Antonio Romero y Rafael Ruiz, Los del Río, durante su actuación en la Super Bowl de 1997.

La 'Macarena', un éxito con infinitas vidas

Se cumplen 25 años desde que la canción de Los del Río triunfara en Estados Unidos. Así se creó el tema español más internacional

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

«Fíjate, eso no nos lo había dicho nadie, pero es verdad que el éxito de 'Macarena' fue cocinado a fuego lento». Habla Rafael Ruiz Perdigones (Dos Hermanas, 1948) la mitad de Los del Río, que el año que viene cumplirán 60 años desde que unieron sus caminos y pusieron rumbo a los escenarios de todo el planeta. Y no lo dice porque alumbrar la canción fuera un quebradero de cabeza, al contrario, salió casi como un chispazo en una noche de fiesta, sino porque su éxito tuvo varias vidas hasta que finalmente cruzó el Atlántico y estalló en Estados Unidos, hace ahora 25 años.

«Estábamos en Caracas, a finales del año 92 o principios del 93, y había una chica monísima bailando. Se llamaba Diana Patricia y bailaba tan bien que parecía de Triana». Antonio Romero (Alcalá de Guadaira, 1948), su compañero de fatigas, comenzó a rasguear la guitarra y a improvisar: «Dale a tu cuerpo alegría, Magdalena, que tu cuerpo es pa' darle alegría y cosa buena». Acabada la fiesta, Los del Río se fueron al hotel. Aquella misma noche, Antonio terminó la letra. A los dos les entusiasmó la canción, pero no vislumbraban la repercusión que iba a tener un tema que ensalza la diversión y la alegría por encima de todo.

De vuelta a España, un solo retoque. Magdalena, el nombre escogido para rimar con 'cosa buena', se cambió por el de la princesa de Antonio, su hija Macarena. De ahí, al estudio y la versión pura, como dicen ellos, ya estaba lista para abrir 'A mí me gusta', el álbum que lanzaron durante la Feria de Abril en 1993. «Fue allí donde nos dimos cuenta que la canción iba sola», continúa el moreno de Los del Río. Ya en la presentación, en una caseta a medio montar, antes de que el delicioso olor a pescaíto frito lo impregnara todo, ocurrió algo mágico: «Pedimos a quienes colocaban las estanterías, barrían y ponían las flores que participaran en la canción. Les dijimos que cuando cantáramos: '¡Eeeh, Macarena!', respondieran con los brazos en alto y un: '¡Aaaaaaaay!'. Tuvo un efecto inmediato porque encima vino La Primera de TVE y se vio en toda España».

Vídeo. La 'Macarena' pura.

La constatación vino después. «Nunca nadie jamás se me había acercado y me había dicho: 'Oye Rafael, ¿dónde se venden tus discos?'. Yo respondía de broma: 'En la carbonería de mi casa. ¡Dónde se van a vender, en El Corte Inglés!'. Y entonces me cuenta que han ido a El Corte Inglés y que no hay ninguno». Dice Rafael que aquella Feria de Sevilla se tenía que haber bautizado como la Feria de la Macarena porque la canción no dejó de sonar en todas las casetas. La pedían tanto que hubo quien grabó una cinta con la canción repetida veintitantas veces. Aquel verano no se bailó otra cosa. Fue el primer éxito de 'Macarena', pero lo más gordo estaba por llegar.

Una gira diferente

Los del Río llevaban años haciendo las Américas, pero lo del 94 y el 95 fue distinto. En Costa Rica y Ecuador, llenaban recintos de 7.000 y 10.000 personas sin despeinarse, y en México llegaron a vender 35.000 discos semanales. La 'Macarena' funcionaba a la perfección y entonces la discográfica tuvo una idea brillante: encargar un nuevo remix del tema -ya habían salido varios- dando voz a la Macarena de la canción, «una muchachita muy simpática que cantaba en inglés, con un poquito de gracia, porque nosotros inglés...», dice entre risas.

La remezcla otorga a Los del Río un nuevo éxito veraniego en España, pero en 1996 la canción salta a Estados Unidos y se desata la locura. Allí permanecieron catorce semanas seguidas número 1 en Billboard y el tema se convertía en el séptimo más exitoso en la historia de la afamada lista.

Vídeo. El remix que triunfó en EE UU.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta, las gimnastas estadounidenses se despidieron al ritmo de la 'Macarena' e incluso Bill Clinton la utilizó en la campaña electoral que finalmente acabaría con su reelección en noviembre del 96. «Lo pusimos a trabajar -recuerda con guasa-. Su gabinete fue muy inteligente al usar una canción que venía arrasando desde México. Los demócratas ni se acordaban de lo que era ganar en el sur de Estados Unidos». La explosión de popularidad fue tal que en enero de 1997, Los del Río actuaron en el intermedio de la Super Bowl, que aquel año se celebraba en Nueva Orleans. «Era como ver el Real Madrid-Barcelona, el mismo ambiente. Fue precioso, pero lo que más nos impresionó fue el recorrido en el furgón camino al estadio. Habían instalado puestos, como los que se ponen en romería, para comer y beber. Y allí estaban 3.000 personas cantando la 'Macarena' y haciendo una coreografía que también se sabían los jugadores».

Rafael es incapaz de explicar el porqué de tan atronador éxito. «Que se lo pregunten al de Australia o al de Líbano. Ojalá se pudiera poner todo el mundo de acuerdo con una canción siempre porque fue algo increíble», relata sobre una pieza que les ha llevado a dar la vuelta al mundo un par de veces y que les brindó la oportunidad de conocer al papa Juan Pablo II. «Siempre decimos que ha sido un regalo de la misma Virgen de la Macarena, que se propuso, en la voz de Los del Río, tener su nombre sonando por todo el mundo».

Para entonces, el dúo llevaba ya más de treinta años en la carretera. Cree Rafael que el éxito llegó cuando tenía que llegar y que, por suerte, les pilló «con los pies ya bien plantaditos en el suelo. Si nos coge a los 18 años, igual ya no existían Los del Río». Y no, pese a que en sus recitales la tienen que cantar un mínimo de dos veces, no se han cansado de ella. «¡Cómo te vas a cansar del mejor hijo que has tenido!», exclama.

Una imagen promocional de Los del Río.

Ahora, para celebrar el 25 aniversario, Rafael y Antonio han hecho piña con Airbnb. La compañía lanzará a partir del 28 de junio la posibilidad de reservar una villa andaluza cerca de Dos Hermanas, que ambos suelen frecuentar. El primero que lo haga disfrutará de una estancia del 3 al 5 de agosto con unos anfitriones de excepción, Los del Río. «Estamos muy ilusionados porque vamos a hacer que pasen muy buen rato. Hay guitarras, karaoke, piscina y llevaremos una chef con la que prepararemos platos típicos», afirma.

Los dos andan también preparando un nuevo disco, del que ya han lanzado dos adelantos, 'Dentro de mi guitarra' y 'Viene lo bueno'. «Si nos da tiempo, llegará en Navidad, si no, pues para la Feria de Abril, pero tenemos cuatro o seis joyas más por ahí.», dice. Y sueñan con celebrar el 60 aniversario de su carrera. «Podría ser en 2022, porque en 1962 fue cuando empezamos a ensayar, en 2023, porque en 1963 nos subíamos ya a los escenarios o en 2024, porque en 1964 conseguimos el carné de artistas». Sea como sea, a Los del Río aún les queda cuerda y éxito para rato.

Vídeo.