Borrar
El presidente de la comunidad de vecinos señala el lugar en el que se encuentra la fosa del edificio. Cober
Las Palmas de Gran Canaria

«800 euros cada 12 días» para vaciar la fosa

El edificio Monte Luz de El Fondillo, en Las Palmas de Gran Canaria, asegura que ese es el inasumible coste que afrontan las 42 viviendas que se construyeron en 2002 por carecer de conexión a la red de alcantarillado | Piden ayuda al Ayuntamiento

Rebeca Díaz

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 3 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Entre 800 y 1.000 euros cada 12 días». Ese es el coste que en teoría debería afrontar la comunidad de propietarios del Residencial Monte Luz, en la calle Camilo José Cela del barrio de El Fondillo, en Las Palmas de Gran Canaria. El motivo es que las 42 viviendas que lo integran, construidas en el año 2002, carecen de conexión a la red de alcantarillado público y deben verter las aguas negras que generan en una fosa que requiere de un vaciado periódico mediante cubas.

Rafael Hidalgo, presidente de esta comunidad de vecinos de Tafira Baja desde 2018, asegura que se trata de un desembolso «inasumible» para sus residentes, que reclaman al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ayuda para contar con un servicio que consideran esencial.

El portavoz de los afectados explica que el edificio «se entregó con vicio oculto porque nadie sabía que no estaba conectado al alcantarillado». Algo de lo que asegura se percataron «cuando la comunidad tuvo que hacerse cargo el mantenimiento de dos bombas de propulsión» para llevar los restos del «pozo negro» que tiene el inmueble, «debajo de la vía pública», calle arriba hasta la conexión de saneamiento que existe en la intersección de Camilo José Cela con la Carretera de El Fondillo.

Hidalgo apunta que esas «dos bombas gigantes» se eliminaron por decisión de una presidenta anterior de la comunidad debido a que, cuando los residentes «comenzaron a tirar toallitas, se rompían con frecuencia» y su reparación implicaba «un gasto desorbitado, ya que cada vez que se rompían eran 500 euros cada bomba». Por eso se optó por vaciar esa fosa mediante un servicio de cuba cuyo coste recae igualmente en los propietarios.

Imagen del edifico afectado.
Imagen del edifico afectado. Cober

El problema, dice Hidalgo, es que en esa fosa no solo acaba lo que genera el edificio, sino que es el punto al que van a parar las aguas pluviales de la parte del barrio que discurre por la calle Maestro Francisco Vicente González.

«Las pluviales de toda esa parte vienen a caer a Camilo José cela», en la parte trasera del inmueble, que a su vez «tiene sus pluviales conectados a la fosa» del residencial. Con lo cual, denuncia, ese depósito «no solo recibe aguas privadas, sino de todo El Fondillo».

Señala que esta circunstancia «hace que la fosa, aunque esté vacía y recién limpia, se llene de forma instantánea y rebose por el barranco cuando llueve».

Y aquí es donde surge el problema del coste económico que se le presenta a los residente en Monte Luz al no estar conectados al alcantarillado público porque «el vaciado con cubas, sin ningún otro tipo de mantenimiento, está saliendo entre 800 y 1.000 euros cada 12 días».

Una exigencia que reconoce es imposible de asumir por los vecinos, por lo que en más de una ocasión, el contenido de la fosa acaba en el barranco.

Comenta que esta realidad que expone condiciona el mantenimiento de la comunidad que preside pues es imposible atender las mejoras que precisa un edificio que no se ha tocad en 20 años pues «todo el dinero se lo come la fosa».

Los vecinos piden una vía de conexión con la calle Timagada, al fondo.
Los vecinos piden una vía de conexión con la calle Timagada, al fondo. Cober

Por eso piden al Ayuntamiento una solución que entienden puede venir de la mano de la creación de una vía «de unos 150 metros» que «conecte Camilo José Cela con la calle Timagada». Pues consideran que así se podría acometer la conexión al saneamiento público al tiempo que se daría solución al problema de tráfico que hay que en la zona.

Pero el portavoz de la comunidad reconoce que la relación con el Consistorio a la hora de reclamar soluciones y documentación no ha resultado fructífera.

Así, señala que en la época de Augusto Hidalgo como alcalde, mantuvieron una reunión con Inmaculada Medina como responsable del área de Aguas. «Vino aquí y se prestó muy amable para solucionar el problema, incluso nos comentó que había barrios que recibían servicio de Emalsa para evacuación de aguas fecales».

Sin embargo, dice que cuando acudió al barrio «el jefe técnico de Emalsa», éste se «mostró súper negativo y súper cerrado en todo» y que después de eso la concejala «no entabló ningún tipo de comunicación con nosotros».

Respecto a la información sobre la construcción del inmueble que se han demandado al Ayuntamiento, afirma que «el primer expediente que solicitamos nos costó un año». Por eso exigen que «se nos atienda vía telemática» porque han cursado peticiones «incluso a través del correo de Alcaldía y no nos responden».

Un problema de todo el barrio

Desde la Asociación Vecinal y Cultural del Fondillo (Avecfo), su presidente, Daniel Rivero, garantiza que este no es un problema que se circunscriba a esta comunidad de propietarios, sino que es generalizado en el barrio. «Afecta a muchas zonas y puede haber unas 80 viviendas sin conexión a la red de alcantarillado», corrobora.

Además, reconoce que la falta de respuesta municipal a las demandas de este servicio por parte de residentes en este núcleo de Tafira Baja tampoco es inusual. Y pone como ejemplo de la que denuncia el caso de un vecino de la calle Cercadillos que aguarda contestación a su petición de solicitud de conexión al saneamiento desde 2013 «y todavía no ha tenido respuesta».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios