Borrar
Variedad de cachopos que forman parte de la ruta. C7
Ruta de cachopos por Gran Canaria: vaya con apetito y compañía

Ruta de cachopos por Gran Canaria: vaya con apetito y compañía

Este plato nacido en Asturias se ha convertido, con el paso de los años, en uno de los más demandados en los restaurantes que lo acogen en la carta. Se trata de dos filetes de ternera grandes entre los que se coloca jamón serrano y queso, degustándose frito tras ser empanado en huevo, harina y pan rallado

Vanesa Delgado / José Luis Reina

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 11 de octubre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Aunque su origen no está del todo claro, el reconocido gastrónomo asturiano Eduardo Méndez Riestra sostiene que los cachopos fueron popularizados por el desaparecido bar Pelayo de Oviedo, en Asturias.

Fue allí donde el chef Fernando Martín se atrevió a realizar una receta de su abuela que permanecía en el cajón de los recuerdos: un enorme cachopo relleno de jamón, queso, espárragos y una salsa hecha de caldo de pollo de conejo. Fue tal el éxito que experimentó ese plato en la década de los cincuenta, que no solo entró de manera definitiva en la carta, sino que se expandió por todo el territorio nacional a gran velocidad.

Existen multitud de versiones, de rellenos y de opiniones. Pero hay algunos puntos que para un buen cachopo son innegociables: bien grande, bien frito y bien jugoso. De guarnición, desde papas fritas hasta pimientos asados, pasando por ensalada, champiñones e incluso huevo frito con puntillita.

Los cachoperos, las personas fanáticas de este plato, lo defienden como una creación culinaria perfecta, sus detractores en cambio lo catalogan como un filete empanado vulgar y de batalla. Lo que no es discutible es que su presencia en toda España es una realidad, que forma parte del orgullo de muchos asturianos y que se realizan campeonatos y rutas para valorar o buscar el mejor cachopo.

Desde esta sección de Gastronomía de CANARIAS7 hemos querido hacer nuestro particular viaje por Gran Canaria en busca de los mejores cachopos, y el resultado ha sido tan apetitoso como sorprendente.

El Pote

Cachopo de El Pote.
Cachopo de El Pote. C7

La apuesta de El Pote es alta; dos filetes muy finos de ternera de Wagyu envuelven auténtica cecina de León y una cantidad generosa de cremoso queso semicurado de Guía.

Este cachopo, de grandes dimensiones, viene acompañado de papas fritas naturales y pimientos de padrón al punto de sal y bien frititos. El empanado perfectamente ejecutado y lo mismo podemos decir de la fritura, sin exceso de aceite a la vista.

Sin duda, todo un envite que el comensal aceptará y por el que subirá la apuesta, dando el triunfo al intenso manjar del cachopo de El Pote.

La Tasquita D'Ivan

Cachopo de La Tasquita D'Ivan
Cachopo de La Tasquita D'Ivan C7

Desde hace un tiempo se viene escuchando en la capital que en La Tasquita D'Iván se prepara uno de los mejores cachopos de la isla. Como suele suceder, la opinión pública casi nunca se equivoca. Probarlo te sacará de dudas, si es que las tuvieras, y comprobarás como a simple vista, el empanado es perfecto, de esos que nada más verlo sabes que va a crujir. Harina, huevo y pan rallado. Por estricto orden.

Y es que, tal y como el propio Ivan nos cuenta, el empanado se hace al momento, nada de refrigerados, ni congelados, ni un guardo por si lo piden después.

Con la carne, de ternera, pasa exactamente lo mismo. Su proveedor habitual en el Mercado Central, a escasas dos calles de La Tasquita, les sirve con bastante frecuencia la ternera súper fresca con la que elaboran el ya famoso plato. Y de ésta el comensal disfrutará, nada más y nada menos, que de 300 gramos en filetes por cachopo.

El queso Flor de Guía de Bolaños, del que se emplean 100 gramos por relleno, es otro de los ingredientes con los que no se negocia. Queso que se funde y que aporta una cremosidad y untuosidad bárbara al resultado final. Sumémosle también el jamón serrano de bodega, del que se añaden unos 80 gramos al relleno para terminar en una fritura a temperatura precisa en una sartén exclusiva para la tarea. La guarnición, papas fritas naturales y pimientos del piquilllo braseados.

Dicho esto, entendemos que ya saben el por qué La Tasquita D' Ivan elabora uno de los cachopos más y mejor valorados en Gran Canaria. Ahora ya solo queda ir a su local de la Plaza de España, en la capital grancanaria, el único de Iván tras dejar su vieja ubicación en General Vives, y probarlo, porque estamos seguros de que lo disfrutarán. Y mucho.

Puerto Astur

Cachopo de Puerto Astur.
Cachopo de Puerto Astur. C7

Una de las mayores variedades de cachopos en nuestra isla la encontrarán en Puerto Astur. Se los enumeramos para que no pierden detalle:

1. El cachopo tradicional, con una ternera de primera, queso y jamón serrano. Un clásico para los cachoperos más auténticos.

2. Cachopo con solomillo de angus, para los más sibaritas, porque el resultado es sublime.

3. El sorprendente cachopo de merluza, para los que no son amantes de la carne pero quieren disfrutar de este famoso plato.

4. El cachopo relleno de rulo de queso de cabra y cebolla caramelizada, por si lo que te apetece es sorprenderte.

5. El cachopo con cecina

6. Y el cachopo relleno de champiñones con cebolla caramelizada y ajo salteado.

Si les ofrecen -no siempre lo tienen en carta- el cachopo de concurso, no dejen de pedirlo porque su relleno, a base de langostinos, un fondo de ajo y salsa kimchi será toda una revelación si eres fan de este plato. Ante tanta variedad es imposible no rendirse.

¿Su secreto? Nos confiesan que está en el pan rallado, pero tendrán que ir a intentar averiguar de qué se trata y estamos seguros que, consigan o no descifrar el enigma, disfrutarán de un cachopo espectacular.

¿La guarnición? la que todo cachopo debe llevar, papas fritas naturales.

La Dehesa de Triana

Cachopo de La Dehesa de Triana.
Cachopo de La Dehesa de Triana. C7

Es uno de los más famosos de la ruta. El boca a boca ha hecho que el cachopo de La Dehesa de Triana esté entre los más valorados de la isla, y argumentos tiene de sobra.

No se complica la vida, tampoco cuenta con un listado de diferentes tipos ni tampoco le hace falta. Esta elaboración es clásica, pero perfectamente ejecutada, lo cual ya es una apuesta ganadora. Crujiente por fuera y cremoso por dentro. Buenas cantidades, gran sabor y un empanado muy bien trabajado.

La Dehesa de Triana demuestra que no hace falta mucha pompa para ser uno de los más respetados. El tamaño, ideal para unas dos personas, y de guarnición, las correspondientes papas fritas, muy ricas, y unas verduritas que no desentonan.

Gracias a la capa del emapanado y al aceite limpio y de calidad utilizado para freírlo, se aprecia y se disfruta plenamente el sabor de la carne, el jamón y el cremoso queso. Es una apuesta más que segura que cuenta con una legión de seguidores y que ha marcado en el mapa a la zona de Triana para todos los fanáticos de este plato.

Restaurante Club Aeca

Cachopo del restaurante Aeca.
Cachopo del restaurante Aeca. C7

Es uno de los secretos mejor guardados de esta lista, y eso es sin duda una notable ventaja. Los que allí van recomendados se convierten, de manera automática, en fieles seguidores de este cachopo que para muchos no tiene rival, a pesar de la importante competencia y nivel cachopero de la isla.

En el Club Aeca, un acogedor restaurante familiar de estilo mesón rural, además de estar muy cómodos y en un ambiente realmente apetecible, nos encontramos con una más que interesante oferta culinaria que sorprende de entrada y conquista una vez nos adentramos en ella.

Como no podía ser menos en este paseo gastronómico que nos estamos dando por la isla, aquí uno de los platos más demandados y célebres es el cachopo. Dos solomillos finos de ternera entre los que encontramos el siempre sabroso queso majorero, no muy fuerte para no restarle sabor al resto de ingredientes, jamón serrano, como es evidente, y unos jalapeños que aportan un sutil picante de fondo tan agradable que lo querrás siempre en todos los demás.

De guarnación, unas papas fritas muy bien cortadas y unos pimientos de padrón, fiel acompañante del cachopo de bien. Esta propuesta cumple a la perfección lo que hay que pedirle a este plato, tan sencillo como complejo: está perfectamente frito, el empanado bien adherido y de una jugosidad muy placentera. En definitiva, un acierto para apuntar y repetir.

La Recova de Grau 12

Cachopo de La Recova de Grau.
Cachopo de La Recova de Grau. C7

Aquí estamos ante otro de los templos del cachopo en la capital grancanaria. Este restaurante cántabro, donde la materia prima de calidad es la reina de la casa, guarda entre sus paredes una colección de cachopos tan singulares como admirados. Y es que José Gutiérrez, su propietario, lleva haciéndolos desde hace 19 años, cuando estaba instalado en Vegueta y este plato aun no vivía la etapa dorada que vive ahora.

Uno de los datos más curiosos, y que dan buena muestra de lo que es una relación estable entre hostelero y proveedor, es que sigue teniendo al mismo carnicero que entonces, así que podrán imaginar que lo que funciona, como debe ser, no se toca.

En la Recova de Grau el comensal siempre encontrará una buena variedad de cachopos, que van cambiando con cierta regularidad y que José le explicará personalmente en qué consiste cada uno. Encontrará desde el clásico, con jamón, queso gouda, espárragos y setas, que fue con el que comenzó en Vegueta, hasta creaciones más especiales como el de cecina de León o incluso de chorizo de Teror, que ha tenido una aceptación espectacular entre la clientela.

Este restaurante, además, es pionero en organizar y celebrar las Jornadas del Cachopo, un auténtico festín que celebrará su cuarta edición las últimas dos semanas de noviembre.

El Txistu

Cachopo de El Txistu.
Cachopo de El Txistu. C7

En San Mateo hay un fantástico restaurante, mitad vasco y mitad asturiano, que es una parada obligatoria para todos los amantes de la gastronomía de ambos territorios. Recomendado por la guía Repsol, la Bodega El Txistu, además de unos platos de cuchara soberbios, donde destaca la fabada y las fabes con almejas, clásicos como los txipirones rellenos en su tinta o las croquetas de cabrales, en El Txistu habita un cachopo digno de mención.

Dos buenos filetes de ternera abrazan al jamón serrano, al queso manchego y al jamón, dando como resultado un producto sencillo pero de un sabor muy real y sincero. De guarnición, y aquí no hay dudas jamás, unas buenas papas fritas.

En este acogedor restaurante, donde el comedor de estilo rural invita a refugiarse al calor de los platos y cuyo ambiente huele a las creaciones de la cocina, todos los comensales entran riendo y salen extremadamente felices, porque además sus alegres propietarios se encargan de que todo sea perfecto.

Por cierto, no deje de pedir la sidra y déjese recomendar a la hora de los entrantes, que son una delicia.

MyRey

Cachopo de MyRey.
Cachopo de MyRey. C7

El norte de Gran Canaria no se iba a quedar atrás y también tiene su particular parada cachopera en pleno casco histórico de Gáldar. Allí nos encontramos, en el restaurante MyRey, con un concepto donde el producto es el que marca el paso, y con dos creaciones que son de las más aplaudidas y demandadas por los numerosos comensales que allí acuden: el cochinillo segoviano y los cachopos.

Esta propuesta, creada por Joanna Ruiz y José López, ha conseguido que un importante número de personas acuda cada fin de semana fiel a la cita para darse el homenaje correspondiente y además disfrutar de uno de los puntos más bonitos de Gran Canaria.

En MyRey podemos encontrar el cachopo tradicional, de un tamaño que asusta y solo apto para valientes, y la bestialidad mayor, el magnífico cachopo jurásico, tan imponente que querrás rendirte antes de tiempo, pero tan cariñoso que se deja comer con suma facilidad.

Ternera gallega, lacón ahumado, jamón de Guijuelo y un sabroso queso de Gáldar que le aporta jugosidad y cremosidad perfecta. De guarnición, papas fritas del país, pimientos de padrón y unos tomatitos cherri. ¿Nada más? No, además, como buen jurásico, cuatro huevos fritos por encima y más jamón, para cubrir la capa de empanado. Casi nada.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios