Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
Efe
Desmontando la ecoisla del Cabildo de Gran Canaria

Opinión

Desmontando la ecoisla del Cabildo de Gran Canaria

Quiero aclarar que la tasa que poníamos sobre la mesa en nuestra propuesta estaba sujeta a la necesidad de cada espacio y pretendíamos que los residentes en Gran Canaria quedaran exentos de la misma

Vidina Cabrera Urquía

Consejera portavoz del grupo de Coalición Canaria en el Cabildo de Gran Canaria

Sábado, 8 de junio 2024, 23:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Gran Canaria, la isla rica en naturaleza, recursos y diversidad paisajística, la isla con un extenso territorio Reserva de la Biosfera y con 33 espacios naturales protegidos integrados, casi en su totalidad, en la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Posee un patrimonio natural de extraordinario valor caracterizado por un ecosistema, geología, flora y fauna única que no pasan desapercibidos. Podemos decir que la isla es una joya en sí misma, todo un orgullo para los grancanarios y grancanarias.

Esta realidad choca frontalmente con el cuidado y protección que en estos momentos recibe este tesoro que es nuestro territorio. Parece evidente que el Gobierno de la Isla debería contar con un plan de mantenimiento, conservación y protección, parece evidente que salvaguardar nuestro territorio debería ser algo prioritario, intrínseco, asumido, interiorizado y natural para los cargos públicos del Cabildo de Gran Canaria que se encuentran gobernando. Sin embargo, esto no es así y nuestros espacios naturales protegidos se encuentran desamparados, a la deriva con un gobierno de NC-PSOE en el Cabildo de Gran Canaria que les da la espalda, a pesar de alzarse como abanderados de la ecoisla.

Es desalentador y desvergonzante la forma en la que afrontan la materia, pues han dado muestras de tratar el asunto como algo trivial y con muy poca seriedad. Se cumplen nueve años de mandato de NC-PSOE al frente del gobierno insular y se pueden poner ejemplos como el de la Caldera de Bandama. En 2017, con la finalidad de controlar el acceso el Cabildo de Gran Canaria contrataron a una entidad especializada para realizar un análisis de la capacidad de carga del Monumento Natural, dotado con un presupuesto de casi 28.000 euros, y trasladaron la intención de restaurar el inmueble existente en la caldera. En abril de 2019 el Cabildo de Gran Canaria anuncióque querían cerrar el acceso a coches y guaguas al Pico de Bandama y proponían un aparcamiento de vehículos lanzadera y un carril bici. También llegaron a informar que querían poner en marcha un centro de interpretación. Nada de esto se ha hecho.

Lo cierto es que cada vez que públicamente se denuncia el estado de alguno de nuestros espacios protegidos, el Cabildo de Gran Canaria sale rápidamente anunciando una propuesta, pero se queda ahí, solo en intenciones porque no se materializa en acciones. Y esto ha ocurrido hace poco, tras el período estival de Semana Santa, diversos colectivos se pronunciaron acerca de la situación del Roque Nublo y posteriormente se produjeron las manifestaciones del 20 A. Sin sorpresa alguna, pues es un procedimiento ya habitual del gobierno de NC-PSOE, volvieron a pronunciarse con las mismas medidas que años atrás han incumplido. Nada nos hace pensar que esta vez sívan a cumplir las acciones que anuncian.

Lamentablemente, la protección de nuestro paraje natural se ha convertido en un circo para el Cabildo de Gran Canaria. El último espectáculo se produjo en la pasada sesión plenaria del mes de mayo cuando rechazaron la moción que desde el grupo de Coalición Canaria presentamos con la propuesta de elaborar un programa de conservación para los 33 espacios protegidos de la Isla que incluyese el estudio de la capacidad de carga y que concretase actuaciones para cada espacio protegido en cuanto a la limitación de accesos e implementación de una tasa ecológica, si fueran necesarias. Era la oportunidad de enmendar años de desidia con nuestro patrimonio natural pero prefirieron decir no a una iniciativa razonable y necesaria.

Quiero aclarar que la tasa que poníamos sobre la mesa en nuestra propuesta estaba sujeta a la necesidad de cada espacio y pretendíamos que los residentes en Gran Canaria quedaran exentos de la misma. Al mismo tiempo, nuestra idea era que los recursos económicos que se recaudados fuesen destinados de forma finalista a la protección, conservación y preservación de los espacios naturales protegidos donde se establezca, además de a la mejora de la experiencia de la visita.

En cuanto al estudio de capacidad de carga, consideramos que es fundamental para estableceractuaciones con un buen criterio. Lo concebimos como el punto de partida para determinar si se debe limitar el acceso, si se debe establecer una tasa por el acceso al espacio protegido o si se tienen que implantar las dos medidas.

Queda patente que NC-PSOE en el Cabildo de Gran Canaria no tienen un plan de conservación de los espacios naturales protegidos de Gran Canaria y que tampoco quieren tenerlo. Entendíamos que nuestra propuesta seguía la línea de la ecoisla de la que presumen. Pero no, ahora entendemos que la ecoisla es una pantalla, es como un castillo de naipes, que se desmorona con facilidad porque no hay nada detrás.

Desde Coalición Canaria no titubeamos y abogamos por conciliar la conservación de los espacios naturales con el desarrollo económico y el bienestar de los habitantes de la isla para garantizar la sostenibilidad a corto, medio y largo plazo, acompasada, por tanto, con medidas previstas en los instrumentos de ordenación del uso y gestión de los espacios. Lo cierto es que nos situamos a una gran distancia del gobierno insular en este asunto, somos el polo opuesto, y ello es preocupante, pues lo lógico es que nos uniese la protección de nuestra tierra y la realidad es que en esa lucha Coalición Canaria Gran Canaria se ha quedado sola.

«El mundo es un lugar peligroso, no a causa de los que hacen el mal sino por aquellos que no hacen nada para evitarlo», dijo Albert Einstein. En este sentido, la omisión del deber de protección de las

riquezas de nuestro territorio por parte del Cabildo de Gran Canaria ha quedado patente y ello pone en peligro nuestra tierra. Si no ponemos fin a esta conducta se verá afectado el legado que entregaremos a nuestros hijos e hijas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios