Tecnológicas de EE UU como Google cortan con Huawei, que mantiene sus planes

20/05/2019

La tecnológica Google, entre otras empresas estadounidenses, ha anunciado que cortará sus suministros a Huawei, compañía que ha asegurado que mantendrá sus previsiones de lanzamientos programados, entre ellos el del móvil plegable para junio.

Google dejará de vender componentes y programas a Huawei en consonancia con la declaración de emergencia de la semana pasada por parte del presidente Donald Trump de prohibir a las compañías estadounidenses hacer negocios con empresas que supuestamente intentan espiar al país.

Para los dispositivos de Huawei ya existentes, Google permitirá a los usuarios los servicios de Google Play así como las protecciones Google Play Protect, pero no actualizar sus sistemas operativos Android, ha informado la compañía.

Actualizaciones en código abierto

Mientras, Huawei continuará ofreciendo actualizaciones de seguridad y servicio a los usuarios de teléfonos y tabletas Huawei, ha anunciado la compañía, que continuará construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible para sus usuarios.

Más de 360 millones de móviles Huawei están activos en todo el mundo, lo que supone un 10,2% del total, según datos de Newzoo del primer trimestre, mientras que en España el número de dispositivos activos de la marca china es de 7,5 millones.

Los móviles Huawei funcionan con sistema operativo Android, el más habitual del mercado y que se usa en el 79,3% de los teléfonos inteligentes vendidos en los cinco principales mercados europeos -Reino Unido, Francia, España, Italia y Alemania-, según un estudio de la empresa de seguimientos de mercado Kantar con datos del primer trimestre.

La única forma que tendrán los usuarios de estos dispositivos Huawei de acceder a las nuevas actualizaciones de Android, según Google, será a través de las que estén disponibles en la plataforma de código abierto y que habitualmente tardan meses en salir.

Cooperación militar

Al corte de suministros de Google a Huawei le siguen los de otras empresas tecnológicas estadounidenses como Intel, Qualcomm, Xilinx Inc y Broadcom.

La Comisión Europea (CE) ha insistido en que corresponde a cada país decidir si pone restricciones a alguna empresa por razones de seguridad, según fuentes comunitarias, que han dejado claro que la CE tiene en vigor normas de licitaciones públicas así como una ley para supervisar inversiones a fin de proteger intereses comunitarios.

Bruselas ha mostrado en diferentes ocasiones su preocupación por la entrada de Huawei en el despliegue de las futuras redes móviles 5G en Europa, teniendo en cuenta que ese tipo de empresas chinas tendrán por ley que cooperar con los servicios secretos de su país.

En cuanto a ciberseguridad, la Comisión ha recordado que cuenta con legislación para reforzar la cooperación ante ciberataques, de manera que el conjunto de la UE pueda «actuar de forma colectiva a la hora de proteger a su economía y su sociedad».

Las operadoras de telefonía se mantienen cautas a la espera de conocer las repercusiones que puedan tener estas medidas, entre ellas la británica Vodafone, que completó la primera llamada 5G en el mundo junto a Huawei el pasado febrero en España, donde también tiene una UTE con la compañía china para desarrollar un proyecto piloto en Andalucía por más de 25 millones de euro.

Reclamaciones

Vodafone estudia las implicaciones y los efectos que pueda tener este veto para la compañía, al igual que Telefónica y MasMóvil, que se remite a lo que defienda oficialmente DigitalES, Asociación Española para la Digitalización, que integra las principales empresas del sector y que, por el momento, no se ha pronunciado al respecto.

El veto de Google y otras tecnológicas a Huawei podría frustrar la aspiración del fabricante de superar en 2020 en ventas a Samsung, compañía que también está en la carrera de lanzar el móvil plegable al igual que Huawei, y que no ha querido pronunciarse sobre este asunto.

La posibilidad de que los usuarios de teléfonos Huawei presenten reclamaciones en el caso de que su sistema operativo pierda funciones está ahí, según Legálitas, que recuerda que «el sistema operativo forma parte del producto adquirido y puede generar responsabilidades en caso de mal funcionamiento».

Esta sugerencia contrasta con la que mantienen expertos como el coordinador del portal tecnológico Xataka, Antonio Ortiz, quien ha indicado que ni en la compra del producto ni en las aceptaciones de términos y condiciones posteriores figura «ningún compromiso estricto de fechas para las actualizaciones del sistema operativo».