Imagen del solar que es propiedad de Pedruzcos Oil y en el que se quiere levantar la gasolinera. / C7

Urbanismo mantiene el 'baile de gasolineras' en San Lázaro

El Pleno rechaza el recurso de Pedruzcos Oil, cuya estación de servicio es expulsada de la zona para favorecer la llegada de Disa en el solar contiguo

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria celebró este viernes una sesión extraordinaria y urgente para rechazar un recurso presentado por la empresa Pedruzcos Oil contra la modificación del Plan General de Ordenación que le impide montar una gasolinera en la recta que conduce a la entrada del cementerio de San Lázaro y que permite, en cambio, la construcción de otra estación de servicio, explotada por Disa, en la parcela contigua. La urgencia en la toma de esta decisión se debía a que el Consistorio tenía que responder a la petición de Pedruzcos Oil en el plazo de un mes y como ésta fue registrada el 24 de enero, ya no daba tiempo a incluirla en el pleno ordinario de febrero.

La decisión adoptada este viernes, solo con los votos a favor del grupo de gobierno, fue desestimar el recurso de reposición de Pedruzcos Oil y continuar con el proceso urbanístico.

El Ayuntamiento considera que el cambio de planeamiento está justificado en la necesidad de dar cumplimiento a la adenda de un convenio con Disa por el que se expropiará la gasolinera que tiene detrás del cementerio de Vegueta.

A cambio de este solar, la ciudad le entregaba a la petrolera dos fincas: una en Obispo Romo -donde está funcionando la estación de servicio- y otra en la Vega de San José.

Éste era el acuerdo. Sin embargo, el segundo trueque nunca se materializó. El rechazo vecinal a la instalación de una gasolinera en la calle Alicante y la implantación de la MetroGuagua en esta vía, hicieron que el grupo de gobierno planteara un cambio del acuerdo inicial. Es la famosa adenda que se utiliza como argumento para justificar el cambio de planeamiento que lleva a Disa cerca del cementerio de San Lázaro y expulsa la gasolinera de Pedruzcos Oil.

El Ayuntamiento pretende construir un aparcamiento. / C7

No obstante, esta adenda no fue tramitada nunca, era tan solo un borrador sin fecha concreta, algo que, según los representantes de Pedruzcos Oil, invalida la tramitación de la modificación del planeamiento. Así, entienden que el procedimiento seguido no se ajusta a derecho ya que «no consta que haya sido completada la tramitación procesal por la que, supuestamente, la adenda alteraba el contenido de lo acordado en el convenio».

El recurso de Pedruzcos Oil apunta la existencia de dos «inexactitudes» que conducen a la conclusión de que el acuerdo plenario de alteración del planeamiento incurre en «el vicio de nulidad de pleno derecho». Las dos debilidades apuntadas por Pedruzcos Oil son que la decisión del Ayuntamiento no da cumplimiento al convenio, sino a una adenda que no tiene carácter oficial; y, en segundo lugar, que la aprobación de la adenda se tenía que haber realizado antes del cambio del Plan General y no al mismo tiempo, como acordó el Pleno en su sesión celebrada el pasado 26 de noviembre de 2021.

Esta opinión es también defendida por la Secretaría General del Pleno, en contra del criterio que se defiende en el área municipal de Urbanismo y que es el que finalmente se ha impuesto.

Dudas sobre el procedimiento

La decisión de tramitar la adenda y la modificación del Plan «es una simple maniobra de distracción que aspira apartar la atención del hecho incontestable de que la decisión de iniciar el procedimiento de modificación (...) fue un acto que se adoptó prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legal establecido, y que la formación de la voluntad del Pleno se hizo sobre la falsa premisa de que modificar el planeamiento municipal era necesario para cumplir con un compromiso adquirido con Disa», recoge el recurso.

Con estos mimbres, el Pleno rechazó este viernes la petición de suspensión del procedimiento de Pedruzcos Oil. El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, expuso que la causa de nulidad invocada por esta empresa no se ajustan a la normativa.

Sin embargo, el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, reclamó que se admitiera el recurso porque además, al incluir la parcela de Pedruzcos Oil en el Sistema General, la ciudad se obliga a expropiarla. «Si el solar de Disa tiene 2.770 metros cuadrados y ha sido valorado en 1,7 millones de euros, la parcela de al lado, que tiene 6.600 metros cuadrados costará entre 7 y 9 millones», advirtió.

El edil insistió en que se va a causar un daño al interés general. «Se puede negociar con Disa otro emplazamiento o se puede dar permiso a las dos gasolineras para que compitan, pero no expropiemos porque nos va a costar un pastón», advirtió, «aprovechen el momento que se ha abierto entre la aprobación inicial y la definitiva» para ordenar la situación y dotar la iniciativa de seguridad jurídica.

Lidia Cáceres, de Ciudadanos, también advierte de que la operación «va a costar dinero público». Y lamentó que «no podamos pedir responsabilidad patrimonial a los políticos».

«Lo que no se entiende es por qué el único lugar que hay para compensar a Disa en toda la ciudad es este espacio», se preguntaba el edil de CC Francis Candil, «el Ayuntamiento acabará metido en los juzgados y tendrá que indemnizar o dar marcha atrás».

Por su parte, la concejala no adscrita Beatriz Correas criticó que Doreste «apuesta por las grandes empresas».

Las claves del caso

  • El objetivo. La modificación del Plan General en el entorno del cementerio de San Lázaro tiene como objetivo la ampliación de la oferta de servicios del camposanto con nuevos equipamientos, como cafetería, tanatorio y crematorio. También se pretende habilitar dos aparcamientos: uno, en la trasera del camposanto, con hasta 815 estacionamientos; y el segundo, con un límite máximo de 520 plazas, que estará situado junto a la rotonda de acceso al recinto.

  • El problema. La operación urbanística incluye un cambio de gasolineras que ha sido recurrido por Pedruzcos Oil. Esta compañía es propietaria de un solar en la recta que conduce al cementerio. En ella pretendía construir una estación de servicio, pero el Ayuntamiento le negó la licencia. El Consistorio ofreció, sin embargo, a Disa la posibilidad de levantar su gasolinera en otra parcela que es pública y que está en la rotonda, próxima a la de Pedruzcos Oil.

  • El origen. La operación incardina sus raíces en un convenio con Disa firmado en 2015. La ciudad quería una salida para el tráfico de Málaga y Eufemiano Jurado por detrás del cementerio de Vegueta, donde tiene su gasolinera. A cambio de quitarle parte del suelo (1.225 de los 2.479 metros cuadrados) se le entregaba un solar en la calle Obispo Romo (499 metros cuadrados) y otro en Alicante (712 metros). Y Disa pagaba a la ciudad un total de 877.000 euros.

  • El cambio. La parcela de Altavista se entrega, no así la de la Vega de San José. La resistencia vecinal y la necesidad de esponjar el tráfico en la zona a consecuencia de la implantación de la MetroGuagua abortan la instalación de la segunda gasolinera. Estamos en 2018 y es entonces cuando surge la idea de dar a Disa el suelo de San Lázaro para cumplir con el convenio a cambio de 53.000 euros. Esta es la famosa adenda de cuya legalidad han surgido tantas dudas.

  • La adenda. La parcela ofrecida a Disa en San Lázaro-Siete Palmas tiene 2.770 metros cuadrados, era para uso deportivo y fue valorada en 1,73 millones de euros, si bien no consta en el expediente ninguna tasación municipal. El solar que estaba enfrente era el de Pedruzcos Oil, que sería expropiado para construir un aparcamiento. Esta empresa y la Secretaría General del Pleno consideran que la adenda no tiene validez porque no ha sido tramitada ni aprobada.