Varios aficionados posan con los colores del equipo amarillo. / Arcadio Suárez

La marea amarilla inunda los alrededores del estadio

La afición empieza a llegar en grandes cantidades para recibir a la UD Las Palmas y apoyar a su equipo en el clásico del fútbol canario ante el CD Tenerife

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La marea amarilla empieza a llegar al barrio de Siete Palmas y a inundar los alrededores del estadio de Gran Canaria, que esta noche, a partir de las 21.00 horas, presentará un lleno casi absoluto para recibir al Club Deportivo Tenerife.

El ambiente se anima por momentos y todavía quedan varias horas por delante antes de que lleguen los equipos al recinto deportivo y, luego, de que se inicie el encuentro.

Desde mediodía, las calles de Siete Palmas han estado animadas por los cánticos de los aficionados, que han llenado los diferentes establecimientos de restauración que hay en esta parte de la capital grancanaria.

Desde primera hora del día, el barrio de Siete Palmas ha comenzado ya a notar una afluencia importante de vehículos de aficionados que no se quieren perder el que se perfila como uno de los derbis más apasionantes del fútbol canario de los últimos años.Desde primera hora, coincidiendo también con las compras del Black Friday, las calles de Siete Palmas han comenzado a notar una actividad efervescente, lo que ha provocado que se haya adelantado el vallado de la zona de aparcamiento en la calle Fondos de Segura, donde se encuentra el acceso al estadio.

Algunos empresarios se han quejado de que las vallas comenzaron a instalarse a las ocho de la mañana, en vez de a las cuatro de la tarde, lo que ha afectado a la actividad del pequeño comercio.

Muchos ciudadanos con camisas de la UD empezaban ya aparcar sus coches en los alrededores del estadio para no tener complicaciones más tarde.

La asociación de vecinos de Siete Palmas ha vuelto a reclamar la instalación de baños públicos en la zona.