Borrar
El presidente de Canarias defiende los pasos dados en la gestión de la dependencia. Juan Carlos Alonso

«En sanidad no estoy en la bronca de lo público con lo privado. Eso es un error»

El presidente avanza que habrá una rebaja sensible en la lista de espera sanitaria y subraya que la solución no siempre pasa por «más personal»

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 6 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

-En la gestión de la dependencia se ha reducido la espera pero sigue siendo muy elevada. ¿Para cuándo la garantía de una respuesta temprana y si me va a decir que el decreto aprobado va en esa línea, le recuerdo que tanto los profesionales del sector como algún Cabildo, como el grancanario, ya han señalado que esa no es la solución?

-Para hacer viable un sistema no podemos decir siempre que la única solución es 'más personal, más personal', porque hemos visto cómo en la legislatura pasada en Sanidad, con más personal, se deterioró la prestación de servicios. Lo que tenemos claro es que si haces lo mismo de siempre, vas a tener el mismo resultado. ¿Qué queremos? Hacer cambios. En dependencia hemos hecho dos cosas: automatizar procesos, aplicando tecnología, ahorrando así tiempo, y por otro lado, con un decreto para facilitar el acceso. En ocasiones por ser tan garantista, para que no haya un 10% de picaresca, perjudicamos al 90%. Lo que estamos haciendo es ser ágiles. No tenemos la verdad absoluta, por supuesto que todo es mejorable, y estamos en esa fase. Si el Cabildo grancanario quiere discutir y plantear un sistema mejor, pues estamos dispuestos a verlo.

-En Sanidad hablamos de una espera media de 150 días para una consulta de especialista y para una operación.

-Veníamos de 190 días.

-Es verdad que ha ido bajando pero para quien tiene una dolencia, 150 días seguro que son demasiados. ¿No sigue siendo inadmisible? ¿La solución va a pasar por seguir tirando de más acuerdos, más conciertos y más facturación con las clínicas privadas?

-Ahora presentaremos los datos del corte del 30 de junio y van a mejorar esas cifras, y de manera importante. Quiero por ello felicitar a los trabajadores públicos por la magnífica gestión que están haciendo. Es evidente que si alguien está mal, hasta tardar 30 días es mucho. El objetivo es, con los recursos que tenemos, dar el mejor servicio posible. Lo que tenemos que hacer es, poniendo al paciente en el centro del sistema, darle la oportunidad de elegir. Pongo un ejemplo: alguien se tiene que operar de menisco y si va a una concertada, se le opera en quince o veinte días; si quiere que le operen en el centro de referencia, igual tiene que esperar 45 días. Y que el paciente elija, porque pueden elegir. Igual que con una rehabilitación. Cuando hablamos de patologías más graves, todos queremos que nos atienda los mejores, y los mejores están en la pública y la pública está atendiendo de manera excelente. Estamos poniendo todo el sistema a nuestro alcance para atender al ciudadano, que es el que me importa. Yo no estoy en la bronca 'público contra privado'. Eso es un error. La colaboración de lo público con lo privado es fundamental. Lo otro es, para entendernos, la mala política o la vieja política.

Noticia relacionada

-En educación se insiste mucho en que hay una apuesta decidida por la formación profesional, pero lo cierto es que Canarias lidera la tasa de abandono de esos estudios. ¿Qué está fallando?

-Es culpa de que el sector privado se lleva a los alumnos antes de que acaben. Hay tanta demanda que se los llevan. Y los profesores nos cuentan que ven cómo desde el primer año, en el que hay prácticas, la empresa se quiere quedar al alumno y este se plantea que para qué seguir estudiando. Sucede sobre todo en ramas como las relacionadas con hostelería o informática.

-Canarias está a la cola en escolarización de 0 a 3 años. ¿Se ha planificado mal? ¿Hay voluntad política de salir de esa cola o se prefiere que sea el sector privado quién atienda esa demanda para quien se lo pueda permitir?

-Nosotros llegamos y nos encontramos con que se habían aceptado matrículas para niños de 2 a 3 años sin tener las aulas hechas. Y no es lo mismo un aula para niños de 10 que de 2, poque las necesidades son distintas. A partir de ahí, para este año ya hay plazas y se va a normalizar. Pero lo que decimos es que el Gobierno de España tiene que cambiar la ley y si decidimos que la escolarización sea de 0 a 3, lo tiene que pagar el Estado, porque ahora lo paga la Comunidad Autónoma.

-¿Qué le responde a un joven que, a día de hoy, en Canarias ve que es muy difícil independizarse con sueldos bajos y un coste de la vida alto?

-La reflexión que hago en primer lugar no es política: lo primero que recomendaría es que no se frustren. Los jóvenes están viviendo una cultura de la inmediatez, con poca tolerancia en general al fracaso y mucha impaciencia. En segundo lugar, hay que tener claro que es la generación mejor preparada, con mayor talento y mayores capacidades, y por eso mismo no deben tener miedo al fracaso. Pero no se queden solo en criticar las cosas: piensen también en cómo hacer cosas. Los mejores cambios vienen de la gente joven. Yo siempre digo que las cosas no son así; las cosas están así y se pueden cambiar. La vida no es fácil; la vida es la suma de muchos momentos, de fracasos, de alegrías, de decepciones y ahora nos encontramos con que hay generaciones que están peor que sus padres, y eso hay que corregirlo, hay que pelear para cambiar. Y cada uno tiene que pensar qué puede hacer para ello, incluso dando un paso al frente y que los jóvenes pongan sus caras en un cartel electoral.

-¿Es posible arbitrar ayudas para que los jóvenes puedan también afrontar los altos precios de los alquileres o para adquirir una vivienda?

-Sí. Con el decreto ley nos planteamos que crezca la oferta para así bajar el precio. Eso ya es complicado porque los precios de la construcción han subido mucho porque se encarecen los costes y falta mano de obra. Pero por otro lado están las ayudas públicas para reactivar el producto que era la Hipoteca Joven. Y paralelamente queremos poder garantizar el alquiler sostenible, que el sector privado haga vivienda, tenga una rentabilidad del 5,5% pero que esas viviendas se las den a Visocan para que las alquilemos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios