Imagen de archvo de las colas a las puertas de las oficinas municipales. / C7

Y usted, ¿de qué se quejaría al Ayuntamiento?

Durante los meses de diciembre de 2020 y de enero del presente año, los ciudadanos presentaron un total de 85 reclamaciones al Consistorio capitalino

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Es probable que al salir hoy de casa haya visto algo que no le ha gustado: una tubería rota que anega de agua la calle; una farola que no funciona; que se queda pegado al suelo por esa viscosidad que se ha extendido bajo los árboles; o un bache que lleva ahí tiempo y en el que siempre, de manera indefectible, mete la rueda de su coche. Pues sepa que tiene usted la oportunidad de presentar una queja, en forma de sugerencia o reclamación, al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. En los dos últimos meses recopilados -diciembre de 2020 y enero de 2021-, el Consistorio capitalino recibió un total de 85 alegaciones de ciudadanos.

La mayoría de las peticiones que conforman el resumen estadístico de las sugerencias y reclamaciones se basa en problemas con el catastro o con la domiciliación y pago de impuestos (8%), los retrasos en la entrega de certificados o dificultades con el padrón municipal (12%), la imposibilidad de concertar una cita previa con los diferentes servicios municipales (8%), falta de alumbrado público (6%) o mala atención dispensada a los ciudadanos por parte de los funcionarios públicos (6%).

Las quejas se suceden en un listado que puede resumirse en hasta veintisiete motivos diferentes, pero que si se mira al detalle se puede llegar a problemas muy concretos. Así, el pasado 15 de diciembre, un ciudadano se quejaba de que el parquímetro no le devolvía el dinero que abonó para poder aparcar; y ocho días después, una vecina lamentaba que no le dieran cita con los servicios sociales municipales.

Los servicios públicos y los trámites municipales copan el 47% de todas las reclamaciones ciudadanas

Hay también vecinos que presentan varias reclamaciones. Es el caso de un ciudadano que el 14 de diciembre presentó tres sugerencias diferentes: la reposición de un disco de circulación prohibida; la poda de árboles en la plaza de su barrio; o la recolocación de los contenedores de basura. Otro palmense, ya en enero, se quejaba de la suciedad de los contenedores de basura y de la presencia de ratas en su entorno.

No todas las quejas proceden de individuos. También hay colectivos que se dirigen al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para expresar su malestar o desacuerdo con determinados proyectos o con el funcionamiento de los servicios públicos municipales. Por poner unos pocos ejemplos, baste citar a una asociación cívica que denunció la acumulación de piedras como adorno en los jardines que se están habilitando en la calle Venegas como consecuencia de la proyección de la MetroGuagua; o el de una comunidad de propietarios en Casablanca II que se quejó de los ruidos que general camión de la basura de madrugada; o también el de un club deportivo que denunció que el marcador electrónico del polideportivo García San Román no funcionaba de manera correcta.

Una persona cruza un paso de peatones afectado por baches, en una imagen de 2018. / Arcadio Suárez

Eso sí, no todo son quejas. En el listado estadístico de sugerencias que realiza el servicio de Atención Ciudadana también hay felicitaciones. Constan dos, y además, en el mismo día, el 27 de enero: la de un vecino por el trato recibido por el personal del distrito Centro; y la de una ciudadana que quiso dejar constancia de sus felicitaciones a una empleada municipal del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme.

Por áreas de gobierno, las que más reacciones provocan son las de Servicios Públicos y Administración Pública. Entre ambas, concentran el 47% de todas las reclamaciones. Le siguen, de más a menos, la de Seguridad (14%), la de Economía y Hacienda (12%), la de Movilidad (11%), la de Urbanismo (6%) y la de Coordinación Territorial (2%). El resto se distribuye entre peticiones no admitidas o no asignadas a un área determinada.

Por cierto, la única rama que no generó quejas vecinales fue la de Turismo, Empleo e Igualdad.

La respuesta

Lógicamente, la presentación de estas sugerencias requiere de una contestación por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. En el último informe de la sección de Asistencia Ciudadana, de 26 de febrero, se concluye que de las 85 reclamaciones interpuestas por parte de los ciudadanos, un total de 43 estaban todavía en tramitación (51%); se daba por concluido el trámite en otras 33 (39%); fueron inadmitidas otras ocho (9%) y se calificó como no subsanado un asunto.

Las contestaciones son también de todo tipo y oscilan entre «que se han tomado las medidas oportunas para que no se vuelva a repetir», en relación a la queja sobre un empleado público; «se disculpan por la tardanza» en la entrega de un certificado de empadronamento; o se informa de que se cambiaron las bombillas fundidas en Lomo Blanco.

Pero no siempre se produce la misma celeridad en la respuesta municipal. Del periodo comprendido entre 2017 y 2020 todavía quedan pendientes 298 reclamaciones. A ello se suma el archivo de otras 79 generadas en el tramo comprendido entre los años 2018 y 2020; no se admiten otras ocho que entraron entre este año y el anterior; y, por último, una más de este año se considera desistida pues no se aporta el contenido de la reclamación.

Asimismo, las quejas vecinales han provocado la intervención del Diputado del Común en once ocasiones; y del Defensor del Pueblo, en dos casos más relativos a los servicios sociales municipales.