https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

imagen de la película 'Willow' original. / RC

¿Qué fue de los intérpretes de 'Willow'?

Ahora que Disney+ estrena una superproducción basada en los personajes originales, y rescatando a algunos actores y actrices, nos preguntamos dónde acabaron los protagonistas de la cinta de culto de los ochenta

CARLOS G. FERNÁNDEZ

La película de fantasía dirigida por Ron Howard en 1988 estrena estos días su nueva puesta de largo: una serie a gran escala en Disney+ (está en esta plataforma porque 'Willow', ahora ya franquicia, fue producida en su día por Lucasfilm). Sin llegar a convertirse en el blockbuster que se esperaba, fue ganando poco a poco un cierto estatus de culto, aunque no el suficiente como para rescatar a sus actores de la insignificancia y los papeles secundarios. A Val Kilmer, la única verdadera estrella internacional, le dejamos para el final.

Los habitantes del poblado 'nelwyn'

La impresionante cantidad de actores y extras con acondroplasia (y condiciones médicas similares) no tuvieron demasiada suerte en Hollywood: no todas las películas requerían tipos físicos como los suyos, y las que lo hacían habitualmente les querían para papeles indisimuladamente vergonzosos. Billy Barty, que dio vida al hechicero (hay que cumplir todas las fases del viaje del héroe), había fundado la asociación 'Little People of America' y actuado en 'Masters del universo', pero su papel más importante fue el de 'Willow'. Max Northover, el indeseable Burglekutt, solo acabó apareciendo en herméticas películas de serie B (y algún segundo en un videoclip de Depeche Mode). El carismático actor que daba vida a Meegosh, acompañante de Willow una pequeña parte del camino, se quitó la vida en 2010. Del resto, incluyendo a Julie Peters, no tenemos muchas noticias. Pero uno de los guerreros, con una o dos frases en toda la película, no ha parado de trabajar en comedias como 'Bad Santa', 'Epic Movie' o 'La loca historia de las galaxias': Tony Kox. Empezó a actuar inspirado por el ejemplo de Billy Barty.

El vasallo de la reina, con su mítico casco-calavera. / RC

Kael, el brazo ejecutor del mal

El actor y, sobre todo, profesional de las artes marciales Pat Roach dedicó gran parte de su carrera en el cine a interpretar a villanos forzudos. Aparece en las tres películas de Indiana Jones haciendo cuatro personajes diferentes (el más recordado acaba trasquilado por las aspas de una avioneta tras quinientos puñetazos de ida y vuelta con Harrison Ford). También usó los nudillos con Ryan O'Neal en el 'Barry Lyndon' de Kubrick, y ha pasado por diferentes adaptaciones de Conan, James Bond y Robin Hood. Su última película fue en 2003, poco antes de morir a los 67 años.

Raziel, en una de las dos o tres escenas donde no es ni una rata, ni un cuervo, ni una cabra. / RC

Fin Raziel, la bruja buena

Patricia Hayes interpretó a Raziel con 78 años. Pese a aparecer solo en unas cuantas secuencias, la extenuante batalla final contra la reina paga con creces su ausencia anterior. Ya había aparecido como secundaria en películas importantes como 'La historia interminable' y 'Un pez llamado Wanda', pero sobre todo se dedicó al teatro y la televisión británica.

Bavmorda: una Herodes de libro. / RC

La reina Bavmorda, el mal sin claroscuros

La supervillana de la película fue Jean Marsh, otra actriz famosa por la televisión británica (donde además de actuar fue creadora de series). Aunque participase en muchas películas, incluyendo la penúltima de Hitchcock, Bavmorda es quizás su papel más importante en el cine: un personaje hoy en día muy difícil de tragar porque no nos da nada a lo que agarrarnos (estos días se estilan los 'malos' complejos).

Bavmorda es avisada: tu hija te traicionará. Sorsha tarda unos quince minutos en hacerlo. / RC

La princesa Sorsha, amor instantáneo

La estrella femenina de la película fue Joanne Whalley, a quien podremos ver retomando su viejo papel en la nueva adaptación de Disney+ (junto a uno de los minúsculos 'Brownies', que no hemos mencionado). Pese al relativo éxito de 'Willow', 'Scandal' y 'Navy Seals', y la fanfarria mediática de convertirse en la pareja de Val Kilmer, no tuvo ninguna suerte real en su carrera de Hollywood (en parte por la maternidad y el divorcio en 1996) hasta el boom de las series la década de los 2010, donde ha encontrado papeles en 'Los Borgia', 'Beowulf' y 'Daredevil'. Ahora vuelve a la franquicia que, se mire como se mire, le cambió la vida.

Warwick Davis interpretó a Willow. / RC

El inolvidable Willow: gran hechicero, mejor trilero

George Lucas comenzó a escribir Willow tras conocer a Warwick Davis en 'El retorno del Jedi' (hacía de ewok). Sin duda el mejor parado gracias a esta producción, Davis siempre tendrá a su favor haber encarnado al personaje homónimo de una película de culto (garantía también de que cualquier remake debería contar con él… ¡está en el título!). Ha salido en las ocho películas de Harry Potter, la saga Leprechaun, y prácticamente todas las de Star Wars. Pero el proyecto más interesante es una especie de '¿Qué fue de Jorge Sanz?' con su persona: 'Life's too short' (un juego de palabras con la estatura), junto al siempre hiriente Ricky Gervais, un ejercicio maravilloso de autoparodia que no muchos actores aceptan acometer. El humor de Davis es clave y no tuvo cabida en la película original, pero sin duda tiene un gran talento, como puede verse en el vídeo promocional para presentar al nuevo elenco (daban ganas de que toda la serie fuese así). En un episodio de 'Life's too short', el propio Val Kilmer le proponía hacer una secuela de 'Willow' solo para sacarle el dinero, con muchos silencios incómodos marca de la casa Gervais. Pero, ¿y Val Kilmer?

Val Kilmer había hecho dos películas de nombre resonante: 'Top Secret' y 'Top Gun'. No le faltaba dinero. En 'Willow' se reencontró con Joanne Whalley, a quien conocía de haber visto en Londres: el enamoramiento de la película, provocado por polvos mágicos, no era fingido y acabaron casándose y teniendo dos hijos. Kilmer hizo bastantes blockbusters, en especial 'Batman Forever', aunque siempre aspiró a interpretar a personajes verdaderamente profundos: a juzgar por su recomendable documental autoproducido (y convenientemente censurado) solamente le llenó realmente interpretar a Jim Morrison en 'The Doors' de Oliver Stone.

El actor Val Kilmer como Madmartigan. / RC

Madmartigan, el peor niñero del mundo

Una oportunidad de conocer a su ídolo Marlon Brando surgió en 'La isla del Dr. Moreau', pero la batalla de egos («no salgo del camerino si no sale antes él») se unió a uno de los rodajes más desastrosos de la historia (también recomendable 'Lost Soul', el documental sobre esa filmación maldita), donde, para más inri, Kilmer recibe carta de Whalley pidiendo el divorcio. En cierto momento, Kilmer decide buscar la trascendencia por su cuenta e iniciar un colosal proyecto sobre Mark Twain, una gira de teatros que acabase con la filmación de un «clásico del cine». Un día, en el teatro, ataviado con el mostacho y las prótesis, pierde la voz. Y no volverá. Sobrevive a un cáncer de garganta y ahora ofrece una imagen algo dura: ha aprovechado este tiempo para contar su historia, narrada por la voz de su hijo. Tom Cruise, amigo desde el principio, le ofreció una escena en 'Top Gun: Maverick', pero esta vez es una inteligencia artificial quien dobla sus pocas palabras. Lo que queda claro en su documental 'VAL' es que la mente de Kilmer se autopercibe juguetona y jovencísima, muy creativa, pero se desespera al ver su imagen: dice estar mil veces mejor de lo que aparenta. En principio no hay noticias de que se vaya a incorporar a la nueva 'Willow' de Disney+, pero seguiremos teniendo noticias de Val Kilmer, de eso no hay duda.

Temas

Disney