Borrar
Directo El empresario Iñigo Rotaetxe Lachiondo comparece en la comisión que investiga la compra de mascarillas
Fernando Clavijo atendió a CANARIAS7 el pasado viernes en la sede de Presidencia en la capital grancanaria. Juan Carlos Alonso
Fernando Clavijo. Presidente de Canarias

«Tenemos como país la obligación de dar una respuesta a la inmigración»

El próximo domingo hace un año de su toma de posesión en su segundo mandato presidencial y Clavijo hace balance de la gestión realizada

Sara Toj, Bárbara Hernández, B. Blanco, A. Mendoza, A. Zapata, R. González y F.S.A.

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 6 de julio 2024, 22:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Con el debate migratorio abierto y con los menores no acompañados a la espera de si hay acuerdo entre los grandes partidos nacionales, Fernando Clavijo (La Laguna, 1971) lamenta que la política mal entendida haya emborronado esa cuestión.

–¿Se puede decir que Canarias va mejor en este su primer año de mandato habida cuenta de que en ese tiempo se ha declarado la emergencia energética, emergencia hídrica en varias islas, también emergencia social en Lanzarote por la crisis migratoria, más la crisis habitacional?

–Con carácter general creo que las cosas van mejor, con datos objetivos como la reducción en la lista de espera sanitaria, también en el tiempo de espera en dependencia, y otros asuntos van peor y no hay que obviarlos: la situación migratoria y de los menores no acompañados va francamente peor. Yotros están en vías de solución. Es muy difícil en un año gestionar problemas como el acceso a la vivienda, pero hemos puesto ya los mimbres, como el decreto pero eso va a requerir tiempo. Si tuviese que hacer una valoración global, diría que hay cuestiones en las que hemos podido hacer una mejora rápida y otras en las que están los cimientos para que esa mejora se produzca a lo largo de los años.

–¿Cómo valora la gestión de su Gobierno de pacto con el PP?

–El pacto está funcionando francamente bien. Ayuda el hecho de que Manolo Domínguez y yo nos conocemos desde hace muchos años y hemos negociado muchas cosas juntos. Hay una amistad personal y eso ayuda porque si desde la Presidencia y la Vicepresidencia hay armonía y complicidad, eso impregna a todo el Gobierno. Creo que el pacto y el Gobierno están funcionando bien, estamos centrados en la gestión. Por supuesto en los consejos de gobierno se debate, en la confección de los Presupuestos hay tensión, pero se está funcionando con normalidad, transmitiendo estabilidad y garantizando la gestión.

–¿Está contento con sus consejeros?

–Están funcionando bien. Hemos tenido situaciones de tensión con algunos asuntos pero se están resolviendo bien, cuando ha habido que corregir, se ha corregido.

–¿Cómo valora las declaraciones de Miguel Tellado, del PP, sobre el uso de la Armada en la crisis migratoria y, a la vista de esa posición, cree que es posible sacar adelante un acuerdo sobre el reparto de menores?

–No doy ninguna pelota por perdida y cuando creo que algo es justo y necesario, lo lucho hasta las últimas consecuencias. Me da pena que en una situación en la que hablamos de niños y niñas, de situaciones personales, de dramas y de cumplir los tratados internacionales, pues la política una vez más lo ha emborronado. Y es uno de esos asuntos en los que es fácil estar de acuerdo. Desgraciadamente es más fácil ponerse de acuerdo para repartirse sillones del Consejo General del Poder Judicial que para salvar la vida de niños y niñas. Así y todo, a pesar de declaraciones desafortunadas como las de la Armada y a pesar de las amenazas de Vox, creo que el sentido común va a acabar imperando. Espero que el día 10 las comunidades autónomas digan lo que han dicho hasta ahora: transmitir el apoyo, la solidaridad y la necesidad de la búsqueda de soluciones a esos niños y niñas, y paralelamente que eso se lleve al Congreso de los Diputados para aprobar la reforma de la ley. Pero es que no es solo eso, sino que las comunidades ayuden en la aplicación de la misma, para evitar un cúmulo de recursos y contenciosos con las autonomías. La inmigración no es un problema territorial, no estamos hablando de un problema político; estamos hablando de un problema humanitario y tenemos obligación como país, como Estado y como UE de dar una respuesta.

Pacto migratorio

«El PP en Canarias ha estado desde el minuto uno comprometido»

–Usted gobierna con el PP. ¿Cómo está afectando el asunto migratorio a esa relación?

–El PP en Canarias ha estado desde el minuto uno comprometido y ha formado parte del pacto sobre la inmigración; ha estado activo y proactivo. El único partido que no lo ha apoyado ha sido Vox y el presidente del PP canario y vicepresidente del Gobierno han hablado con su presidente y con todas las comunidades, con lo cual no tengo ninguna queja. Me consta que Manuel Domínguez está haciendo todo lo que humanamente está en su mano para que esto salga adelante.

–¿Ha tenido Manuel Domínguez conversaciones con la dirección nacional del PP?

–Sí. Yo también, las tuve en Madrid y ahora queda el día 10 y que ese decreto ley salga adelante, y si no como proposición de ley por vía de urgencia y se pueda aprobar el 23, que es el último pleno que se prevé en ese mes. Así estaría publicado en agosto, que es lo que necesitamos, para garantizar así que los niños y niñas que llegarán en esas fechas sean atendidos como es debido.

–Pero si no se aprueba en el Congreso porque el PP no lo apoya, ¿qué pasaría en Canarias, teniendo en cuenta que usted gobierna con el PP?

–No me gusta ser negativo. Hasta que no llegue ese momento, no me gusta hacer escenarios, ni en positivo ni en negativo. Sería un fracaso como país y como Primer Mundo.

–Dijo antes que se están poniendo los cimientos para conseguir mejoras, pero en el caso de la vivienda y de la transición ecológica lo están haciendo por decreto ley. ¿Por qué por esa vía? ¿Es una concesión al PP? Porque son asuntos que en la anterior legislatura sacó adelante el Pacto de las Flores y que contaron con el apoyo de CC.

–El pacto de vivienda que lideró en su día Chano Franquis, ese gran pacto de vivienda, se tradujo en cero viviendas, cuando hay 25.000 demandantes. Nosotros hemos aprobado un decreto ley porque es lo que nos permite ser rápidos para adaptar el módulo y el precio del metro cuadrado al coste real del mercado, para habilitar suelo con garantías jurídicas y con la finalidad de que el sector privado pueda hacer vivienda pública. Está claro que este es un tema que la administración pública no lo va a resolver y lo que estamos facilitando es que el sector privado ayude a resolverlo. En el caso del cambio climático, hemos querido simplificar los procedimientos administrativos, que eran engorrosos y que incluso el propio Gobierno de España había advertido de que en algunos artículos había vicios de inconstitucionalidad. Todo para hacer viables los objetivos de transición ecológica para combatir el cambio climático.

–¿Y CC no se dio cuenta hace un año de ese engorro y esa complejidad?

–No teníamos la mayoría y cuando apruebas una ley no significa que estés aceptando el 100%. El espíritu de la ley de cambio climático no se modifica, lo que estamos haciendo es simplificar procedimientos para que sea más eficaz. Igual que en vivienda. Queremos facilitar, queremos que ocurran cosas, por eso estamos haciendo cambios.

Coalición y PP

«El pacto funciona francamente bien. Manolo Domínguez y nos conocemos hace muchos años»

–Los promotores de las manifestaciones del 20 de abril están anunciando otra gran movilización para después del verano porque dicen que el Gobierno ha hecho oídos sordos.

–No conozco ningún documento que nos hayan hecho llegar.

–Hubo 200.000 personas en las calles pidiendo un cambio.

–Vale, pero el cambio ¿qué es? ¿Para qué?

–Para reclamar un desarrollo sostenible a través de moratoria, ecotasa...

–Cambio sí, pero eso tiene que cristalizar. Ese malestar es entendible y es fruto de muchas circunstancias y por eso, por ejemplo, pusimos en marcha el decreto de vivienda, hemos reunido la Conferencia de Presidentes, hemos constituido grupos de trabajo... Cambiar por cambiar nos lleva, por ejemplo, a ver que en la legislatura pasada se cambió la ley de vivienda y no dio resultado porque a la gente le dio miedo alquilar por si no les pagaban, o se introdujo la ley del 'sí es sí' y ya hemos visto cuál fue el resultado: hubo que cambiar la ley porque se consiguió el efecto contrario. Aquí, cuando hablamos de cosas que afectan a tanta gente, tiene que haber asesoramiento científico, hay que contar con las universidades, con los expertos, sindicatos, patronales y administraciones públicas, y después tomar las decisiones. Porque si nos equivocamos, el destrozo puede ser mayúsculo.

–¿Sigue pensando que es posible subir el IGIC turístico?

–Por supuesto. Aquí el debate ha sido entre la ecotasa y el IGIC turístico: lo que dicen los catedráticos, los expertos, es que habiendo ya una figura impositiva que además se distribuye entre todas las administraciones ¿por qué poner una figura impositiva nueva, con un procedimiento administrativo también nuevo para conseguir puede que hasta menos ingresos?

–Pero usted empezó la legislatura pasada diciendo que había que bajar el IGIC.

–Y hay que bajar el IGIC. Las familias canarias han perdido poder adquisitivo por dos cuestiones, la subida de los tipos de interés de las hipotecas y la subida de la inflación, mientras que los salarios no han subido igual que la inflación. Eso se compensa bajando el IGIC; ¿eso significa que es una bajada generalizada? No. Lo hemos bajado para todo lo que tiene que ver con la eficiencia energética, con la dependencia, para algunos productos determinados... y para otros lo hemos subido, como al tabaco y las bebidas azucaradas. ¿Cuál es la finalidad de los impuestos en este caso? Poder recaudar para sostener los servicios públicos y contribuir a una sociedad más justa y equilibrada. Si no se hace vía salarios, lo hacemos vía impuestos. Si la conclusión de esos grupos de trabajo es que hay que subir la imposición a la actividad turística, que yo no estoy de acuerdo, pues habrá que aceptarlo. Pero es que igual las conclusiones no son esas.

–Toca ya empezar a elaborar los Presupuestos autonómicos de 2025. ¿Prevé cambios impositivos, porque la recaudación del IGIC sigue creciendo?

–Sigue subiendo porque el consumo lo hace. Y ahora vamos a elaborar una vez más los Presupuestos en un escenario de incertidumbre. No tenemos ni idea de si habrá Presupuestos del Estado, cuál va a ser la regla de gasto, ni siquiera de las directrices de Europa... Vamos a hacer un Presupuesto a ciegas pero es preferible hacer uno prudente que podamos revisar al alza a no tener Presupuestos. ¿Es difícil? Claro.

–¿Eso significa que no habrá reducción del tipo general del IGIC?

–Con la situación de incertidumbre que tenemos, no puedo decir que tengamos ni una bajada ni una subida. Estamos esperando a la información del Ministerio de Hacienda.

Crisis habitacional

«El pacto que lideró en su día Chano Franquis se tradujo en cero viviendas»

La extrema izquierda y la extrema derecha son opciones «igual de malas»

– ¿Le preocupa el ascenso de la ultraderecha?

– Francia, Reino Unido, Holanda, España, Argentina, Estados Unidos... Cuando la gente cree, y en el caso de Canarias es igual, que votando a un partido de ultraderecha se van a resolver sus problemas, es que lo hemos hecho mal nosotros. La ultraderecha surge por un cúmulo de situaciones: porque la gente está caliente, porque está frustrada porque no se le dan respuestas... y tenemos que hacer un poquito de pedagogía, porque estamos acostumbrando a la gente a decirle lo que quiere oír y no la realidad, y eso es lo que genera la frustración. Ahora se está jugando a dividir, con la polarización, y eso no ayuda. El jugar a despertar cuestiones del pasado con la Guerra Civil, o el convertir todo en un tema territorial... pues al final se polariza a la sociedad y es cuando crecen la extrema izquierda y la extrema derecha, que para mí son igual de malas. Aquí lo que aplicamos es el modo canario de hacer política: mucho respeto, mucho diálogo con el adversario, que no es mi enemigo, y mucha humildad para aceptar cuestiones positivas que aportan otros. En Canarias hacemos lo que podemos pero esto, por desgracia, es un fenómeno global.

– ¿Hay que mejorar también en comunicación?

– Es parte del problema Hay tanta información y todo va tan rápido que la gente no tiene capacidad de asimilarlo. La clase política se está convirtiendo en parte del problema y no en una solución y eso crea el caldo de cultivo para que aparezca alguien como Alvise Pérez, que yo ni sabía quién es, y tenga 48.000 votos en Canarias sin pegar un cartel electoral. Eso pasa porque los políticos estamos en nuestra burbuja y no estamos conectando con la gente.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios