Borrar
Directo Reacciones dispares de los socios del Gobierno al acuerdo firmado por Bolaños y Pons para renovar el CGPJ
Hansi González, el turista canario fallecido en México, junto a Carolina Martínez y sus hijas, en una imagen reciente. C7
Los restos de Hansi González ya descansan en Tenerife tras dos meses de calvario

Los restos de Hansi González ya descansan en Tenerife tras dos meses de calvario

Tras solucionar los trámites para su incineración, ahora Carolina Martínez y sus hijas afrontan el futuro, tras desembolsar la familia más de 90.000 euros en cuidados sanitarios y quedar aún otros gastos que sufragar en su odisea médica en México

Daniel Herrera

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 2 de junio 2024, 20:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Después de solucionar los trámites burocráticos para la incineración, Carolina Martínez y sus hijas ya se encuentran en Tenerife, afrontando ahora el futuro después de que el pasado 12 de mayo falleciera su marido Juan José María González-Hansi como lo conocían los amigos y allegados- en un hospital de Monterrey tras dos meses de calvario y 90.000 euros desembolsados en cuidados sanitarios. Una derrama de la que aún quedan facturas por pagar y de la que el seguro de viaje «se ha desentendido», a pesar de que se contrató una poliza que podía cubrir hasta 60.000 euros.

«Regresamos hace unos días y ahora estamos descansando un poco del viaje con mi familia en casa. Ha sido muy duro y lo sigue siendo con la entrada a casa», reconoció Martínez a Canarias7, una vez que ya consiguieron retornar a Canarias. Una de sus hijas vino desde Viena para consolar a su madre. La otra viajó con la propia Carolina y con la urna de su padre, para mitigar este trance hasta su hogar en La Orotava.

«Estamos, intentando llevarlo lo mejor posible, dejar que pase un poco el tiempo y no enfadarme con todo lo sucedido porque, la verdad, es que ha sido tremendo», señala una viuda que, entre la rabia y la impotencia, se prometió a sí misma que volvería a la isla acompañado de su marido. «Pero al final no pudo ser como hubiera deseado», reconoce ya con relativa serenidad.

«Una vez fallecido, fue curioso que todo fuera relativamente más rápido», señala Martínez con cierta ironía, al relatar los acontecimientos tras el fatídico 12 de mayo, en el que se apagó la llama de Hansi. «Aún hubo algún que otro problema. Por ejemplo, en el registro se equivocaron y, en vez de poner la fecha correcta de su defunción, pusieron 12 de marzo. Cuando fui al día siguiente para que me solucionaran ese fallo que habían cometido ellos, resulta que debía contratar a un abogado y esperar unos 60 días para el juicio», detalla, en un nuevo y esperpéntico episodio burocrático. «Afortunadamente, el consulado estuvo con nosotras en todo momento y, lo que parecía que se iba a alargar dos meses, consiguieron resolverlo en 15 minutos».

Carolina se sorprende todavía, incluso con las explicaciones de su hija, afincada en Monterrey, cómo los trámites más complicados en México podían resolverse el mismo día dando con las teclas -y favores- adecuados. «Tengo que decir que, en todo esta situación, la cónsul Carolina de Manueles Álvarez -recalca en que figure su nombre- fue como un ángel para nosotras. Ha sido la única persona que realmente se ha preocupado de todo esto», agrega, sin obviar su particular crítica a los políticos. «Todos se quedaron en detalles, en la foto de turno, pero realmente no tuvimos ninguna ayuda a la hora de plantear la repatriación. Me he sentido más arropada por los medios de comunicación e incluso por gente que no conocía que nos apoyó moralmente y económicamente», añade recordando la web de donaciones que habilitó su hija para sufragar parte de los gastos, en la cual se alcanzó la cifra de 29.597 dólares -27261,80 euros- tras casi 300 aportaciones de amigos y allegados tanto de España como de México y Estados Unidos.

90.000 euros Es la cifra que se acumuló en facturas médicas durante la estancia de Hansi González en los dos meses que estuvo en México

60.000 euros La cuantía que, en teoría, cubría el seguro de viajes contratado por la familia. La empresa no ha facilitado ni un solo euro argumentando que la enfermedad de Hansi ya la arrastraba desde antes de iniciar el viaje

No obstante, Martínez rescata a uno: «Carlos Sánchez -exconsejero del Cabildo de Gran Canaria- fue el que intercedió y nos puso en contacto con la cónsul en Monterrey. Simplemente, su gesto nos hizo las cosas más fáciles». De hecho, la diplomática regiomontana continúa llamando a Carolina para interesarse por su situación: «Ayer -en referencia al sábado- volvió a ponerse en contacto por teléfono para saber cómo estaba. No creo que ninguna cónsul haga este tipo de cosas».

Varias imágenes de las vacaciones de Hansi González y Carolina Martínez en México, antes de que se iniciara el fatal desenlace. C7
Imagen principal - Varias imágenes de las vacaciones de Hansi González y Carolina Martínez en México, antes de que se iniciara el fatal desenlace.
Imagen secundaria 1 - Varias imágenes de las vacaciones de Hansi González y Carolina Martínez en México, antes de que se iniciara el fatal desenlace.
Imagen secundaria 2 - Varias imágenes de las vacaciones de Hansi González y Carolina Martínez en México, antes de que se iniciara el fatal desenlace.

Facturas pendientes

«Ha venido toda la familia en estos días para arroparme, pero poco a poco se irán y empezaré a sentir la soledad en esta casa», subraya Martínez. «Ahora toca aprender de gestiones y economía familiar, una materia que llevaba al dedillo mi marido. Mis hijas y yo nos hemos gastado todos los ahorros de nuestra vida y aún nos queda por pagar unos 4.000 euros a dos médicos de Hospitaria -el centro privado al que acudieron en primera instancia-. Literalmente, toca volver a empezar», asegura.

Por las convicciones de Hansi Suárez, no habrá misa: «Él no creía en ciertos convencionalismos», recalca Carolina. «El lunes estuve con el asesor fiscal analizando la situación y estoy trabajando en la reclamación a la compañía de seguros, Allianz Travel», contratada a través de la aerolínea. «Fue la misma que contratamos el año anterior, la cual argumenta que Hansi viajó teniendo previamente esa 'patología', cosa que es absurda».

Martínez se muestra contundente al respecto: «¿Qué compañía dejaría contratar un seguro de hasta 60.000 euros en tales circunstancias? Además, los problemas de mi marido comenzaron 15 días después de haber iniciado las vacaciones y de recorrer varios sitios en México. Ni siquiera los médicos de allí consiguieron averiguar el origen exacto de aquella especie de neumonía que padeció».

«Iremos a juicio e iremos a por todas»

«Iremos a juicio e iremos a por todas», insiste. «No tenía ninguna enfermedad. No le hicieron ningún estudio y se negaron desde el comienzo a ayudarnos». Palabras que inciden en el dolor y desconsuelo de una mujer que disfrutaba de viajar con su compañero de fatigas. «Estábamos en ese punto de nuestra vida en la que tratábamos de conocer nuevos lugares, tratando de gozar tras tantos años de trabajo y sacrificios». Ahora una de sus hijas volverá a tierras aztecas mientras que la otra volverá a Austria, donde cada una desarrollan sus vidas. Al mismo tiempo, su hermana también hará las maletas, ya que su día a día está actualmente en Grecia.

«Desearía que nadie tuviera que pasar por algo parecido a esto. Y ojalá las autoridades -en referencia a las administraciones- tuvieran sensibilidad; la sensación de abandono y desamparo han sido brutales», incide Martínez. «Quiero agradecer a todas aquellas personas que han estado pendientes de nosotros, que nos han permitido volver y seguir adelante. Toca aprender de esta nueva situación y tengo que vivir con ello».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios