Caleta de Sebo, La Graciosa. / J.L.R. Vídeo: Carmelo Armas

Ruta gastronómica por Canarias: Lanzarote y La Graciosa

Paisaje volcánico, pueblos costeros que atrapan, playas de arena dorada y una rutina que engancha. Además, Lanzarote y La Graciosa forman un destino gastronómico de mucha calidad, por lo que son, por derecho propio, dos islas perfectas para la experiencia total

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA Arrecife

La isla de los volcanes, donde el maestro César Manrique expuso todo su talento, es un enclave soñado en el que el visitante siempre encuentra su casa. De norte a sur, Lanzarote tiene la capacidad de sorprender incluso al más viajado, pues el contraste que ofrece su rico paisaje es un cuadro natural de difícil comparación.

Además, sus milagrosos vinos de malvasía volcánica, única en el mundo, convierten a la isla en un templo para los más hedonistas, pues a sus numerosas bodegas hay que sumar una oferta culinaria de primer nivel.

A nuestra llegada, hay una primera parada fundamental para recargar fuerzas mañaneras, y esa no es otra que el Charco Vivo, antiguo Casa Ginory, en Arrecife. Este local es toda una institución en la isla, pues tiene los bocadillos de pescado más famosos. Frente al icónico charco de San Ginés, en el Charco Vivo siempre hay un tránsito muy importante de personas que llegan desde todos los puntos a por su célebre bocata. Turistas recién llegados a la isla atraídos por su historia y locales que tratan de matar el regular antojo, todos acaban poniendo rumbo a este histórico bar. Les aseguro que es una parada que no defrauda, ni mucho menos. Y si quiere llevarse una agradable sorpresa, pida el bocadillo mixto.

Bocadillo de pescado en el Charco Vivo, antiguo Casa Ginory. / J.L.R.

La Graciosa, el eterno paraíso

Llegó la hora del almuerzo, y podemos disfrutar de él cambiando de isla, a nuestra octava y paradisíaca hermana pequeña, La Graciosa. Tenemos la opción de ir directamente desde el aeropuerto, con la conexión de guagua+barco que ofrece la compañía aérea Binter. Si es así, el muelle de Órzola espera para llevarnos en un corto trayecto a, probablemente, la isla más sorprendente del archipiélago canario. Por allí parece que el tiempo se para en seco, y el visitante asume, de manera inequívoca, que está en un lugar con magia. A sus bucólicas playas de aguas transparentes y dorada arena, hay que sumarle unas cuantas opciones para disfrutar a la hora de comer. Sin duda, una de las más conocidas y admiradas es la de Casa Enriqueta, todo un icono de la isla donde varias generaciones han pasado por su comedor, que sigue llenando de felices comensales. Lo más acertado es pedir el pescado fresco del día, teniendo en cuenta donde estamos. Y por supuesto algún vino blanco de Lanzarote, donde tienen una buena variedad. En este caso, un formidable plato de lapas para abrir apetito y un sabroso bocinegro acompañado de papas con mojito y una fresca ensalada. ¿Se puede pedir algo más en el paraíso? Pues sí, después de este festín marino, un baño en la playa de Caleta de Cebo, a escasos pasos de la mesa, le dejará como nuevo.

Un plato de lapas en Casa Enriqueta, La Graciosa. / J.L.R.

Fin de fiesta en Costa Teguise

Tras un día donde el pescado ha sido protagonista, y para bien, la cena puede ser una buena oportunidad para que los más carnívoros también tengan su momento de gloria. Y para eso, la taberna El Bocadito, en Costa Teguise, es una parada obligada por su materia prima y su buen manejo de los puntos y la brasa. Una cecina de cabra y unas sublimes alcachofas con jamón servirán para abrir boca antes de un bocado para el recuerdo: filete de Wagyu curado, preparado de manera perfecta. Es una de las mejores carnes que hay, y ese será un final de fiesta grandioso en Lanzarote. Una isla que nunca defrauda, y donde siempre esperan con los brazos abiertos.

Binter patrocina esta sección de gastronomía, que permite conocer la riqueza culinaria de las distintas islas del Archipiélago, conectadas en su totalidad por la aerolínea. La compañía aérea canaria ofrece una media de 68 vuelos diarios con Lanzarote, con conexión directa con La Palma, Gran Canaria, Tenerife (tanto con el aeropuerto del norte como del sur) y Madeira. Además, ofrece un paquete de vuelo más guagua y barco para los pasajeros con destino final La Graciosa.