magen de archivo de molinos eólicos generadores de energía renovable instalados en la zona de Aldea Blanca, al sur de Gran Canaria. / Arcadio Suárez

La ley canaria de cambio climático se estanca seis meses en el Parlamento

La ponencia se reunió por primera vez la semana pasada pese a que el texto entró en la cámara en diciembre

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

El que es uno de los principales retos de la legislatura va con retraso. La aprobación del marco normativo que define el futuro verde de las islas ha tropezado con los dilatados tiempos del Parlamento canario y pese a que el texto de la Ley de Cambio Climático entró en la cámara en diciembre del año pasado, la ponencia designada se ha reunido por primera vez la semana pasada.

La cita consistió en una toma de contacto inicial en la que se marcó el ritmo a seguir, según fuentes internas, y tras la que algunos grupos pidieron posponer el segundo encuentro al menos quince días para una mejor revisión del documento y las enmiendas pertinentes. Tras una prórroga del plazo de presentación de febrero a marzo, el mayor número de enmiendas las acumula el Grupo Popular, con 98, seguido de CC con 76, mientras que el Grupo Mixto presentó 37 y los grupos del pacto cuatro.

Siete años después de extinguirse el Plan Energético de Canarias, la ambición de este texto es consolidar una visión a largo plazo que dé respuesta a la declaración de la Emergencia Climática.

Más allá del consenso político que requiere, en su elaboración han intervenido alrededor de 500 personas y colectivos y ha sido una de las normas con mayor participación ciudadana tras recibir más de 380 aportaciones en sus dos periodos de exposición pública. Un hito que demuestra que la sociedad también reclama avances en esta materia.

Sin embargo, no es probable que la ley salga adelante antes del verano, como se había marcado la Consejería de Transición Ecológica , si bien el área que dirige José Antonio Valbuena ha seguido avanzando en el resto de asuntos que atañen al objetivo de la descarbonización de las islas.

La consecuencia directa del estancamiento parlamentario es que el trabajo de quien presume ser «alumno aventajado», también se queda en 'stand by'. Sin regulación, el Ejecutivo no puede aplicar las ocho estrategias del Plan de Transición Energética de Canarias (PTECan), que publicó recientemente en su web, como tampoco la Estrategia y el Plan de Acción de Cambio Climático.

Son estos tres instrumentos de gestión –además del Registro Canario de Huella de Carbono– los que marcan la hoja de ruta del Gobierno y que pasa por que los objetivos de descarbonización se alcancen en 2040, diez años antes de lo que establecen las normativas estatal y europea.

Prevén, no obstante, que una vez aprobada la ley no haya más tropiezos y se agilice el resto de plazos, que trascenderán varias legislaturas. El primero se fija para 2030, cuando se espera que el 60% de la demanda eléctrica de las islas provenga de las energías renovables.