Borrar
Directo Asociaciones sobre discapacidades y enfermedades infantiles intervienen en el Parlamento
María Belén Rodríguez, en la finca familiar, donde también se encuentra la bodega, en El Prado, Valleseco. Juan Carlos Alonso
Gran Canaria

Niebla espumosa, más que la mejor sidra

En una cueva mágica, excavada a mano hace más de un siglo para obtener piedra para acequias, Belén Rodríguez elabora con profesionalidad y pasión la Mejor Sidra de Canarias

Lunes, 24 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No es la primera vez que Bodegas FRP, con sede en el municipio grancanario de Valleseco, obtiene el reconocimiento de los expertos. Pero sí es verdad que cada vez tiene más repercusión social y económica la suma de premios, incluso en el mercado internacional, por encima de países y regiones con más tradición.

Ahora, Niebla Espumosa Etiqueta Negra ha sido distinguida como la Mejor Sidra de Canarias 2024 y la Mejor Sidra Ecológica en el marco del I Concurso Oficial Agrocanarias, organizado por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) con la colaboración del Ayuntamiento de Valleseco.

Además, Bodegas FRP se llevó la plata en la categoría de naturales y el oro por Niebla Etiqueta Roja, en espumosas.

Detrás de estas reconocidas bebidas a base de manzana local está María Belén Rodríguez. A sus 30 años, lidera la empresa familiar y destaca entre el grupo de agricultores de manzana reineta y productores de sidra de Valleseco que en los últimos años se han hecho un hueco en un sector que comenzó a despuntar en la zona hace poco más de una década gracias al impulso de la administración local.

«Estamos muy orgullosos y contentos de los premios porque es beneficioso para la empresa», ya que se traduce en publicidad entre un público que comienza a saber que hay sidra local en Gran Canaria, apunta María Belén Rodríguez.

«Pero también implica que nos esforcemos más en hacer sidra de calidad, en seguir trabajando en la perfección y en lograr mejores características. Lo más importante es seguir innovando y trabajando para que el producto sea lo más perfecto posible».

Las palabras perfección e innovación se repiten en boca de María Belén, sobradamente formada y preparada a nivel técnico, lo que combina con la pasión y el trabajo.

Las sidras de Valleseco, cuenta en la cueva donde cientos de botellas reposan, tienen como principal característica «la manzana asada o acompotada». La graduación alcohólica está ligeramente por encima de la media, en torno a los 7 grados, lo que se debe a las horas de sol, que influye en que la manzana tenga más azúcar y después en la fermentación, más alcohol. Y en la sidra resultante, más aportes de aromas afrutados y mayor alcohol.

Como detalla María Belén, a todo ello se suma que en Valleseco se comenzó a elaborar sidra con variedades de manzanas que no se utilizan en el resto del mundo para tal fin.

Juan Carlos Alonso
Imagen principal - Niebla espumosa, más que la mejor sidra
Imagen secundaria 1 - Niebla espumosa, más que la mejor sidra
Imagen secundaria 2 - Niebla espumosa, más que la mejor sidra

«La reineta gris y la reineta blanca son variedades aciduladas, con las que hemos demostrado al mundo que podemos elaborar sidra. Y así hemos logrado grandes distintivos», a pesar de ser una región joven a nivel producción. «Hemos demostrado que lo hacemos bien».

Para muestra el último Sagardo Forum, concurso internacional de carácter bianual celebrado en San Sebastián, «donde Bodegas FRP obtuvimos el oro para nuestra sidra etiqueta roja; plata para la etiqueta negra; y bronce para la etiqueta verde», igualando el nivel, o incluso superándolo, de productores de solera de España, Francia, Italia, Austria o Escandinavia.

Y esos metales se traducen en que «la gente tiene curiosidad por probar la sidra de Valleseco», pero es cierto que el consumo todavía es «tímido». Hay que ir haciendo paladar.

Fresca, afrutada y dulce, en copa o vaso

La sidra no tiene muchos secretos, señala María Belén Rodríguez, pero necesita estar guardada en un lugar oscuro, donde no haya altas temperaturas y la humedad relativa no esté por encima de 60.

Una vez se abre la botella, que por cierto se trae de la península, puede permanecer en perfectas condiciones hasta dos semanas. «Los niveles sulfurosos y de volatilidad hacen que tenga una mayor estabilidad». La de etiqueta verde se escancia en vaso ancho; la espumosa se sirve en copa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios