Borrar
Directo Clavijo aborda la movilización contra la masificación turística en el Parlamento canario
Depósitos, letras, fondos o planes de pensiones: ¿dónde está la rentabilidad?

Depósitos, letras, fondos o planes de pensiones: ¿dónde está la rentabilidad?

El furor de los ahorradores por la deuda pública llega en un contexto de cuentas bancarias casi sin remunerar y ante el temor habitual a adentrarse en los productos bursátiles

Martes, 7 de febrero 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Sacar partido al dinero. Exprimirlo hasta el máximo posible. Ese es el objetivo de miles de españoles que durante estos días acuden en masa a la compra de Letras del Tesoro para conseguir la rentabilidad que aún no ven en los depósitos bancarios, y que los productos de Bolsa (fondos de inversión, planes de pensiones, etc.) no ofrecen si no es a costa de arriesgar demasiado. Las colas a las puertas de las sedes del Banco de España para adquirir deuda pública revela la imagen de la necesidad de invertir que tienen muchos ciudadanos. ¿Qué ofrece cada uno de los productos que tienen ante así? Veamos.

Depósitos bancarios

Se trata de la opción clásica donde destinar los ahorros. En la cuenta bancaria. De hecho, esta opción es tan mayoritaria que el conjunto de los depósitos acumulan ya más de un billón (con 'b') de euros guardados en estos productos. El dinero acumulado durante la pandemia aumentó considerablemente y ahora sus titulares no saben dónde llevárselo. Porque a pesar de la subida de tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) lleva aprobando desde el verano pasado, la rentabilidad media de los depósitos apenas ha pasado de estar congelada al 0,6% actual. Por cada 1.000 euros, seis euros de recompensa. La banca, por ahora, no tiene intención de elevar demasiado esta remuneración. Alegan que solo lo harán cuando mueva ficha la competencia. Y, en cualquier caso, aconsejan otros productos para salirse del clásico ahorro, como determinados fondos de inversión poco arriesgados.

Los depósitos bancarios se gravarán únicamente sobre los beneficios y no sobre el capital aportado inicialmente. Tributarán como rendimiento del capital en la Declaración de la Renta. Por ejemplo, si se contrata un depósito de 15.000 euros. Con este depósito recuperamos los 15.000 euros aportados y, además, se obtiene una rentabilidad de 1.000 euros. En este caso únicamente habría que pagar los impuestos correspondientes a los 1.000 euros de rendimientos, pero no por los 15.000 aportados inicialmente. También hay que tener en cuenta que habitualmente aplican comisiones por mantenimiento.

Deuda pública

Las letras del Tesoro se han convertido en la estrella inversora en este inicio de 2023. Su cotización ha reflejado milimétricamente las subidas de tipos de interés. En realidad, se trata de un producto con el que su titular obtiene una atractiva rentabilidad, al mismo tiempo que permite financiarse al Estado. Además, el riesgo es mínimo, ya que al encontrarse avalada por el Tesoro, la posibilidad de que España quiebre es remota. Por 1.000 euros invertidos en este activo, obtendrá 30 euros a un año vista.

Aquellos que compran letras del Tesoro deben tener en cuenta que la rentabilidad generada, cualquiera que sea su plazo, se gravará al tipo del 19% hasta los 6.000 euros, el tramo de la base liquidable entre 6.000 euros y los 50.000 euros tributa al 21% y el tramo que excede de 50.000 euros tributa al 23%.Además, hay que tener en cuenta que su comodidad implica asumir un mayor coste por las comisiones que cobran, que por lo general se sitúan entre el 0,2% y el 0,3%.

Fondo de inversión

Existe una amplia variedad de fondos en los que invertir. Desde los más conservadores, donde el riesgo es menor, aunque también la rentabilidad que ofrecen; hasta los más agresivos, con los que se puede ganar mucho arriesgando demasiado. Por eso, su rentabilidad varía mucho en función del tipo de fondo y de los años en los que permanezca en ellos la inversión. Todo depende del perfil de cada ahorrador, de lo que quiera conseguir con su dinero y de sus expectativas. La banca ahora también ofrece fondos de deuda pública. La ventaja de este tipo de productos es que la inversión se puede movilizar de un fondo a otro en cualquier momento (lo que se denomina traspaso), sin necesidad de tributar por las ganancias obtenidas. Los fondos también aplican comisiones como las de suscripción, reembolso, gestión, depósito, e incluso las denominadas de 'éxito'.

Plan de pensiones

Hasta hace pocos años era el producto llamado al ahorro para la jubilación. Sin embargo, las menores ventajas fiscales con las que cuentan ahora los planes de pensiones, unido a una rentabilidad que no termina de arrancar, y las comisiones, han provocado que las aportaciones de los titulares hayan descendido ejercicio tras ejercicio. Desde el punto de vista tributario, la aportación realizada en un año permite reducir la base imponible del IRPF de su titular. Aunque, al recuperar el dinero al jubilarse, hay que pagar todo el impuesto que no se ha abonado durante el periodo de ahorro.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios