Uno de los detenidos en una operación contra la mafia en Tenerife. / C7

La mafia y sus miembros en Canarias: una peligrosa historia de amor

Cada cierto tiempo, la policía española en colaboración con la italiana ejecuta algún golpe de calado a jefes y miembros de clanes mafiosos afincados en las islas, donde tratan de esconderse pero seguir con sus negocios ilícitos, con un ritmo de vida altísimo.

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA Santa Cruz de Tenerife

En septiembre del 2021, la Policía Nacional y la Polizia di Stato de Italia, con el apoyo de Europol, desarticularon en el sur de Tenerife a una banda de la mafia italiana, acusada entre otros delitos de blanquear más de diez millones de euros procedentes de estafas informáticas realizadas por toda Europa. Esa operación se saldó con nada menos que 106 detenidos, soldados que servían a clanes mafiosos italianos como Casamonica, Camorra napolitana, Nuvoletta y Sacra Corona Unita, todos ellos extremadamente violentos.

Mafia internacional

Esta operación, de gran importancia para debilitar a la mafia afincada en Canarias, comenzó con las investigaciones en junio de 2020 por parte de la Policía Nacional, cuando se detectó que en Tenerife se encontraba asentado un grupo numeroso de personas vinculadas con diferentes clanes mafiosos de Italia, cuya misión era blanquear el dinero obtenido a través de los múltiples delitos informáticos cometidos en España, Alemania, Irlanda, Italia, Lituania y Reino Unido.

Policía Nacional en una redada en Canarias.

Este grupo criminal había logrado penetrar y camuflarse en diferentes estamentos de la sociedad canaria: empresas, despachos de abogados y entidades bancarias, por ejemplo. Aunque el mayor delito que se les imputó fue el de blanqueo a través del fraude informático, el hackeo o criptoactivos, las investigaciones también afloraron actividades clásicas relacionadas con la mafia: prostitución, compraventa de armas, tráfico de drogas, secuestros, estafas, usurpación de identidad, falsedad documental, delitos contra la Seguridad Social, robos con fuerza, palizas e incluso dos homicidios cometidos en la isla.

Un capo de camarero en Mogán

En 2019 fue detenido en Gran Canaria Alessandro Frasca, el número dos del clan de Mariglianesi, de la camorra italiana, cuando trabajaba como camarero en un restaurante de Mogán. En su intento de pasar desapercibido en la isla, donde llegó tras lograr huir de una redada policial en Italia, el detenido, de 40 años, llevaba una discreta estancia como empleado en ese negocio, a pesar de ser un sujeto sumamente peligroso, tal y como lo catalogó la Policía Nacional.

Alessandro Frasca, detenido en Mogán.

Contaba con numerosos antecedentes policiales y estaba reclamado por las autoridades italianas. Allí, en su país, estaba acusado de delitos contra las personas, contra el orden público y contra la seguridad del Estado. Fue necesario establecer un dispositivo policial especial de vigilancia antes de su detención debido a su peligrosidad.

Salvatore Marino, triple homicidio y pillado en Tenerife

Salvatore Marino, sobrino del jefe de la mafia de Paceco, en Sicilia, Girolamo Marino, fue condenado como uno de los dos responsables del homicidio de Angelo Cottarelli, de su mujer Marzenna Topor y del hijo de ambos, Luca, asesinado en 2006 en su casa de Brescia.

Imagen de archivo de Salvatore Marino. / C7

Salvatore Marino y su primo Vito Marino, hijo del jefe mafioso, fueron condenados a cadena perpetua. Los cuerpos de las víctimas presentaban heridas de balas, pero también una escena terrorífica: fueron degollados con un cuchillo.

Reconocido por un funcionario de prisiones

Tras esta condena, Salvatore huyó y su paradero fue desconocido hasta el 2011, cuando un funcionario de prisiones de Italia que pasaba sus vacaciones en Tenerife lo reconoció. Tras alertar rápidamente a las autoridades, la Unidad de Droga y Crimen Organizado (UDYCO) en Tenerife procedió a su detención, en colaboración con la Interpol y la policía italiana. La detención se llevó a cabo a través de un exhorto o carta rogatoria autorizada por la Fiscalía General de Brescia.

Golpe a la mafia de Montenegro

No solo clanes italianos han establecido su base de operaciones en las islas. En agosto de 2021, la Policía Nacional desarticuló una peligrosa organización criminal del clan Skaljari, una mafia Montenegro dedicada al narcotráfico y conocida por su extrema violencia.

Operación contra la mafia de Montenegro.

El entramado criminal había establecido un canal de introducción de cocaína en Canarias, y sus miembros, que pasaban totalmente desapercibidos, alquilaban viviendas en residenciales de lujo desde las que distribuían la droga a organizaciones locales. Durante la investigación, los agentes observaron como los mafiosos entregaban en diferentes días, 250.000 euros y 155.000 euros en efectivo a terceras personas con el propósito de sacar dicho dinero del archipiélago para introducirlo en el mercado legal.

Drogas, dinero y lujo

Tras detectar un transporte de drogas que partía del sur de Tenerife, la policía realizó diversos registros en esa isla y en Gran Canaria, donde localizaron más de 300 kilos de cocaína y 413.000 euros en efectivo. Además de las detención, se pudo localizar más de 400 kilos de droga, medio millón de euros, y embarcaciones de recreo y vehículos de alta gama.

Operación 'Ingenere' en Gran Canaria y Fuerteventura

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria, junto con el cuerpo de Carabinieri de Italia y la Policía de Austria, desmantelaron en 2020 una banda mafiosa internacional que blanqueaba en Canarias, mediante inversiones inmobiliarias, dinero obtenido de forma ilícita en Italia. En esta operación, denominada Ingenere y coordinada por las autoridades judiciales italianas especializadas en la lucha contra la mafia, fueron detenidas 38 personas, una de ellas en Fuerteventura y otra en Gran Canaria, todas pertenecientes a la «Banda dellaMagliana».

Intervención de la Guardia Civil en la operación contra la mafia en Fuerteventura y Gran Canaria.

Esta investigación permitió bloquear y embargar 37 propiedades y 19 sociedades por un valor aproximado de 14 millones de euros, e intervenir numerosos vehículos y cuentas bancarias, como las que la organización tenía en Fuerteventura. Las detenciones realizadas en esta isla y en Gran Canaria fueron las únicas practicadas en España.

De clanes familiares a mafia global

Se les atribuye crímenes por todo el país, tienen sedes en numerosos países y son extremadamente violentos. Los principales clanes de la mafia italiana tienen un origen familiar, aunque con el paso del tiempo se han convertido en verdaderas corporaciones globales.

Mafia siciliana: Cosa Nostra

Bajo el significado de «nuestra cosa», es considerada la mafia original basada en clanes familiares. Es famosa por la omertá, un código innegociable de silencio para demostrar total lealtad al grupo. Quien decide no cumplirlo, suele acabar ejecutado.

Mafia napolitana: Camorra

Más de 4.000 personas pertenecen a los clanes de la Camorra en Nápoles y Caserta, en el suroeste de Italia. El tráfico de drogas es su principal negocio, y los métodos que utilizan son brutales y extremos.

Mafia calabresa: 'Ndragheta

Originalmente fue una rama de la Cosa Nostra, aunque con el paso de los años se convirtió en un potente clan de Calabria. Se estima que la mafia calabresa está c ompuesta por cerca de 6.000 miembros, y tienen su sede en una de las regiones más pobres del país. Con vínculos con México y Colombia, el tráfico de cocaína es su principal actividad.

Mafia pullesa: la Sacra Corona Unida

Según el FBI, unos 2.000 miembros forman parte de este clan con sede en la región de Apulia, siendo el grupo mafioso más pequeño de los clanes de Italia. El contrabando, las drogas y las armas, así como el tráfico de personas, forman parte de sus actividades ilegales.