Borrar
La casa del siglo XVII, en la calle Francisco Dávila Ramírez, 1, antigua escuela de Doña Felicita, será la Casa taller de Calado de Ingenio. Juan Carlos Alonso
El calado de Ingenio, a buen recaudo en la futura casa taller
Gran Canaria

El calado de Ingenio, a buen recaudo en la futura casa taller

El Gobierno local ya está redactando los pliegos para licitar el proyecto en la antigua escuela de Doña Felicita y que se prevé se inaugure a final del año

Lunes, 11 de marzo 2024, 23:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El calado tradicional como seña de identidad de la Villa de Ingenio está muy lejos de desaparecer. La conservación y proyección de este arte artesanal introducido el pasado siglo en Canarias ha sido una de las prioridades de todas las administraciones de este municipio del sureste. Pero no ha sido hasta ahora, que se dispone de un proyecto que permitirá concentrar y proteger este legado, adaptarlo a los nuevos mercados, reciclar a las caladoras y, sin duda, hacer que este bordado perdure formando al relevo generacional.

La futura Casa taller del Calado y la Cochinilla cuenta desde hace meses con proyecto, para el que se dispone 305.000 euros de remanente de la partida de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, y está pendiente de que finalice la redacción de los pliegos del concurso para su licitación. El corazón del calado de Ingenio estará en la calle Francisco Dávila Ramírez 1, donde se encuentra una vivienda del siglo XVII que acogió durante años la escuela de niñas de Doña Felicita.

El Ayuntamiento de Ingenio es titular del inmueble, que tiene que ser rehabilitado, de 120 metros cuadrados y con patio, que se distribuirá en 6 salas de espacios de trabajo y producción, formación, divulgación y museístico con proyectos realizados en las últimas décadas y a las principales piezas del calado tradicional y la nueva sede de la Asociación de Caladoras de la Villa de Ingenio (ACVI), explica Catalina Sánchez, edil deDesarrollo Etnográfico y Patrimonio Cultural y Artesanía.

La parte alta de la casa albergaran el Museo de la cochinilla, con dos salas y terraza que recogen su procesos de cultivo, recolección, comercialización y usos, agrega la concejal, quien hace hincapié en que el 80% del material de su contenido ya está gracias a un remanente de 18.000 euros del Ayuntamiento y Artesanía del Cabildo grancanario.

«Es una gran oportunidad tener dos elementos etnográficos ingenienses tan importantes» en el mismo espacio, porque no solo pondrá en alza ambas tradiciones al «incluir la casa en la ruta turística municipal sino por darle un nuevo impulso y consolidar definitivamente el sector, cimentado en los años 50 por la Sección Femenina encabezada por las caladoras Aurora Cruz y Mariquita Luisa», recuerda.

«Hay que darle un nuevo impulso y entrar en los nuevos mercados»

El calado ingeniense es un recurso del pasado que se ha adaptardo a la vida moderna como forma decorativa. «No solo hacerlo como adorno del traje, también puede entrar en los nuevas mercados con otro tipo de creaciones», resalta Francisco Sánchez, ceramista y técnico delAyuntamiento de Ingenio y gestor de la Casa Taller de Cerámica, fruto del convenio con la Fedac. Las 56 caladoras que, actualmente, están registradas en ACVI tienen una enorme experiencia en este bordado, que se ha ganado un hueco en «la alta costura por méritos propios», indica. «Hay que darle un impulso para que este sector recobre demanda y encuentre su lugar con todas las posibilidades que se tengan», concluye.

añsldjañdjaskdj

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios