Borrar
Imagen del autillo durante su estancia en el centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, en Tafira. C7
Las Palmas de Gran Canaria

El autillo que voló a Madrid en Binter

Un ave operada de un ala rota en Gran Canaria es enviada a un centro de recuperación de rapaces nocturnas, en la capital de España, donde criará pollos huérfanos de su misma especie en pareja

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 26 de marzo 2024, 22:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No fue su migración más natural, pero sí su vuelo más descansado. Un autillo europeo (Otus scops) recorrió los 2.000 kilómetros que separan Gran Canaria de Madrid a bordo de un avión de la compañía Binter. El ave, la menor de las rapaces nocturnas españolas, fue trasladado desde el centro de recuperación de fauna silvestre de Tafira hasta las instalaciones madrileñas de Brinzal, una organización sin ánimo de lucro que se dedica a la recuperación de aves rapaces.

Un ala rota impidió al autillo realizar por sí mismo este desplazamiento. El animal ingresó en la clínica veterinaria del Cabildo de Gran Canaria el 3 de noviembre de 2023 «con una grave fractura distal de húmero izquierdo», según el responsable del centro de recuperación de fauna silvestre, Pascual Calabuig.

El autillo fue intervenido quirúrgicamente para intentar que recuperara el vuelo. Pero no fue posible. Aunque el hueso quedó soldado, se produjo un anquilosamiento del ala, con lo que la pequeña rapaz quedó incapacitada para el vuelo en libertad.

El animal, por tanto, era irrecuperable para su reintroducción en la naturaleza. Y como Canarias no es tierra de autillos, Calabuig decidió contactar con Brinzal, para que le dieran una segunda oportunidad: en Madrid podría ayudar a la cría de huérfanos de su especie en primavera. «Aquí el autillo estaría solo y sin posibilidad, siquiera, de participar en algo bueno para su especie y con una calidad de vida muy lejos de la que dispondrá en Brinzal», señala el responsable del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria.

Así fue trasladado el autillo

No es la primera vez que los dos centros faunísticos colaboran. Por eso, Calabuig no se lo pensó y llamó a la asociación. Con la autorización de la Comunidad de Madrid y la firma del consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Raúl García Brink, que en esos momentos estaba en Euskadi, ya solo faltaba organizar el traslado.

El autillo se encuentra listado en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, pero no en las categorías de vulnerable ni en peligro de extinción. Y en el catálogo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza su población entra dentro de la categoría de menor preocupación. Por tanto, la autorización para el traslado del animal, por motivos de conservación y bienestar, corresponde al Cabildo de Gran Canaria.

Como hay compañías aéreas que ya no envían animales vivos, el responsable del centro de recuperación de fauna silvestre pensó en Binter. La aerolínea canaria suele colaborar en el traslado de animales entre islas. Y la recién estrenada ruta a Madrid representaba una oportunidad de vida para el autillo.

«Resulta que la coordinadora de operaciones Tierra y Seguridad de Binter Airlines en Canarias, Pino Marín Curbelo, viajaba a Madrid el viernes (22 de marzo) y pude aprovechar para que llevara al autillo tras arreglar el jueves todos los papeles», explica el veterinario, «se lo llevó en una pequeña cajita, en mano, como si fuera una mascota».

El ave no padecía enfermedad alguna, ni infecciosa ni parasitaria, de ahí que su traslado no representaba ningún problema. A mediodía del viernes, el autillo aterrizaba en el aeropuerto de Madrid, donde la recogió una veterinaria de Brinzal, Isabel Gallarosa, quien la trasladó a su organización. «Allí precisan de aves de esta especie para ayudar en la cría de los más de doscientos huérfanos de autillo que ingresan cada primavera en ese centro de rescate», aclaró Pascual Calabuig.

El veterinario aseguró que «los animales irrecuperables se ponen a criar sin problema, aquí también lo hemos visto con las pinzones azules (Fringilla polatzeki) viejas, que adoptan a crías como si fueran suyos, o a parejas de charranes (Sterna hirundo) que no han criado».

Pino Marín entrega el autillo a Isabel Gallarosa. En las otras fotos, el ave en Madrid y en Gran Canaria C7
Imagen principal - Pino Marín entrega el autillo a Isabel Gallarosa. En las otras fotos, el ave en Madrid y en Gran Canaria
Imagen secundaria 1 - Pino Marín entrega el autillo a Isabel Gallarosa. En las otras fotos, el ave en Madrid y en Gran Canaria
Imagen secundaria 2 - Pino Marín entrega el autillo a Isabel Gallarosa. En las otras fotos, el ave en Madrid y en Gran Canaria

Isabel Gallarosa confirma que los autillos irrecuperables son emparejados para que actúen como nodrizas de volantones, la fase intermedia entre el pollo y el adulto, que son recogidos tras perder contacto con sus padres en sus primeros vuelos. «Crían y enseñan a los volantones», expone la veterinaria, «así tienen menos contacto con el ser humano y no se amansan». Con ello se consigue un mayor porcentaje de éxito a la hora de reintroducirlos en la naturaleza.

Antes de ser puestos en libertad, estas aves pasan un chequeo veterinario y una nave de musculación, y se les ofrece una cantidad extra de alimentos para fortalecerlas de cara a que puedan afrontar con garantías su migración de vuelta hacia el continente africano, en otoño.

La veterinaria de Brinzal explica que el autillo llegado de Gran Canaria se encuentra bien, pero todavía no ha sido sexado. Una vez que las pruebas genéticas determinen si es macho o hembra, será emparejado para que la pareja ejerza como nodriza de los volantones. También es posible que esas parejas tengan sus propias crías.

El autillo, visitante ocasional de Canarias

Los autillos son poco frecuentes en Canarias. Su presencia es normal en Europa y en sus migraciones llegan al África subsahariana, pero no son aves de paso en nuestras islas. «No son habituales por aquí», explica Calabuig, «normalmente llegan accidentados o extraviados a consecuencia de los vientos, hubo un año en que nos entraron seis en dos días y coincidió con un episodio de fuerte calima, en época de migración y en medio de una invasión de libélulas».

El autillo es el más pequeño de los búhos y mochuelos, con una talla máxima de 20 centímetros y un peso de poco más de cien gramos. Suele alimentarse fundamentalmente de insectos y es fácil identificarlos porque presentan una especie de orejas que rematan su cabeza.

Imagen de archivo de Pascual Calabuig con una lechuza. C7

La lechuza que tendió el puente entre Gran Canaria y Madrid

La relación entre el centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria y el centro Brinzal de recuperación de aves de Madrid se inició en el mar que rodea a Azores. Hace ya veinte años, un temporal arrastró, desde Francia, al norte del archipiélago macaronésico, a un ejemplar de lechuza que suele vivir en Suecia.

«Se posó en un barco de guerra español que transitaba por la zona», asegura el veterinario grancnario Pascual Calabuig, «los marineros la rescataron más muerta que viva». Pero no sabían cómo garantizar su superviviencia.

El comandante de aquella fragata había formado parte de la tripulación del 'Esperanza del Mar', el buque hospital español que tiene su base en el Puerto de La Luz y de Las Palmas y que ya había colaborado con Calabuig en la campaña de recuperación de la pardela cenicienta (Calonectris diomedea). «Me llamó a través de una conexión de radio en la que se oía el ulular del viento y al final le entendí que tenían una lechuza», explica el responsable del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, quien recuerda que finalmente el barco se dirigió a Canarias y trajo el animal, que pudo ser salvado. «Cuando ya estaba estable, contactamos con Brinzal y ya establecimos la relación», indica Calabuig, «y, desde entonces, cuando nos llega algún animal que no podemos soltar aquí, se lo mandamos».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios