Borrar
Escocia y Suiza firman unas tablas que mantienen sus aspiraciones
Ángel Víctor Torres, el jueves, en la capital grancanaria. Cober
«Haré oposición pensando que voy a volver al Gobierno»
Entrevista a Ángel Víctor Torres

«Haré oposición pensando que voy a volver al Gobierno»

Tras el resultado del 28M ya habla en clave de líder de la oposición pero reitera que hay que analizar bien el resultado

Francisco Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 11 de junio 2023, 00:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El pasado 28 de mayo por la noche vio cómo la suma de escaños del Pacto de las Flores no daba para una reedición. Ángel Víctor Torres (Arucas, 1966), presidente en funciones y secretario general de los socialistas canarios, repasa en esta entrevista su mandato, el veredicto electoral y los primeros pasos del nuevo pacto.

-En campaña electoral lanzó un vídeo en el que decía que «rendirse nunca fue una opción». ¿Salir derrotado era una opción?

–Sabíamos que podíamos perder el Gobierno, que es lo que finalmente ha pasado. Nosotros no hemos perdido; hemos ganado las elecciones. Hay dos axiomas: no hemos podido conformar Gobierno y por tanto se crea otro Gobierno, y en paralelo que nadie discuta que el Partido Socialista ha ganado las elecciones. Las ha ganado con claridad: 23 diputados frente a la otra fuerza, con 19. Mantengo, por tanto, lo que dije en el vídeo: «Rendirse nunca fue una opción», y ante el nuevo Gobierno lideraré la oposición, como he hecho en otras etapas de mi vida política, defendiendo el interés general, apoyando las cosas que son buenas y fiscalizando la labor del Gobierno.

-¿No es de mal perdedor su insistencia en que hay que repensar el modelo electoral, a la vista de que la lista autonómica sacó más votos que la del resto pero también muchos más que las de su partido en la islas?

–La realidad es que los canarios tenemos dos papeletas para conformar el Parlamento. En la autonómica, de manera ordinaria, van los candidatos a la Presidencia, y en las otras no. Esta es la segunda vez que votamos así, de forma que es muy reciente. Lo que ha ocurrido es que en ese voto que discrimina quiénes pudieran ser presidentes, los canarios no solo mantienen su apoyo a la Presidencia de Ángel Víctor Torres, que aumenta en 22.000 votos, a la vez que disminuye el apoyo a Fernando Clavijo, cuya lista pierde 42.000 votos. No cuestiono la legitimidad de la decisión parlamentaria de fijar este sistema, sino que el porcentaje de aportación de la lista autonómica al Parlamento es 9 de 70 escaños, solo un 12%. En su momento el PSOE ya lo planteó pero tuvimos que ceder porque precisábamos de mayoría cualificada. No estoy molesto ni rascado pero creo que es un error no escuchar a la ciudadanía, como también digo que no podemos aceptar un 50% de abstención.

El presidente de Canarias en funciones, Ángel Víctor Torres.
El presidente de Canarias en funciones, Ángel Víctor Torres. Cober

¿Marcharse a las Cortes fue una opción tras el 28M? ¿Por qué se queda en la política regional?

–Otros lo hicieron hace 4 años por razones diversas y los dos líderes de CC y el PP se fueron al Senado. Yo tengo una regla que aplico desde hace 24 años que llevo en política: adonde he ido, me he quedado al final. He gobernado en el Ayuntamiento de Arucas y he sido oposición, y lo mismo en el Cabildo. Entendí que, después del apoyo recibido, mi obligación era quedarme.

¿Le costó mucho convencer a Pedro Sánchez?

–Él respetó la decisión. Me dijo que estaría encantado de contar conmigo en las generales y hay presidentes y diputados autonómicos que pueden compatibilizar con un escaño en las Cortes porque sus estatutos lo permiten. Me reconoció el gran resultado que habíamos obtenido en Canarias y me dijo que mi decisión la iba a respetar y a apoyar.

¿Tiene la sensación de que el Pacto de las Flores no sumó mayoría lastrado por la política estatal, tanto por el lado del PSOE como del resto de socios, sobre todo Podemos?

–Sí, sí. Hay una evidencia: basta con mirar todas las comunidades y vemos que, salvo la excepción de Canarias y Valencia, en el resto de comunidades el PSOE pierde apoyos. Sí creo que ha influido de manera determinante: muchos han votado en clave estatal lo que eran elecciones autonómicas y locales.

Bajada del IGIC

«Podemos estar ante el primer gran fraude electoral del nuevo pacto»

Ya se conoce el documento del nuevo pacto. ¿Con qué primera impresión se queda?

–Sinceramente, esperaba un documento más riguroso, más profundo. Es verdad que es un primer documento y que han sido pocos días para confeccionarlo, y no hablo de las erratas, poniendo más diputados de los que son o, por ejemplo, mencionando leyes derogadas. Pero de su primera lectura aplaudo que en su inicio mencione en positivo cosas aprobadas por el Pacto de las Flores, que algunos llamaban del Fracaso, como cuando dicen que quieren aumentar las pensiones no contributivas. Y hay que recordarles que nunca lo hicieron hasta que llegó el Pacto de las Flores, o la educación de 0 a 3 años, que no se puso en marcha hasta que llegó nuestro pacto. Espero que se mantengan, consoliden y avancen las políticas de igualdad social que hemos puesto en marcha. Después hay cuestiones que me preocupan: en toda la campaña y en los debates, el candidato de CC ha hablado de la bajada temporal y generalizada del IGIC, del 7% al 5%, y sin embargo el documento dice que será una bajada selectiva. Y no es lo mismo general que selectiva. Son dos adjetivos que no son sinónimos: parece que podemos estar ante el primer gran fraude electoral. Si tú planteas una bajada generalizada del IGIC, eso tiene una solución, que es llevarlo a los Presupuestos y bajar de manera generalizada. Eso de selectiva me gustaría que me lo explicaran, pero no solo a mí, sino a los electores, que es con quienes haces un contrato con tu programa y con lo que dices en campaña.

Curbelo

«Con nosotros exigió una Consejería y era tan determinante como ahora»

ASG se sumó a ese pacto. ¿Se considera usted traicionado por Casimiro Curbelo?

–No. Fue un socio leal. Trabajamos muy bien las cuatro fuerzas políticas en el pacto y no tengo ningún reproche. La decisión que tome ahora, la tiene que explicar él. Es verdad que con nosotros exigió una Consejería y ahora no, y era tan determinante entonces como ahora.

Esa presencia de Casimiro Curbelo en este pacto ¿le cierra la puerta a una futura reconciliación de él y de su partido con el PSOE, algo de lo que se habló en esta legislatura ya acabada?

–Es cierto que se habló mucho pero no se dio. No sé qué pasará en el futuro. Ahora empieza el caminar de un nuevo Gobierno que va a tener 38 votos en la investidura y creo que ASG podía haber estado perfectamente en el Consejo de Gobierno.

¿Qué tipo de oposición hará?

–Como ya tengo experiencia en eso y en distintos sitios, siempre la hago pensando que voy a volver al Gobierno.

¿Eso quiere decir que ya está anunciando que quiere ser candidato en 2027, o antes si se adelantan las elecciones?

–Ahora tenemos un pacto para cuatro años y esperamos que sea estable pero la historia nos dice lo contrario. No ha durado ningún Gobierno de CC y PP en la historia de Canarias. Ahora nos toca hacer una labor que combinará tender la mano al Gobierno, ser exigente y riguroso, porque esa es la oposición de un partido de gobierno. No seré demagógico y populista. Pongo ejemplo: hemos defendido la lucha contra el cambio climático, las energías limpias, pero vamos a exigir al Gobierno de Canarias que también las defienda, que no dé marcha atrás. Me preocupa que esas cuestiones no tengan la debida relevancia para este nuevo Gobierno.

Tras el resultado del 28M, Sánchez convocó elecciones generales. ¿Entraba en sus esquemas mentales esa decisión?

–Como yo no miento, no. El 28 de mayo tuvimos una pérdida relevante de poder en el PSOE y no se puede negar la realidad, pero no me esperaba el anuncio que hizo Pedro Sánchez. Me llamó para explicármelo y sí digo que creo que ha sido un acierto.

Con estas elecciones generales tan cercanas, ¿no asume su partido un riesgo excesivo con algunas candidaturas? Lo digo por la de Las Palmas al Congreso, porque siempre el número uno fue para alguien de Gran Canaria como isla más poblada.

–Es verdad pero, siendo así, la lista es provincial. La persona que encabeza esa lista viene de ser presidenta del Cabildo de Lanzarote, aumenta los apoyos frente al año 2019, y es una persona reconocida. Ese debate lo podemos llevar a otros lugares: ¿el presidente de Canarias tiene que ser de un municipio determinado o puede ser de un municipio de 20.000 o 30.000 habitantes? ¿O el de un Cabildo? Creo que es la mejor decisión y se aprobó por unanimidad en la Ejecutiva.

¿Ya ha conseguido entender qué ha pasado para que Vox pase de no tener ni un concejal en 2019 a entrar en el Parlamento y en numerosas corporaciones?

–Es complicado tener una explicación racional. Estamos en una Comunidad con unos postulados que nos deberían convertir en dique de contención frente a esa fuerza política, porque probablemente es la Comunidad donde más importante sea el autogobierno, como también las compensaciones por la lejanía. Porque a nosotros el discurso de la centralidad nos mata. Creo que hay un voto enrabietado de gente que no sabe qué defiende esa organización, ni quiénes son sus líderes.

¿Se va con la sensación de que la sociedad canaria no le ha reconocido su entrega y dedicación ante incidencias muy graves, y en especial ante la crisis del volcán en La Palma, donde el resultado de su partido no ha sido nada bueno?

– No, porque al final, cuando ves la propuesta directa, con nombres y apellidos, que es la lista regional, donde estoy yo, aumento en 22.000 votos. Creo que eso es un voto de agradecimiento al presidente y eso no lo puede negar nadie, ni los rivales, que precisamente pierden votos, como es el caso de la persona que va a ocupar la Presidencia. Cuando voy por la calle, la gente lo que me dice es 'esto no puede ser', y les explico que es legítimo y cómo funciona el Parlamento. Con respecto al volcán, era muy complicado, porque hubo daños personales en lo material irreparables, porque perdían casas y aunque se les diese una alternativa, no podían recuperar lo conseguido. Pero hubo quienes les dijeron que sí se podía, y ahora tendrán que demostrarlo. Porque los que criticaron las casas modulares que habilitamos, diciendo que eran contenedores, entiendo que de manera inmediata cambiarán esos recursos de urgencia por otras viviendas; cuando dicen que había que pagar el precio verdadero del suelo, entiendo que cuando lleguen al Gobierno lo harán sobre la marcha, porque, si no, les han engañado. Yengañar a alguien que sufre es lo peor que se puede hacer.

«Si alguien cometió una ilegalidad, que le caiga todo el peso de la ley»

Acaba el mandato con otro caso judicializado, el de la gestión de los centros de menas, que se suma a Mascarillas y Mediador. ¿Han fallado los controles internos en el Gobierno?

– No. De entrada, apoyo absoluto a la Justicia, creo en su independencia y deseo que se llegue hasta el final, aunque lamentablemente hemos visto que hay partidos que bloquean la renovación de los órganos judiciales y, por tanto, se mezclan poderes que deben ser independientes. Pero repasando estos tres casos, en el de Mascarillas estamos peleando para recuperar hasta el último euro, como conoce el propio Tribunal de Cuentas. En el caso Mediador, hubo una actuación inmediata de mi partido y no hay personas investigadas del Gobierno canario. Con respecto al caso Menas, ya hemos anunciado la personación del Gobierno en un caso que afecta a una fundación que lleva trabajando con el Gobierno desde el año 2018, incluso antes de llegar nosotros al Gobierno. Yo creo en la presunción de inocencia, pero también digo que si alguien ha cometido una ilegalidad, que lo pague y que le caiga todo el peso de la ley. Podemos equivocarnos, gestionar mejor o peor, lo que no podemos hacer es incumplir la ley.

– Como alcalde que fue y también como líder de su partido, ¿qué explicación tienen algunos pactos locales que no se rigen por respetar la fuerza más votada y donde teóricos partidos antagónicos se alían? Lo digo pensando en Firgas o Santa Brígida, por ejemplo.

– Nosotros aprobamos en los estatutos hace tiempo que no hubiera pactos en cascada. Es complicado muchas veces desde el ámbito orgánico embridar cuestiones donde hay malas relaciones personales.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios