Borrar
Juan Jesús Ortega Machín en su despacho en el Victoria. Cober

«Ser victorista es algo que se mete en la sangre»

El Real Club Victoria oficia un cambio ejecutivo con el estreno de Juan Jesús Ortega Machín como presidente

David Ojeda

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 28 de junio 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La historia del Real Club Victoria empieza a escribir un nuevo capítulo desde hoy, fecha en la que se inscribirá en su libro de memorias la toma de posesión de Juan Jesús Ortega Machín como presidente, sellando un relevo tranquilo tras ocho años de presidencia de Francisco Medina. «Ser victorista es algo que se mete en la sangre», expresa el nuevo mandatario, quien llegó al club como nadador en 1965.

Ha sobrevivido el Victoria a 113 años de historia. Y su nuevo presidente no solo se atreve a proyectar en presente, lo hace en futuro. Lo hace también su antecesor, convencido que el cambio de mando ofrecerá viabilidad a una entidad «estable económicamente y con una masa social de casi 7.000 socios».

Y es que en la conversación paralela entre los presidentes entrante y saliente hay ciertos calcos que motivan la percepción de una línea continuista. «El Victoria es lo que es gracias a sus socios. A lo que representa su nacimiento, su crecimiento y su consolidación alrededor de un barrio tan significativo de Las Palmas de Gran Canaria como es el de La Isleta. Incluso las familias que ya hace muchos años que se marcharon del barrio siguen viviendo este club como parte de su identidad», indica quien hoy será investido como presidente.

Y es cierto que el Victoria ocupa un lugar esencial en parte de la cartografía histórica, social y cultural de Las Palmas de Gran Canaria. Su adscripción al origen de la Unión Deportiva, el estímulo que durante la dictadura supuso en sus salones la presencia de Latitud 28 con Tony Gallardo al frente articulando subterfugios para combatir la represión. E, incluso, el nacimiento de Los Chancletas, vigente ganadora del concurso de murgas de la capital y la agrupación más galardonada de la ciudad.

Machín insiste en su discurso que toma las riendas de un club que marcha en la buena dirección. Pero que a pesar de ello todavía busca retomar algo de la rutina que se quedó en el camino debido a los avatares de los últimos años. «Queremos retomar todas esas acciones sociales y culturales que han caracterizado nuestra historia, que en los últimos años se han visto afectadas por la pandemia y la necesidad de ir recuperando el pulso en los últimos años. Lo vamos a lograr porque cuento con un equipo joven y preparado. Y esa es la visión principal de esta etapa que se abre, la de rejuvenecer el club. Motivar a los niños para que se metan el club en la sangre. Pero sin olvidarnos de la gente que todo estos años ha sostenido a la entidad», subrayó.

Machín llegó al club siendo un niño. Su crecimiento como persona está vinculado a la identidad de este colectivo social arraigado en el Paseo de Las Canteras. Y aspira a que esos valores sobre los que afirma haber construido su personalidad tenga continuidad con el legado de aquellos que estuvieron, los que ahora están y, por supuesto, los que vendrán.

Superar obstáculos

Juan Jesús Ortega Machín se detiene a la hora de hablar de futuro para agradecer el trabajo de sus predecesores, que indica que «siempre han trabajado con los pies en la tierra para conseguir que económicamente la entidad sea viable. Y esa es la línea de trabajo que queremos mantener».

Subraya Francisco Medina, su antecesor inmediato, que esa también fue la única fórmula para superar los difíciles años que marcaron el final de su mandato. «Nos tocó pasar por el coronavirus, que fue un momento muy complicado en el que incluso debimos condonar durante muchos meses el pago de las cuotas a los socios. Y eso nos obligó a realizar un ERE muy doloroso del que a día de hoy podemos decir, afortunadamente, que nos hemos podido recuperar reincorporando a sus puestos de trabajo a todos los empleados», dice.

Para el nuevo presidente se abre una etapa ilusionante, que se añade a otras vividas anteriormente. «Mi lema en la campaña fue comparte mi ilusión. Siempre mantendré una sonrisa como presidente porque eso es lo que veo cada día dentro del club, en estos socios que son los que hacen posible que esto siga existiendo de la forma que lo hace. Vamos a luchar siempre por lo mejor para el club. Y estoy hablando con el corazón», afirma.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios