Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
La murga Los Gambusinos en su local de ensayo. C7
Los Gambusinos: «Nos encantaría conseguir lo del primer año»

Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

Los Gambusinos: «Nos encantaría conseguir lo del primer año»

La murga majorera afronta el concurso de murgas del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria con gran ilusión, gracias a las nuevas incorporaciones

Dánae Pérez

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 27 de enero 2024, 23:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los Gambusinos llevan tan solo dos años participando en el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Pero qué dos años. Lo suyo fue, como quien dice, llegar y besar el santo: conquistaron el primer premio de interpretación en su debut, en 2022. «El primer año fue una locura, nos encantaría volver a lograr algo igual», confiesa al otro lado del teléfono Ayoze Sarabia, director de la murga natural de la isla hermana de Fuerteventura.

La ambición de la agrupación de cara al nuevo concurso pasa por «llegar lo más lejos posible», y, al menos, cantar en la final: «Sería un premio increíble», apunta Sarabia. A este respecto, pone de relieve que la murga está «bastante bien este año, está la gente con ilusión». Algo que relaciona con la incorporación de «gente nueva, que aporta un poquito más de eso, de generar ilusión en todos los componentes. También ha ayudado a tener un poquito más de alegría en los ensayos».

En esta ocasión, el grupo tiene preparado un repertorio variopinto, en el que cabe un «poquito de todo», tanto crítica como humor. Si bien, como buen carnavalero que se pinta una sonrisa de payaso, el director de Los Gambusinos considera que es «mucho más complicado» defender los temas de humor, porque este «o llega o no llega». «También vivimos en una sociedad en la que hay que tener mucho cuidado con lo que se dice, tenemos muchas cosas prohibidas. Las redes sociales tienen mucho que ver con eso; hoy en día, cualquier cosa que digas tiene mucha más trascendencia», agrega.

55 componentes

55 componentes
  • Historia Los Gambusinos es una murga de acento majorero, que nació hace ya 23 años, en 2001, en Puerto del Rosario. Su primer contacto con el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria fue en 2022, el conocido entre los murgueros como el 'año Covid'. Entonces, nada más llegar, tocó el cielo con la conquista del primer premio de interpretación del Concurso de Murgas.

  • Director Ayoze Sarabia

Sobre las novedades que presenta el concurso este año, el director de Los Gambusinos se muestra conforme, con ganas de testar la nueva ubicación de las galas, en La Isleta, y feliz con que el tiempo de actuación vuelva a ser de 30 minutos. «Creemos que las murgas deben expresar todo lo que tengan dentro y si tienen más tiempo, mejor, siempre que el formato no se haga aburrido para el público», especifica.

Creer es poder

Sarabia tiene buenas sensaciones para los carnavales de Las Palmas de Gran Canaria 2024, pues ve a la agrupación «con un poquito más de fuerza». Él, con 45 primaveras a sus espaldas, lleva prácticamente toda la vida ligado a esta afición, cantando en murgas infantiles y en Los Gambusinos desde que la agrupación vio la luz.

Acoge, por ello, a todos los componentes que se van incorporando a las filas del conjunto, a quienes les transmite la misma filosofía: creer es poder. «Si crees en el mensaje de la murga y lo defiendes como debe ser, al final eso siempre llega. Si eres capaz de creer en lo que estás cantando, se va a sentir entre el público de la misma manera, incluso a veces se multiplica», agrega.

Considera que esta premisa es fundamental para tener éxito en el certamen, que no implica necesariamente hacerse con un premio o pasar a la final, sino con presentar un buen trabajo ante el público. En este sentido, está convencido de que ser murguero es un estilo de vida. «Hay murgueros en Gran Canaria que llevan en esto 30 o 35 años. Condiciona porque prácticamente todos los días hay ensayos, pero, al final, no sabes hacer otra cosa», reseña Saribia mientras atiende a su pequeña de dos años en la isla vecina.

Esta es, precisamente, la parte más sacrificada de la murga: la gran preparación que requiere para una actuación que dura «apenas media hora». «Mucha gente piensa que estamos locos, pero vale la pena», sentencia con una sonrisa telefónica.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios