Borrar
Imagen de un grupo de niños y niñas participantes en el taller organizado por la Feria del Queso. Cober
Gran Canaria

Asomarse al mundo rural desde el interés

La Feria Europea del Queso, que se celebra este fin de semana en el Mercado de Guía, invita a conocer un eslabón fundamental de la cadena alimenticia

Viernes, 8 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

De la tienda a la mesa, sin pensar de dónde viene lo que consumimos. Sin saber el trabajo que hay detrás. Este es el día a día del ser humano en este llamado primer mundo.

Pero para comer un delicioso queso artesanal, o beber un simple vaso de leche, alguien se levantó, pongamos a las cuatro de la madrugada. De lunes a lunes. Sin vacaciones. Sin días libres.

Es lo que tiene atender a los animales. Producir queso. Ir al mercado.

Y el sector primario, los ganaderos y ganaderas, los queseros y queseras, intentan que eso cambie. Que se aprecie su esfuerzo. Que se pague lo que vale.

Hay formas de mostrarlo. En los últimos tiempos mediante protestas, cortes de carretera y manifestaciones.

Pero también se puede hacer a través de ferias y talleres. Es el caso de la Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria, organizador de la séptima Feria Europea del Queso.

La cita es este fin de semana en el Mercado Agrícola Comarcal, ubicado en Guía. Como preludio, este viernes se llevó a cabo el taller infantil 'Asómate a la ganadería', organizado por la Escuela de Ganadería y Pastoreo de Gran Canaria, dependiente del Cabildo.

En este particular cursillo participaron unos 40 alumnos de 4º de Primaria de los CEIP Juan Arencibia Sosa y Luis Corti del municipio guiense.

Tara Niño González, doctora en Veterinaria y coordinadora de la Escuela de Ganadería y Pastoreo de Gran Canaria, recuerda que esta iniciativa nació en 2018 «ante la necesidad de generar un relevo generacional en el sector ganadero«.

En su sexta edición, el proyecto sigue funcionando dado que «hay bastante interés» por un alumnado variado, que procede del campo, que ha vivido en su casa el trabajo o, por contra, que llega atraido desde la ciudad por otra forma de vida.

El curso dura entre seis y nueve meses, dependiendo de que se solapen o no las áreas presenciales y online. Una vez terminado se obtiene un certificado homologado de profesionalidad emitido por el Ministerio de Empleo.

Pero también la Escuela imparte cursos más pequeños en los que se dota de saber e instrumentos a los ganaderos, «desde comunicarse con las administraciones vía sede electrónica hasta la gestión empresarial y formación turística», de tal manera que incluya las visitas a las fincas o explotaciones como otra fuente de ingresos.

Se trata en suma de que los ganaderos y ganaderas sean «lo más autosuficientes posible y que no dependan de otros», cuenta Tara Niño.

Tara Niño.
Tara Niño. Cober

La pervivencia de las fincas a través de unos ganaderos es vital, «no podemos dejar que muera el sector». Y en el mismo camino se trabaja para mantener el pastoreo, con proyectos a nivel insular que buscar la prevención de incendios

«Queremos que se vuelva a ver animales en el campo», en este caso con un fin medioambiental.

Pero en esta defensa del medio ambiente, del mundo rural, se necesita la implicación de la ciudadanía. «Es asombroso» que haya niños que piensen que la leche sale de un tetrabrik. «Es asombroso», repite Tara Niño. Y no es una leyenda, «lo he vivido», escuchado.

«Y eso que no vivimos en un gran territorio, no tenemos el sector ganadero tan lejos». Así que ante las críticas o quejas sobre el coste de los alimentos, el sector hace un llamamiento a la ciudadanía.

Un grupo de niñas en el taller celebrado en el Mercado de Guía.
Un grupo de niñas en el taller celebrado en el Mercado de Guía. Cober

«Yo les diría que consuman producto local, es consumir territorio, ayudar a conservar territorio, cultura y un sector. A todos nos gusta hablar de soberanía alimentaria. Para ello tiene que haber consumo local para que se sostenga

«¿Y el precio?, todo está cada vez más caro. Los insumos, la alimentación animal, las semillas, el agua de riego... Esto no da para ponerse rico. Son los precios minimísimos que se pueden poner para subsistir el sector ganadero«.

Tristemente, «estamos desvinculados de las personas que nos dan de comer», y en eso trabaja también la Escuela de Ganadería y Pastoreo de Gran Canaria, en llevar la producción a los niños y niñas.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios