía a pie o en tren, como antaño. Logró sortear las restricciones de la aplicación cambiando el orden de los apellidos o modificando algún detalle de la cuenta, en la que se registró con el sobrenombre con el que más se identifica: 'Dinamita Montilla'. El apodo, como él mismo contó a SUR, se lo pusieron porque de joven se pasó con la carga de pólvora en unos fuegos artificiales en un pequeño pueblo de Galicia.

José Jurado llevaba una vida errante, durmiendo al raso, en albergues o en hostales baratos. Cuando la policía lo identificó como presunto autor de la muerte de David, las redes se convirtieron en un aliado para localizarlo. José Jurado Montilla fue detenido a última hora del jueves 16 de mayo en Extremadura. Se le acusa de asesinar de dos disparos de escopeta al joven malagueño, que tenía 21 años. David había sido alumno de Salesianos y cuando se produjo el crimen estudiaba ingeniería informática. Era un universitario «modélico» –dicen quienes le conocieron–, muy querido entre sus compañeros.

2013

José Jurado, en los alrededores de SUR

unos días después

de salir de prisión.

FERNANDO GONZÁLEZ

2013

José Jurado, en los alrededores de SUR

unos días después

de salir de prisión.

FERNANDO GONZÁLEZ

2013

José Jurado, en los alrededores de SUR

unos días después

de salir de prisión.

FERNANDO GONZÁLEZ

2013

José Jurado, en los alrededores de SUR

unos días después

de salir de prisión.

FERNANDO GONZÁLEZ

Los investigadores están convencidos de que José Jurado presuntamente mató a David sin motivo aparente, seguramente para robarle, o simplemente porque tuvo la mala suerte de cruzarse con él aquel día. El joven era deportista y aficionado al senderismo. Solía ir a dar una vuelta a la finca familiar, situada en la parte baja del Guadalmedina, y aprovechaba para recoger unas cuantas algarrobas con las que se sacaba un dinerillo. Eso hizo la mañana del 29 de agosto. Su familia se extrañó al no poder contactar con él y comenzó a buscarlo. Al día siguiente encontraron su coche y a unos metros, el cadáver.

De confirmarse su autoría, sería la quinta muerte que pesa sobre José Jurado Montilla. De las cuatro primeras, sólo reconoció una durante la entrevista que mantuvo con SUR. Fue la primera. En noviembre de 1985, mató de un disparo de escopeta a Francisco González, un vecino de Puerto De la Torre de 57 años que había ido a dar una vuelta por su cortijo en Almogía preocupado por los constantes saqueos que sufría.

2022

Páginas de SUR en las que se recogía el crimen de David y el hallazgo de la familia al día siguiente de su desaparición.

SUR

2022

Páginas de SUR en las que se recogía el crimen de David y el hallazgo de la familia al día siguiente de su desaparición.

SUR

2022

Páginas de SUR en las

que se recogía el crimen

de David y el hallazgo de la

familia al día siguiente de

su desaparición.

SUR

2022

Páginas de SUR en las

que se recogía el crimen

de David y el hallazgo de la

familia al día siguiente de

su desaparición.

SUR

A Jurado Montilla lo detuvieron el 4 de mayo de 1987 mientras se comía un bocadillo de tortilla en la estación de Las Mellizas, en Álora. Un guardia civil lo encañonó con una metralleta y lo arrestó por las muertes de dos turistas, un inglés y un alemán que estaban de acampada en El Chorro. Sus cadáveres fueron hallados con disparos y heridas de arma blanca. En la mochila de 'El Titi' encontraron una navaja suiza que, según los investigadores, fue la que usó en los crímenes, que él siempre negó.

Los Montes de

Málaga, 2022

Almogía

1985

El Chorro

1987

Campanillas

1987

Fuente: Elaboración propia

ENCARNI HINOJOSA

Los Montes de

Málaga, 2022

Almogía, 1985

Campanillas, 1987

El Chorro, 1987

Fuente: Elaboración propia

ENCARNI HINOJOSA

Los Montes de Málaga, 2022

Almogía, 1985

El Chorro, 1987

Campanillas, 1987

MÁLAGA

Fuente: Elaboración propia

ENCARNI HINOJOSA

Los Montes de Málaga, 2022

Almogía, 1985

El Chorro, 1987

Campanillas, 1987

MÁLAGA

Fuente: Elaboración propia

ENCARNI HINOJOSA

En su equipaje también localizaron unos parches de bicicleta, bombillas y unas pilas que lo situaron en el escenario de otro crimen cometido en esas fechas, el de Antonio Paniagua, de 46 años, exchófer del cantaor Juanito Valderrama. Su cadáver fue hallado semicarbonizado el 15 de marzo en una casa de campo en el puerto de Los Randos, en Campanillas, donde pasaba largas temporadas. En la mochila de José Jurado encontraron unos cartuchos como los que se usaron para matar a Paniagua.

Un asesino en serie oportunista

Un asesino en serie «oportunista, pragmático o funcional». Ese es el perfil al que respondería el malagueño José Jurado Montilla, condenado por matar a cuatro personas a finales de los ochenta y detenido ahora por el asesinato de un joven en Los Montes de Málaga. La abogada y criminóloga Beatriz de Vicente, que lleva años estudiando la personalidad de todo tipo de delincuentes, considera que José Jurado, apodado 'El Titi' o 'Dinamita Montilla', se ajusta al perfil de un «multicida» que mata porque algo le estorba, le molesta o no le conviene. O simplemente para conseguir algo que le hace falta. «Por puro pragmatismo», sostiene la experta, quien recuerda que, como rasgo principal, el asesino serial es aquel que comete tres o más crímenes y no sólo obedece a una periodicidad concreta, ciclo vital o estado de ánimo, sino también, como ocurriría con Jurado, al oportunismo.

Mapas, diseño y formato:

Encarni Hinojosa

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios