Borrar
Batman borró la línea amarilla que prohíbe aparcar en la calle Roque Guinart, en la Nueva Isleta. C7

El Batman de la Nueva Isleta recupera el aparcamiento para los vecinos

Un ciudadano ataviado como el personaje de DC borra la línea amarilla que el Ayuntamiento pintó hace dos semanas en la calle Roque Guinart

Javier Darriba

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 31 de mayo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un ciudadano anónimo, disfrazado de Batman, ha eliminado la línea amarilla que prohíbe aparcar en la calle Roque Guinart, en la Nueva Isleta. La señal fue pintada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria hace dos semanas.

El justiciero isletero fue grabado en vídeo por otra persona -se desconoce si iba ataviada como Robin- en el momento en que pintaba de negro la línea amarilla. También repartió pasquines con el símbolo del héroe del cómic con el siguiente mensaje: «Queridos vecinos: os devuelvo el aparcamiento Vuestro justiciero Batman».

Uno de esos panfletos llegó a la puerta de Pepe y Mari, que llevan sesenta años viviendo en la zona. «Llevamos toda la vida aquí y nunca ha habido problemas de aparcamiento, de hecho si había algún inconveniente, le decías al vecino que moviera el coche y ya está», explican, «pero hace quince días vinieron y pintaron la raya».

Imagen de la calle con la firma de Batman. C7

Hubo vecinos que empezaron a recoger firmas en contra de la medida. Y en algunos bloques de viviendas se llegó a colocar un cartel en el que se responsabilizaba a Nueva Canarias -competente en Movilidad y en Tráfico- de la medida, justo en la semana anterior al 28M. «Esta es una información relevante ante las próximas elecciones».

Pero nadie se esperaba una acción como la del 'justiciero de la Nueva Isleta'.

Desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se explica que la decisión de prohibir el aparcamiento fue una respuesta a una petición de otros vecinos. De hecho, la Unidad de Mediación y Convivencia de la Policía Local estaba iniciando una intervención en la zona para ver si conseguía alcanzar un acuerdo entre los residentes que quieren aparcar y los que se quejaban.

«Quizás la colocación de la línea amarilla fue un poco agresiva», reconocieron fuentes municipales, quienes añadieron que se va a buscar «una alternativa que sea aceptada por todos y que garantice la seguridad en la calle».

Algunos residentes entienden que, salvo ocasiones puntuales, no ha habido problemas en la calle. «Hace poco un camión no pudo girar en la esquina, pero eso se puede arreglar poniendo unos pivotes que impidan aparcar en ese sitio concreto», explicaron otros vecinos.

También molestó en el barrio el modo en que se pintó la línea amarilla. «No avisaron, se presentaron una mañana y estuvieron esperando a que se fuera cada coche para pintarla», explicaron otras fuentes consultadas por este periódico.

La actuación fulgurante sorprendió a Pepe y Mari, una pareja que lleva «cinco años esperando por un vado para personas con movilidad reducida y no nos lo han dado».

Una multa cuantiosa

Un ciudadano apunta que la calle es tan estrecha que, en ocasiones, se producen arañazos en los coches. «La Policía Local vino al día siguiente de lo de Batman», indicó, «dijeron que quitar la raya podía suponer una multa de entre 3.000 y 6.000 euros».

El texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial considera como una infracción muy grave la «retirada, ocultación, alteración o deterioro de la señalización permanente u ocasional» y establece multas de entre 3.000 y 20.000 euros.

Los residentes han vuelto a aparcar en la calle y aseguran que, en general, existe un problema de aparcamiento en la zona, en especial los fines de semana porque mucha gente que va al Confital deja el coche en esta zona. La situación ha empeorado desde que se iniciaron las obras de mejora del acceso a esta playa y se ha prohibido el paso.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios