Canarias7
Ignacio S. Acedo

Tana renovará con la UD hasta 2023

Hay Tana y para rato. El futbolista ya ha pactado con Miguel Ángel Ramírez la renovación de su contrato, que expira en junio, por cuatro años más, esto es, hasta 2023, acuerdo que se hará oficial en breve y que zanja, de una vez, las especulaciones respecto a su futuro profesional. Fue el propio Tana quien alimentó especulaciones y rumores al pedir una salida tras acabar la pasada temporada. Y, pese a que no llegaban ofertas por él, mantuvo una posición de presión durante largo tiempo e insistiendo en que deseaba un cambio de aires. La entidad le abrió la puerta siempre y cuando dejara dinero por su libertad federativa, supuesto que nunca estuvo en vías de cumplirse, por lo que acabó iniciando la temporada. Miguel Ángel Ramírez, en tanto, siempre ha valorado sus condiciones futbolísticas, de hecho gracias a él regresó a la entidad tras abandonarla, y, en un gesto de confianza extrema, le sorprendió ofertándole ampliar su vinculación. Tana dudó al principio pero la perseverancia del presidente, que no se rinde en sus deseos de recuperarle para la causa, así como los elogios de Manolo Jiménez, terminaron por convencerle. Y ya es una realidad que hay acuerdo entre las partes.

Ahora bien, Tana estará sujeto a una serie de premisas de carácter disciplinario que no se podrá saltar. Él ha aceptado como muestra de querer empezar de nuevo tras algunos incidentes en su vida privada que han alterado su crédito a ojos de la opinión pública. Y considera normal que la UD sea prudente a la hora de contemplar una relación duradera vistos los precedentes. Con todo, la confianza es máxima en que todo se pacificará y permitirá a Tana centrarse en su oficio y desarrollar sus habilidades competitivas. En la entidad no han dejado de trabajar en esta dirección, protegiéndole (no ha concedido entrevistas ni ha dado declaraciones en las últimas semanas) y tratando de enderezarle. Ya Jiménez tuvo un gesto ilustrativo dándole la titularidad el pasado sábado frente al Albacete. El canterano evidenció estar muy lejos de su mejor forma, pero el técnico perseguía el efecto de hacerle ver que le quiere en el proyecto y que está dispuesto a esperar por él mientras haya voluntad por su parte. Los compañeros también han puesto de su parte, convenciéndole de que no encontrará mejor escenario que el de la UD para poder recuperar brillo y consolidarse como un futbolista importante.

Así pues, con esta prolongación de contrato se firma la tregua entre la UD y Tana, silenciando todo el ruido de la pretemporada y normalizando una situación que hasta hace unos días alcanzó su punto máximo de tensión con la reiteración por parte del atacante de querer emigrar. Ya no habrá lugar a más elucubraciones con esta renovación por cinco temporadas. Ahora Tana ya sabe a qué atenerse. A jugar y a marcar goles. Que para eso le pagan.