Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 4 de marzo
Marta, deliciosamente Marta
Restaurantes

Marta, deliciosamente Marta

Lo que funciona no se toca, y en hostelería menos. Este restaurante de Las Palmas de Gran Canaria, uno de los grandes, es un gran ejemplo de ello

José Luis Reina

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 5 de diciembre 2023, 11:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hacía un par de años que no iba por Deliciosa Marta. Un error incomprensible, por cierto. Porque las veces que he pisado esa casa he salido con una sensación de placer difícilmente igualable en otros muchos lugares a los que voy con más regularidad.

Pero el caso es que fui a comer este lunes, gracias a que una mesa que tenía reserva falló, y un buen amigo, siempre alerta, me llamó a primera hora para darme la buena noticia, una oportunidad que no se puede escapar. Porque Deliciosa Marta es un restaurante especial, en muchos aspectos. Cuando pocos hablaban en la capital de gastronomía, platos de nivel, producto, elaboraciones y técnicas, ahí ya estaba este restaurante.

Cuando empezaron a abrir (y a cerrar) numerosos locales con conceptos difusos, algunos creyendo que inventaban el pan con ajo, otros trayendo fusiones imposibles sin haber salido del barrio, y otros tantos empeñados en autoproclamarse los responsables de la revolución gastronómica de la ciudad, ahí ya estaba Deliciosa Marta. Discreto, siempre lleno, lista de espera, sin alzar la voz.

Quizás esta sea una de sus grandes virtudes. Aquí el homenaje es para los comensales, y no para el cocinero. El despliegue es para sus clientes, y no para el ego. Y la contundencia es el plato, el resultado final, y no el cuento. Por eso Deliciosa Marta, puede, entre otras cosas, descansar los fines de semana, o manejar una lista de reservas muy deseable para tantos restaurantes.

En mi anterior visita disfruté especialmente de un plato con el que me volví a reencontrar: buñuelos de bacalo con ese sofrito sin igual. ¡Qué maravilla! El placer de reecontrarse con sabores que no salen de la memoria, y volver a experimentar esa sensación no olvidada pero sí añorada. A partir de ahí, ya todo era una gran fiesta, desde el surtido de panes. Fantásticas esas croquetas de jamón; el steak tartar con papitas fritas, otro clásico de la casa que nunca falla. Me faltó algo más de picante, que no se escapará en la siguiente visita. Un lomo de cherne fresco, con verduritas. Jugoso, punto perfecto, crujiente en la piel. Todo de sobresaliente.

Buñuelos de bacalao.
Buñuelos de bacalao. José Luis Reina

Este es un restaurante sin postureos, de raciones generosas, de sabores profundos y trabajados, de carta reconocible, apetecible, sincera. La sala, elegante, cómoda, servicio discreto, ritmos perfectos. Nada sale mal. ¡Y qué difícil es eso! Su calidad-precio es, probablemente, la mejor de Gran Canaria, con diferencia. Y con todo esto, ya uno puede entender mejor el motivo por el que comer aquí no es tarea fácil.

Cherne, steak tarta y cremoso. / José Luis Reina
Imagen principal - Cherne, steak tarta y cremoso. / José Luis Reina
Imagen secundaria 1 - Cherne, steak tarta y cremoso. / José Luis Reina
Imagen secundaria 2 - Cherne, steak tarta y cremoso. / José Luis Reina

Un suave cremoso de queso y fresa remató un almuerzo especialmente disfrutado. Era un lunes, pero bendito lunes. Evidentemente, tras este nuevo flechazo (y van unos cuantos) con el restaurante, no volverá a pasar tanto tiempo para regresar. Esos buñuelos no pueden habitar en la memoria, deben hacerlo en el paladar. Y Deliciosa Marta, siempre bajo la discreción y esa sensación de volar por libre, es uno de los grandes emblemas gastronómicos de la capital.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios