Borrar

¡Pincha en tu portada favorita!

Aniversario

30 años de Camela a través de sus mejores portadas

Son los «elegidos del pueblo» y las cifras lo demuestran, aunque también son los creadores de algunas de las portadas más locas del panorama musical español

Miércoles, 28 de febrero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Vale, vale, vale… tú tampoco, ¿no? Ya lo hemos oído antes: a nadie le gusta Camela, pero mágicamente la banda, superando los 9 millones de discos vendidos, se encuentra en el podium de artistas más lucrativos de nuestro país. Lo podríamos llamar 'La paradoja de Camela de Schrödinger'.

Este año se cumplen 30 años del nacimiento de Camela. Los padres de la tecno-rumba (sí, amigos, la tecno-rumba, ¿puede haber algo mejor?) emprenden gira aniversario y nosotros os proponemos un tour por su música, su historia y sí: sus portadas.

‘Lágrimas de amor’

1994

Los primeros discos nunca surgen del vacío. Hubo un largo camino antes de que una pequeña discográfica independiente firmara el mejor contrato de su vida. Antes de ese fichaje aparecieron las maquetas, maquetas llenas de ilusión grabadas por unos chavales que todavía no imaginaban llegar a nada serio. Dioni, Ángeles y Miguel Ángel cantaban rumbas en San Cristóbal de los Ángeles, un barrio del sur de Madrid algo aislado y conflictivo, y se atrevieron a reunir dinero para sacar unos casetes. Y esas cintas se iban vendiendo y se iban agotando, e incluso acabaron reeditándose años después en 'Sus 12 primeras canciones', en esa ocasión con una portada bien sobria. Pero no nos adelantemos...

¿qué me has dado? Sin tu cariño no me habría enamorado
'Lágrimas de amor'

No se lo explicaban. Eran un pequeño fenómeno. Y Producciones AR fichó a Camela gracias al éxito de las cintas. No, AR no tiene nada que ver con Ana Rosa, sino que en su día sacaba los discos de titanes de barrio como los Calis, los Chunguitos o Canelita. Y el trío se puso a escribir y a grabar. Y si no se hubieran sacado de la chistera 'Lágrimas de amor', probablemente no estaríamos hablando de ellos. Esa canción, que acabó dando título al disco, marcó una época con su inconfundible «Sueño contigo, que me has dado…». En la portada, profusión de espirales y peinados discutibles. Llegaba la tecno-rumba, había comenzado la era Camela.

‘Sueños inalcanzables’

1995

¡Anunciado en TV! Deberíamos seguir incrustando esta pegatina en las portadas de los discos como si no hubiera un mañana. Dioni llevaba mullet y bigote mucho antes de que los modernos de ahora se lo pidan al peluquero, Miguel Ángel podría ser de los Héroes del Silencio y Ángeles impacta con ese flequillo de rulo a guillotina.

compréndelo, es imposible nuestro amor, porque entregué mi corazón, a la mujer que quiero yo
'Sueños inalcanzables'

La línea matadora del disco es, por supuesto, «¡Escúchame! ¡Compréndelo! ¡Es imposible nuestro amor!». El toque mágico del trío seguía más que vivo, y pudieron superar la siempre complicada travesía del segundo álbum. Pero el boca a boca seguía siendo indispensable, porque era difícil encontrar a Camela en las grandes superficies y en las radios musicales generalistas. Y aún así, las copias vendidas superaban el millón. Si esto no es underground, nada lo es.

‘Corazón indomable’

1997

En esta portada alguien se pasó con el contraste. Eran otros tiempos, en los que podías agarrar una columna tapada con una manta satinada y alcanzar la cima, por primera vez, de la lista oficial de éxitos. Camela desbancó en el ranking a U2 y las Spice Girls unas cuantas semanas. Casi nada. Lo que sí ha vuelto es el animal print que luce Ángeles en esta imagen, a medio camino entre banda de versiones de Queen y cartel de espectáculo de magia en un crucero.

es indomable y no me quiere, y yo me muero por su amor, y nunca puedo convencerla
'Corazón indomable'

De nuevo la canción que da título al disco fue el mayor éxito, aunque seguido de cerca por 'Amor imposible', un toma y daca muy Pimpinela entre Dioni y Ángeles (la consanguineidad de Pimpinela enrarecía el asunto de forma diferente, con Camela estamos relativamente a salvo, porque Dioni y Ángeles no son primos, ni hermanos, ni pareja: son cuñados). Pero detrás de los dos en el escenario, era Miguel Ángel el que seguía manejando teclas y composición, firmando todos los temas y llevándose un pedazo mejor del pastel de los royalties. Camela había llegado a la liga de los mayores, sus cifras ya eran oficiales, y los demás músicos, pese a estar mucho más mimados por radios y discográficas, habrían pactado con el diablo por conseguir las ventas de Camela. Era cuestión de tiempo que una multinacional les echara el anzuelo.

‘Por siempre tú y yo’

2003

Avanzamos en el tiempo. Nos hemos saltado algunas giras internacionales y varios discos ya producidos junto a EMI (entre ellos la notable portada de 'Amor.com', para quien le interese profundizar en esta imbatible saga iconográfica), pero por una buena razón venimos directamente a esta ibicenca estampa que en su día todos vimos por todas partes. Y es que de la noche a la mañana, apareció en el mundo 'Nunca debí enamorarme'. Y la novedad real es otra: Ángeles la había compuesto.

enamorarme, vivir sin ti, cariño, lo que me está costando, porque yo no me niego a olvidarte, es este corazón que no quiere hacerme caso
'Nunca debí enamorarme'

Es el primer disco donde la escritura de las canciones no recae en Miguel Ángel. De hecho, eso fue bastante traumático y dio comienzo a la larga ruptura. Dioni, Ángeles y el jovencísimo hijo de Dioni, Rubén, se lían la manta a la cabeza y demuestran que saben componer, sobre todo con ese hit de Ángeles. No hay que pasar por alto el videoclip de 'Por siempre tú y yo', ambientado en ¡la Segunda Guerra Mundial! Y donde juegan, como casi siempre, a que parezca que son pareja. Su director, por cierto, acaba de ganar doce Goyas. Los caminos de Camela son inescrutables.

‘Diez de corazón’

2004

No juzgues un disco por su portada. Esta injustificable obra gráfica muestra a los Camela un día cualquiera, puestos de acuerdo solo en el color de la ropa. Lo importante del disco, en este caso, está dentro: la segunda canción no es otra que 'Cuando zarpa el amor'.

el amor, navega a ciegas, es quien lleva el timón, y cuando sube la marea el corazón
'Cuando zarpa el amor'

Qué decir del éxito sin paliativos del tema más grande de Camela, escrito también por Ángeles, con otro videoclip de Bayona (el famoso western, que Dioni quería que fuera de piratas —por lo de que el amor zarpa— pero era muy caro). El villano, como en otros videoclips, suele ser Miguel Ángel, derrotado en duelo, disparado por su amigo Dioni con la bala perdida más eficaz de la historia de los vídeos musicales. Todo metáforas.

‘La magia del amor’

2011

Decimocuarto álbum del trío de Sán Cristóbal de los Ángeles. ¡Catorce discos!, ¡Óle, Camela! Pero este no es un disco más que apilar en una guantera repleta de tecno-rumba en formato CD. Para este, deciden ponerse creativos y se enchufan el vestuario completo de Piratas del Caribe para la portada. Al fin lo consiguieron. ¿Que por qué? ¿Por qué no?, debieron preguntarse los madrileños comenzando así una tradición de transfiguración disco a disco que ya le habría gustado al propio David Bowie. La banda sabe pasárselo bien, saben reírse de sí mismos abandonando cualquier tipo de complejos y eso es algo que desde aquí aplaudimos.

nadie como tú. ¡Óle! Que yo te miro y es normal que me enamore
'Óle'

La cosa de las portadas no fue la única innovación del grupo para este disco. Deciden cambiar a su habitual productor, Daniel Muneta, por el prestigioso productor y arreglista Jacobo Calderón. Con él vuelven a conseguir otro disco de oro llevando su música al segundo puesto de las listas nacionales.

‘Más de lo que piensas’

2014

¿Para este? Rollito Bollywood. Los Camela están desatados, nadie puede pararles. Pero sucede algo que venía cocinándose desde hace tiempo: después de 20 años de carrera musical Miguel Ángel Cabrera, una de las principales fuerzas compositivas, abandona el trío. Se quedan solos Dioni y Ángeles que publican como single, atención todo el mundo: 'Ya se acabó tener dueño'. ¿Casualidad? Juzguen ustedes mismos.

deja ya de sufrir y sonríe a la vida; piensa un poco en ti. No tienes nada que perder, yo estaré siempre aquí y el mundo entero velará por ti
'Ya se acabó tener dueño'

Lo cierto es que Miguel Ángel, responsable de algunos de los himnos más emblemáticos de la banda, vio su posición amenazada cuando Ángeles y Rubén Martín Muñoz, hijo del Dioni, empezaron a hacerse cargo de la mayoría de las composiciones de la formación. «Chapeau por sus éxitos, que están en los anales de la música. Pero se acomodó, afloraron las canciones de Ángeles y de mi hijo y a él le pudo el orgullo» espetaba Dioni sobre su antiguo compañero. Resultado: El disco más vendido del año.

‘Me metí en tu corazón’

2017

Si algo está funcionando ¿por qué cambiarlo? El dúo no abandona la ruta de las portadas psicotrópicas y se mete irremediablemente en nuestros corazones con su caracterización de Danny Zuko y Sandy Olsson.

en tu corazón: te aguantas. No haberte metido tú en el mío, no haberme besado como besas
'Me metí en tu corazón'

¿Qué decir del hit con título homónimo? Una introducción EDM que nada tiene que envidiarle a los mejores Depeche Mode de los 90 que da paso a los clásicos violines 'midi' tan de coches de choque a los que nos tienen acostumbrados estos ávidos creadores de estribillos infalibles.

‘Su locura, mi placer’

2020

¡Mosquis! Aquí nos permitimos una pequeña licencia ya que esta maravillosa portada no es de un álbum sino de un single (recomendamos investigar los demás). Pero sabemos que nos lo perdonarás con el primer vistazo que le eches a la imagen.

y más dura a la vez. La que dice lo que haya pensado sin ningún reparo. La que baila en los tejados
'Su locura, mi placer'

Está canción, de más que sugerente título, se incluiría en el último disco que ha publicado Camela hasta la fecha. Es un balazo veraniego que cuenta con la participación de Almudena Cid en su videoclip y que salió casi a la par de la autobiografía 'Camela por Camela', con prólogo, por supuesto, de Bayona.

‘Qué la música te acompañe’

2022

Llegamos al último disco publicado por los Camela. Tal vez el cenit en lo que ha portadas se refiere. Que estos redactores caigan fulminados aquí mismo si el Dioni no parece haber nacido para encarnar a Qui-Gon Jinn. Deben de ser cosas de 'La Fuerza'. Y si la portada no era suficiente, esta vez la acompañan también con el título del álbum: 'Que la música te acompañe', ¿se puede pedir algo más?

una cometa blanca, de noche la ves. Se mueve entre las nubes, no quiere creer que la sujetan sueños
'Ella es'

Camela son vendedores de discos natos, son responsables de algunas canciones de dudoso pedigrí pero también creadores de algunos de los salmos de barrio más coreados de todos los tiempos. Son un placer culpable, un grupo con sentido del humor y parte imprescindible de un catálogo giratorio de cassettes en una gasolinera. Camela son como ellos mismos dicen «los elegidos del pueblo». Defensores de una carrera meteórica de más de 30 años que, como hemos podido comprobar, nos ha regalado portadas para el recuerdo. Otro día nos metemos de cabeza con los videoclips, mientras seguimos buscando por España a alguien que se lo pase mejor que Camela.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios