Los 2.500 olímpicos de verano, más o menos, que ha tenido España

Solo quienes debutan adquieren esta condición y hay diferencias entre los recuentos oficiales e incluso deportistas que participaron y no aparecen

Sara I. Belled
SARA I. BELLED

¿Que si se siente olímpico? Pues sí. «Yo me siento olímpico», dice Alfonso Cano. El pertiguista español estuvo seleccionado para Los Ángeles'84, viajó y en la previa de la competición se lesionó. Ese año había sobrepasado el listón sobre los 5,5 metros, pero también había empezado a hacer la mili y «llegaba pasado de forma». Tuvo una distensión. «Me presenté a la prueba de calificación con una mínima esperanza de poder participar, pero después del calentamiento, cuando ya me tocaba, dije que no podía», recuerda. Así que estuvo en unos Juegos Olímpicos, pero no llegó a debutar. Y eso, en el ámbito de la estadística olímpica, le deja 'fuera de lista'.

Una lista en la que hay, más o menos, unos 2.500 deportistas españoles que han participado en unos Juegos Olímpicos de verano hasta Río de Janeiro 2016. «Sobre la condición de olímpico hay poca discusión», asevera el doctor en Ciencias del Deporte e historiador Fernando Arrechea. «Un olímpico es aquel que debuta en los Juegos, de igual forma que un jugador de fútbol es internacional si debuta con la selección (aunque sea un segundo). Si es suplente y se queda en el banquillo, no es internacional». Y aunque dice que a veces se leen interpretaciones más «generosas», como que olímpico es cualquier deportista que desfila en la ceremonia inaugural de los JJ OO, «es poco serio».

«Un olímpico es aquel que debuta en los Juegos, de igual forma que un jugador de fútbol es internacional si debuta con la selección»

fernando arrechea, historiador olímpico

Así que según la revisión realizada por este medio, teniendo en cuenta la base de datos proporcionada por el Comité Olímpico Español, que se puede consultar también su web, los libros oficiales de los Juegos Olímpicos, la información del grupo investigador OlyMADMen y el trabajo realizado por Arrechea en su tesis doctoral, son 2.495 deportistas los que han competido en una cita olímpica de verano con España. Hay una mujer por cada tres hombres y aquí no los contamos, pero aunque pueda parecer que 'no pintan nada', hay tres participantes en las pruebas artísticas de los Juegos de 1924 (Josep Clarà i Ayats), 1932 (Ramón de Zubiaurre) y 1948 (Daniel Vázquez) que sí engrosan la lista oficial.

Pero son «más o menos 2.500 deportistas», como se especificaba antes, sobre todo por las imprecisiones de los primeros años. Baste nombrar en este punto aquella primera medalla de oro olímpica de los pelotaris españoles Francisco Villota y José Amézola en 1900 que el COI otorgó en 2004, a partir de una investigación que inició el estadounidense Bill Mallon. Fue Arrechea, de hecho, quien rescató sus nombres e historias del olvido.

Así que los participantes de aquellos primeros años son los más complicados de corroborar y entre los que más debate hay. Por ejemplo, el comité internacional, al dar esa presea, le 'quitó' otra de plata al español Pedro Pidal porque había obtenido un premio económico, lo que no concuerda con el espíritu olímpico. Mientras, el COE sigue contándola en sus archivos. Por otro lado, el grupo investigador OnlyMADMen y el propio Mallon, según cita Arrechea, cuentan como olímpico a Luis Antonio De Cuadra y Raoul (Guatemala, 1847), marqués de Guadalmina, que participó con España en una prueba de carruajes tirados por cuatro caballos. No obstante, no habría sido conductor, sino propietario. Además, se entregaba un obsequio por participar y había premios para los carruajes más bonitos. Eso, explica el investigador, invalida su consideración como olímpico. El COE no lo cuenta.

Hasta aquí ya se aprecia que existen divergencias, pero hay más. Siguiendo la máxima que expone Arrechea y defienden gran parte de los historiadores de que un olímpico es el que efectivamente compite, en la lista proporcionada por el COE hay varios deportistas que no llegaron a participar. Algunos no debutaron por lesión, como Alfonso Cano en 1984 o la saltadora Conchita García en Montreal'76. Otros porque no fueron alineados con sus equipos, como le ocurrió a la baloncestista Pilar Alonso en Barcelona'92 o a la guerrera Ainhoa Hernández en Río'16. «Entré en el último partido convocada, pero no jugué», recuerda la balonmanista, que en Tokio tiene una nueva oportunidad de salir a la pista.

Pisar o no la pista es la cuestión

Sí se especifica en la lista del COE que algún deportista no comenzó la prueba (DNS) o que se retiró o no asistió dando por ganador a su contrario (W/O). Ocurre con 36 nombres (entre ellos los mencionados Alfonso Cano y Conchita García). De estos, en 18 casos implica que esos deportistas no llegaron a participar en unos Juegos y en el resto, que no compitieron en una de las pruebas que tenían programadas, pero sí en otras. Mientras, el cómputo de la revisión de quienes no debutaron asciende a 62 nombres. Entre ellos los tenistas Emilio Sánchez Vicario y Jorge Bardou Delgado, que aparecen en la lista del organismo español porque estuvieron en Los Ángeles'84. No obstante, entonces el tenis era un deporte de exhibición y estas pruebas son consideradas como «no olímpicas». Así, no se incluyen tampoco -el COE no los cuenta- a los cerca de cien deportistas que han participado en diferentes ediciones en pelota, taekwondo o hockey patines.

Sobre esos deportistas que no debutaron y que no cuentan con el epígrafe correspondiente (DNS o W/O), la mayoría forma parte de deportes de equipo, como hockey, balonmano, baloncesto, fútbol o waterpolo, o iban a competir en pruebas por equipos, en natación sincronizada o ciclismo en pista. Es el caso de Pilar Alonso y Ainhoa Hernández. Muchas veces eran los suplentes y en algunas ocasiones ni siquiera llegaron a viajar, fueran en un equipo o no. Ocurre con el atleta Daniel Poyán, a quien en 1948 el COE ubica en los Juegos de Londres (de hecho el libro oficial marca su nombre con un asterisco que indica «también compitió»), mientras que la Real Federación Española de Atletismo asegura que no viajó.

Llegado este punto, el enredo de la explicación quizá parezca mayúsculo. Explica el COE que bebe de la información del COI. «Estas actas (raports) tienen la dificultad de recoger la información desde 1896 hasta la fecha y la rigurosidad de la información que se refleja en las mismas se hace más complicada cuanto más antigua es», indican desde organismo español. Con ello apuntan que «algunos de estos informes han coincidido en fechas con otro evento mundial, con lo que hace aún más difícil distinguir qué eventos eran los de los Juegos Olímpicos y cuáles los de la Exposición Universal, por ejemplo». Es el caso de la cita de 1900 antes mencionada.

Y bien es cierto que no aparecen otros deportistas en la mencionada lista del organismo español que efectivamente no compitieron, como el atleta Javi Guerra, que se lesionó en el avión que le llevaba a Brasil hace cinco años y no pudo tomar parte de la maratón. Sin embargo, según la revisión realizada faltan 57 participantes, la mayoría de las primeras ediciones, pero también de otras más cercanas. Entre ellos, la tiradora Gemma Usieto en Barcelona'92 y sus compañeros en doble trap mixto José Bladas Torras (diploma olímpico) y Rafael Axpe Elejalde. Ella tampoco está en la prueba mixta que disputó en Seúl'88, en la que concluyó como la primera mujer.

Tampoco están los remeros de 1900 Antonio Vela, José Fórmica, Juan Camps, Orestes Quintana y Ricardo Margarit y el esgrimista Mauricio Álvarez; los luchadores de 1924 Domingo Sánchez, Eladio Vidal, Francisco Solé y Jordán Rossini; los futbolistas de 1968 Andrés Mendieta, Javier Ciáurriz, José Antonio Barrios, José María Igartua y Ramón Alfonseda; el ciclista Ventura Díaz en 1960… Más próximo a nuestros días, no aparecen los jugadores de hockey Pol Amat y Santiago Freixa, que terminaron lesionados en Londres'12, pero habiendo debutado.

Consultados por el tema, desde el COE ofrecen su colaboración y aseguran que, «conscientes de la posibilidad de errores», están dispuestos a resolverlos «pasados los Juegos de Tokio». Entonces también habrá que añadir a la lista todos aquellos deportistas que debuten en esta edición.

Y más allá de los números, ¿qué es ser olímpico? Decía Alfonso Cano, que luego fue el arquitecto del alabado estadio madrileño de Vallehermoso, que él se sentía olímpico a pesar de no haber podido debutar en la competición.

«Si la pregunta es que si me siento olímpico aunque no pude competir en Los Ángeles: yo me siento olímpico»

Alfonso cano, exatleta

«He tenido los méritos para ir, he estado elegido...», asegura el exatleta. Y lo dice apoyado en «requisitos emocionales y morales». Conserva, además, «una hoja en la que dice que has participado en los Juegos que corresponden». Que luego la estadística no lo incluye, lo entiende, pero dice que «eso es otra cosa».

*Para muestra un botón: En la primera edición de este artículo, publicado el 18 de julio de 2021, aparecía que el número total de olímpicos españoles en unos Juegos Olímpicos de verano era de 2.499. Sin embargo, tras una comprobación posterior, cuatro tildes mal colocadas en los nombres de Sergio Llul, José María Pales, José María Margall y Rafael Joaquín Trujillo hacían erróneo el cálculo.