Borrar
Votación a favor de la caducidad de los estudios cinematográficos cerca del parque natural de todos los consejeros, salvo Lloret. Javier Melián / Acfi Press

El proyecto del Dreamland cerca de las Dunas de Corralejo ya es pasado

Rodajes en Canarias ·

La caducidad del interés insular de los estudios cinematográficos contó con el apoyo de 19 de los 20 consejeros y la abstención de Lloret, quien en 2022, con su voto de calidad como presidente, lo sacó adelante. El PP carga contra el socialista Blas Acosta por el giro en el voto

Catalina García

Puerto del Rosario

Lunes, 3 de junio 2024, 12:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ni veinte minutos duró este lunes el debate del pleno del Cabildo de Fuerteventura sobre la caducidad del interés insular del Dreamland cerca del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. El cerrojazo al expediente más polémico de la anterior legislatura contó con el apoyo de 19 de los 20 consejeros insulares presentes y la abstención de Sergio Lloret (AMF), hoy en la oposición y el 28 de noviembre de 2022 presidente que, con su voto de calidad, sacó adelante el interés insular del proyecto de los estudios cinematográficos que luego se trasladaron a Telde, en Gran Canaria, y en la actualidad inmerso en una querella judicial.

Por seis razones que enumeró Nereida Calero, consejera de Ordenación del Territorio, el pleno insular acordó declarar la caducidad de los trámites de información pública y de consulta realizados sin recibir respuesta a las alegaciones por parte del promotor. Entre estas razones, destaca que no se justifica el proyecto de los estudios cinematográficos por «su alta edificabilidad», de hecho incluía la construcción de quince edificios a unos 400 metros del Parque Natural de las Dunas de Corralejo, en el municipio de La Oliva.

Nereida Calero, consejera de Ordenación del Territorio, expone en el pleno los argumentos para instar a declarar la caducidad de los trámites de información pública y de consulta del Dremlanda en Corralejo. Javier Melilán / Acfi Press

El proyecto del Dreamland hubiera supuesto la «transformación urbanística y una serie de afecciones a un suelo rústico de gran valor medioambiental y paisajístico» situado en una zona virgen e inalterada con la sola presencia de la autovía a lo lejos.

Además, siguió enumerando Calero, los informes sectoriales del Cabildo resuelven que el proyecto es incompatible con la Reserva de la Biosfera ya que se encuentra en una zona tampón, esto es envuelve a la zona núcleo o junto a ella y donde se fomentarán estrategias de desarrollo sostenible. La consejera de Ordenación del Territorio también aludió para argumentar la caducidad del interés insular de los estudios cinematográficos al «rechazo» de los seis ayuntamientos, incluido el de La Oliva, «saltándose el planeamiento municipal vigente».

La presidenta Lola García y el vicepresidente Blas Acosta, en la votación a favor de la caducidad del Dreamland. Javier Melián / Acfi Press

Por último, los informes de la primera institución majorera determinan que los intereses del proyecto van «más allá de fomentar la industria del cine en Fuerteventura, ya que el principal motor económico del proyecto es el parque temático, de donde vendrían la mayor parte de los ingresos, y no propiamente la producción audiovisual. Además, el proyecto carece de los requisitos de necesidad sobrevenida o actuación urgente que requiere para poder ser declarado de carácter estratégico insular».

El PP carga contra el PSOE: «Se come un sapo con tal de ser vicepresidente»

Sergio Lloret (AMF) justificó su abstención en que «me preocupa la seguridad jurídica del Cabildo» a la hora de acordar la caducidad de una declaración que él puso en marcha con su voto de calidad de presidente majorero en 2022. De hecho, apuntó a que el expediente carecía de «cimientos jurídicos». De la misma opinión no fue su compañera de filas de AMF, Agueda Montelongo, que votó a favor de la caducidad, evidenciando una fractura política en el grupo.

Sergio Lloret y Agueda Montelongo, de AMF, que rompieron la unidad de voto del grupo. Javier Melián / Acfi Press

Con todo, el mayor dardo lo lanzó la popular Esther Hernández contra el socialista Blas Acosta al subrayar la contradicción de que el PSOE votara a favor de la declaración del interés insular del Dreamland hace un año y medio y en el pleno de este lunes apoyara su caducidad. «Usted se come un sapo con tal de seguir de vicepresidente porque (...) lo importante para los socialistas no es el modelo de isla que queremos, lo importante es gobernar. Lo importante no es Fuerteventura, lo importante son los partidos políticos y sus intereses».

La presidenta Lola García recordó que no se ha dejado de apostar por la industria del cine en Fuerteventura, «pero en ese suelo cerca del parque natural, no. Y así lo dejamos claro en el programa de gobierno del pacto insular CC-PSOE».

Otro plano de la votación del Dreamland en el pleno del Cabildo. Javier Melián / Acfi Press

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios