Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 29 de febrero
Parte del equipo organizado para la autogestión de los parterres. Cober

Las Palmas de Gran Canaria

La Vega de San José mima y da esplendor a sus parterres

Vecinos del barrio se integran en un proyecto con la Fundación Adsis en el que se autogestiona el cuidado de los jardines comunitarios

David Ojeda

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 4 de febrero 2024, 01:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El denominado Cono Sur de Las Palmas de Gran Canaria fue siempre ejemplo de movilización ciudadana y de un fuerte sentimiento identitario. Allí crecieron barrios completos en procesos cooperativos y la lucha vecinal logró enfocar a los gobernantes de la ciudad en los problemas de a pie de calle que siempre habían desatendido. En la Vega de San José, ahora, se desarrolla un pequeño proyecto de grandes ambiciones y cuya huella verde limpia y da esplendor al histórico distrito.

Esta revolución de los parterres comenzó en noviembre de 2022. El kilómetro cero de la movilización es el Centro Atajo, donde la Fundación Adsis realiza su labor en un «espacio educativo integral, especialmente orientado a personas de la denominada franja de la exclusión social o en riesgo de padecerla».

Desde Atajo salieron a sus jardines con el sacho y otros útiles. Y desde allí idearon un proyecto que se podía propagar por el barrio. Y entonces llegó la primera sorpresa. «Nos dimos cuenta que cuando nuestros parterres estaban limpios la gente tiraba menos basura en ellos. Intentamos abrirlo a la participación de los vecinos pensando que sería una tarea de fomentar ese cuidado y descubrimos que en varias zonas del barrio ya había gente que cuidaba sus espacios comunitarios. Así que básicamente buscamos a esas personas que realizaban ese cuidado y nos organizamos», explica Jonathan Alonso, responsable de la parte de acción de valores y participación comunitaria de la Fundación Adsis.

Acción en un parterre de la Vega de San José.
Acción en un parterre de la Vega de San José. C7

El colectivo fue creciendo y el boca a boca atrajo a otros vecinos. El grupo de WhatsApp ya suma unos 25 de participantes. Y en las 'churrireuniones' comparten churros para merendar y una mirada crítica y constructiva de cómo se debe seguir desarrollando el proyecto.

Uno de los más activos es Enrique Zamorano. Lleva cuarenta años residiendo en el barrio y, a pesar de necesitar el apoyo de una muleta, no duda en recorrer toda la calle Córdoba con los carteles que anuncian una acción colegiada que han logrado arrancarle al área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Esto no lo había visto prácticamente nunca en el barrio. Pero está siendo muy importante lo que se ha conseguido. Incluso he logrado ampliar el número de personas que me conocen después de tantos años porque nos han visto recoger los parterres y nos dan las gracias», expresa feliz.

'Cuidemos el Barrio Vega de San José' es un proyecto en el que se piensa y se actúa en común. La raíz brota en Atajo pero allí todos suman.Lo vuelve a explicar Alonso, filtro de las ideas que se mancomunan en esas asambleas con merienda incluida. «Nos vemos e incluso nos contamos nuestras penas y frustraciones, pero también hablamos de nuestros avances. Comentamos si debemos pedir una donación de compost al Ayuntamiento y nos la repartimos. Tenemos un vecino que sabe mucho de diseño de jardines y él se encarga de esa parte. Otro ayuda haciendo los vídeos de difusión. Y así nos organizamos, aportando cada uno lo que mejor sabe», cuenta.

La estampa de este grupo de vecinos en los parterres ya es conocida en la Vega. Ellos han superado un limbo competencial, en el que el Ayuntamiento no entraba al ser zonas de propiedad del Gobierno de Canarias, mientras la basura anidaba en el lugar donde debían crecer las flores que hoy dan luz a mariposas.

Acción de comunicación de la retirada de restos vegetales.
Acción de comunicación de la retirada de restos vegetales. Cober

Este hecho ha encontrado una solución lateral tras la demanda de los vecinos a Gemma Martínez, en cuya concejalía queda encuadrada Parques y Jardines. Según explican desde ese área, «viendo la necesidad acuciante, se introdujo la acción en la tercera fase de acciones conjuntas de limpieza y cuidado de zonas verdes que arrancó el 30 de enero, con un plazo estimado de mes y medio».

Esa presencia en la zona se ha notado. Y es visible la acción de los operarios de la concejalía en el barrio. «Por ahora estamos principalmente con poda, deshierbe y retirada de residuos. Desde Parques hay trabajando diariamente ahora mismo más de 25 operarios en tres equipos distintos. Estamos recogiendo 8 toneladas diarias sólo de restos vegetales», indican.

Llegar a los colegios del barrio

Mientras tanto, los vecinos siguen trabajando y viendo de qué forma pueden seguir mejorando el barrio en el que la mayoría ha pasado prácticamente toda su vida. Incluso han sacado un esqueje educativo y han logrado introducir el proyecto en los centros escolares de la zona como el Islas Baleares. «Nuestra idea en esas actuaciones es que los jóvenes vean que el barrio es suyo y no solo un lugar de paso a casa. Y que esa idea llegue a casa a través de ellos y puedan trasladar eso a sus padres», subraya convencido de caminar por la buena senda Jonathan Alonso.

Elena Bolaños se encuentra en la puerta de Atajo cuando señala hacia el bloque en el que vive para indicar que lleva 49 años residiendo allí. «Es muy importante lo que está sucediendo. Este plan de choque nos está ayudando mucho, porque antes solo venían una vez al año. Y, además, esto nos está sirviendo para que los vecinos vean que haciendo cosas juntos y nosotros mismos se puede hacer mucho», indica.

Jonathan Alonso dialoga con Enrique Zamorano.
Jonathan Alonso dialoga con Enrique Zamorano. Cober

Gran parte de los colaboradores de este proyecto se concentran en un corrillo en la puerta de Atajo. Se vuelcan ante la llamada a explicar su proyecto como lo hacen en las asambleas en las que una vez al mes programan las actuaciones a realizar para mimar su barrio.

Están contentos y sienten que su trabajo es como un imán para fomentar la cultura de cuidar el barrio. «Nos ha pasado que en ocasiones estamos trabajando en un parterre y la gente nos anima desde las ventanas. Pero no en pocas ocasiones han llegado a bajar a ponerse a trabajar con nosotros. O a traernos comida y bebida», relatan dando un significado amplio y hermoso a las palabras barrio y comunidad.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios