Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 24 de junio
La concejala Gemma Martínez Soliño sostiene una monarca ante la mirada de los alumnos del CEIP Don Benito. Cober
Monarcas en la ciudad de las mariposas

Las Palmas de Gran Canaria

Monarcas en la ciudad de las mariposas

Una decena de mariposarios se propaga por los parques públicos de Las Palmas de Gran Canaria, una invasión cívica de la que fueron testigos los alumnos del CEIP Don Benito

David Ojeda

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 13 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es Las Palmas de Gran Canaria una ciudad de acogida. Desde más tiempo del que se permite la memoria colectiva recordar, la vieja capital atlántica ha recibido migrantes de toda procedencia y ahora ha decidido convertirse en capital mundial de la mariposa monarca, especie en peligro de extinción y experta en cruzar océanos en su modo nómada de vida.

Una decena de mariposarios se propagan por los parques públicos de la ciudad, en una propuesta conjunta del área de Parques y Jardines con la Asociación Monaria. La ficha técnica del proyecto remite a las 150 asclepias plantadas en zonas ajardinadas para propiciar la preservación de estas mariposas que llegaron en el siglo XIX a Canarias, con el punto de partida en América.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria habla de reto. Y todo reto requiere de aliados. Esto sucedió este lunes en el parque de Don Benito, en el barrio de Schamann, donde parte del alumnado de infantil y de primaria del centro que porta el mismo nombre que el parque conoció mediante una representación teatral la motivación del proyecto y se llevó para las aulas sus propios ejemplares de asclepias para ampliar con ellos sus materiales didácticos.

El entusiasmo infantil bañó el parque desde primera hora, cuando los niños cruzaron la acera de la calle de Mariucha para desembarcar junto al mariposario de estreno. Identificados en edad por el color de los bordes de sus babis escolares, mostraron el entusiasmo propio de su edad en una actividad al aire libre en el que recibieron su primer 'mitín' político al ser reclamados por la concejala Gemma Martínez Soliño como compañeros de reto.

Sonia Suárez, tutora de un grupo de infantil de cinco años, encabezaba una de las expediciones menudas. Ubicados todos como en un anfiteatro mientras los payasos demandaban su atención, sus alumnos iban despertando su relación con la naturaleza. «Este proyecto nos ayuda a completar una situación de aprendizaje basada en los animales y conocer la evolución de la mariposa monarca, que es un proceso muy interesante. Es un centro de interés muy atractivo para los niños porque aborda diferentes aspectos», indica.

La docente descubre que en las aulas de este tiempo se comparte una mayor conciencia por el medio natural y el entorno que nos rodea. Por eso aplaude este trabajo conjunto. «Tenemos grandes recursos que hacen que ellos se motiven, dentro de un plan digital que les genera mucha curiosidad. Y trasladar eso luego a un entorno más cercano hace que ellos sean todavía más curiosos y trabajen muchos valores sobre el cuidado del mediombiente», manifestó.

Imagen principal - Monarcas en la ciudad de las mariposas
Imagen secundaria 1 - Monarcas en la ciudad de las mariposas
Imagen secundaria 2 - Monarcas en la ciudad de las mariposas

Los niños se acercaron con curiosidad a las asclepias y contestaron todas las preguntas. Respondieron a esa curiosidad que manifestaba su profesora y atendieron así al ruego de la concejala. «Para conseguir que la ciudad sea realmente un refugio para las mariposas monarca, y para la vida en general, debemos implicarnos todos. Desde el Ayuntamiento hemos hecho nuestra parte plantando 150 asclepias y generando 10 mariposarios por todos los distritos. Además, este lunes le contamos a la infancia que tiene un papel importante: cuidar de las plantas y de las mariposas. Nuestros niños son los mejores embajadores de la necesidad de cuidado y respeto por nuestro entorno», comentó.

El parque Doramas, el parque Romano, el parque Don Benito en Schamann, el de La Mayordomía en Tamaraceite, el parque de Las Edades en Jinámar, el de Pino Apolinario en Guanarteme, el Juan Alemán de La Paterna, el Finca Dominguito de San Juan, el de Las Magnolias en Tafira y el parque frente al CEIP Los Giles son los espacios de dominio público en los que ahora mismo se puede convivir con las monarcas y con estas flores imprescindibles para su nacimiento.

Este marco tan vinculado a la infancia no es excluyente. Tanto desde la Concejalía de Desarrollo Estratégico, Sostenibilidad y Energía como desde Monaria abordan la necesidad de un crecimiento colectivo. Eso es lo que refiere Martínez Soliño. «Con este pequeño proyecto les enseñamos el ciclo de la vida y la importancia de lo pequeño. Pero también queremos hacer un llamamiento a la ciudadanía para que plante en sus jardines, en sus balcones, esta planta de vivos colores de la que se alimentan las orugas. Cumpliendo cada cual con su parte, podemos aumentar el censo y disfrutar de la naturaleza y de la vida», expuso.

Conseguir semillas

Como refiere la memoria del proyecto, «las asclepias o algodoncillos son subarbustos que pueden alcanzar hasta un metro de altura. Sus pequeñas flores amarillas o naranjas se agrupan en pequeños racimos de entre 10 y 20 florecillas. Son plantas de exterior, que prosperan al sol o en semisombra, y que requieren del riego cada 2 días cuando hay mucho calor, o cada 4-5 días el resto del año».

Contactando con la Asociación Monaria se podrán conseguir semillas de las asclepias y consejos para que el proceso cristalice en el vuelo de una mariposa monarca.

Esta especie de mariposa es tratada con reverencia en América, donde nació su masivo fenómeno migratoria. En Michoacan, México, existe un santuario dedicado a ellas que es considerado por la Unesco una de las cuatro bellezas naturales patrimonio de la humanidad en el país.

Las Palmas de Gran Canaria aspira a convertirse en una ciudad en la que estas mariposas proliferen, dando color y vida a sus parques, y creando una conciencia de amor por el mundo natural que la convierta en una ciudad más amable.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios