Borrar
Un momento de la ponencia de Calixto Herrera en el centro cultural Maspalomas. Juan Carlos Alonso

Herrera: «La escuela ha de crear espacios de escucha para prevenir los suicidios»

El psicopedagogo, que acaba de recibir la Orden del Mérito Civil, defendió que los centros educativos deben «atreverse a ver» el dolor

Gaumet Florido

San Bartolomé de Tirajana

Miércoles, 3 de julio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El psicopedagogo Calixto Herrera, que este martes participó en la Universidad de Verano de Maspalomas en la segunda jornada del curso 'Juventud y Suicidio en Canarias', defendió ante una sala llena y participativa que «la escuela ha de generar espacios de escucha para prevenir las conductas suicidas». Y para eso no basta con la implicación de un tutor o tutora, sino que ha de incardinarse en una «estrategia coordinada» que propicie una «atención integral».

Herrera, que acaba de recibir la Orden del Mérito Civil de manos del rey Felipe VI, es responsable del Área de Salud Escolar y Estilos de Vida Saludable del Servicio de Innovación de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Calidad del Gobierno de Canarias y trabaja desde 2013 en el proyecto 'Orugas y mariposas de colores en los pupitres de nuestra escuela' para asesorar y acompañar a la comunidad educativa en situaciones de duelo y muerte.

Con ese bagaje a sus espaldas no solo dio este martes algunas claves teóricas en su ponencia 'Vínculo, esperanza y sentido. El rol de la escuela en la prevención de la conducta suicida', sino que también desveló algunas acciones prácticas en el taller 'Claves educativas para la detección y acompañamiento ante señales de alerta', que impartió justo después.

Un «eslabón poderoso» en la cadena preventiva

Este especialista dejó claro el papel de los centros educativos como un «eslabón poderoso» en la cadena preventiva de las conductas suicidas, de ahí que reivindicara la necesidad de que se les dote de herramientas que les capacite para «saber escuchar y para saber acompañar», dos acciones que entiende claves en la prevención de los suicidios. «No basta ni vale con la buena voluntad; para acompañar en el dolor hace falta capacitación».

Puso algún ejemplo práctico de lo que quería decir, como la manera en la que un educador ha de dirigirse a un menor que le expone su deseo de quitarse la vida. «Tenemos que saber pasar del qué te digo al qué me estás diciendo; si no escucho de verdad y me dedico a pensar en lo que le voy a decir, entonces pierdo al niño; tenemos que permitirnos flotar y sintonizar con lo que nos quiere decir», explicó.

José Manuel Rodríguez Pellejero, psicólogo clínico, profesor de la ULPGC y coordinador del curso, que estaba presente entre el público, incidió en esa idea: «Que no se quite la vida es tu problema, pero no el de quien tiene la conducta suicida», para el que se lo plantea como liberación. El niño o el joven ha de sentir que se le escucha o se le acompaña.

Evitar que los IES sean no-lugares

En ese contexto, Calixto Herrera abogó por evitar que las escuelas, y particularmente, los institutos se conviertan en lo que en sociología se llaman no-lugares, «espacios donde transitan objetos, información y cuerpos», pero en los que no hay contacto alma-alma. «Necesitamos construir y proyectar una mirada educativa, integral, crítica, multisectorial y humanizadora. Una mirada para 'ver' y para 'atrevernos a ver' la realidad del dolor, del sufrimiento y la desesperanza que están en la génesis de la conducta suicida, superando mitos, miedos e ideas distorsionadas; una mirada acogedora que nos ayude a mirar a los ojos a la persona que sufre, desde el convencimiento de que todos y todas somos corresponsables y podemos ser agentes de cambio», subrayó.

Si se tiene en cuenta lo que plantean las principales teorías sobre el suicidio, que motivan esta conducta, entre otros factores, en la existencia de un dolor agravado por la desesperanza y mediatizado por un sentimiento de pertenencia frustrada o la sensación de ser una carga para los demás, los centros educativos contribuirían, por ejemplo, a la prevención de estas conductas con acciones que fomenten el sentimiento de pertenencia a una comunidad o que hagan sentir al alumno que no está solo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios