Borrar
Directo Begoña Gómez no declara y Vox pedirá que Sánchez comparezca como testigo
Ciudad de la Justicia, en la capital grancanaria. Juan Carlos Alonso
En libertad el condenado que pasó heroína a un acusado delante de los jueces

En libertad el condenado que pasó heroína a un acusado delante de los jueces

Había sido juzgado por un delito de tráfico de drogas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, protagonizando además una surrealista secuencia al haber pasado una papelina de heroína a otro acusado en la propia sala

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 20 de junio 2024, 15:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

José Melchor Suárez Santana, el individuo que fue detenido tras ser juzgado y condenado en la misma sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas por haber pasado una papelina de heroína a otro acusado, ha quedado en libertad investigado por un delito contra la salud pública.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Las Palmas de Gran Canaria, que se encontraba en funciones de guardia, decretó esta medida y ahora se inhibirá al órgano instructor número 5 de la capital ya que los hechos se cometieron el miércoles.

Todo ello después de que se viviera un hecho surrealista dentro de la sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia Provincial. José Melchor Suárez Santana acababa de ser juzgado junto a dos acusados más por un delito de tráfico de drogas y, al terminar la vista tras reconocer los hechos, le 'pasó' una papelina de heroína al acusado Said Azzouzi que estaba en situación de prisión preventiva. En ese mismo momento, fue descubierto por los agentes de la Policía Nacional que lo estaban custodiando y fue detenido sobre la marcha por orden de la Sala, ante la incredulidad de los allí presentes. Se trata posiblemente del reincidente más rápido de la historia de los tribunales canarios.

Esta vista era la primera de las que tenía señaladas este miércoles la Sección Primera. El Tribunal estaba presidido por el magistrado Pedro Herrera, acompañado por sus compañeros Francisco Liñán y Victoria Rosell. El juicio se iba a celebrar contaba con tres acusados, de los cuales uno de ellos, de nacionalidad marroquí, venía de prisión por otra causa y, además, tenía una orden de expulsión del país.

Tras negociar los abogados de las defensas con el Ministerio Fiscal, alcanzaron un acuerdo de conformidad en el que de cinco años de petición inicial de condena, se la rebajaban a los tres acusados a dos años con la posibilidad de suspender incluso la pena privativa de libertad.

Se celebró la vista de conformidad y, al dar por finalizada la vista oral, José Melchor Suárez Santana se acercó a Said Azzouzi para darle un abrazo ya que estaba en prisión desde hacía tiempo. Los agentes que estaban custodiando al preso le permitieron el contacto, pero vieron algo raro: José Melchor se sacó algo del bolsillo antes de abrazar a Said. Los policías nacionales actuaron sobre la marcha y vieron como el primero de ellos tiró al suelo un objeto pequeño y, al recogerlo, se percataron que se trataba de una papelina de heroína.

Sobre la marcha, los separaron y se armó un revuelo que dejó atónitos a todos los presentes en la Sala, tanto a los magistrados, la letrada de la Administración de Justicia, la fiscal Paula Velasco Almendral como a los propios abogados.

De inmediato, el presidente Pedro Herrera ordenó levantar acta de lo ocurrido junto a la LAJ, Carmen Puebla, y tomó declaración sobre la marcha en una comparecencia grabada a los agentes actuantes para, posteriormente, ordenar la detención de José Melchor y remitir el expediente al juzgado de instrucción en funciones de guardia.

En un principio, el detenido quiso hacer responsable de la tenencia de la sustancia estupefaciente a Said Azzouzi, algo que no se sostenía ya que había sido conducido desde un centro penitenciario hasta la Ciudad de la Justicia y fue cacheado. Luego dijo que era un poco de droga que le había sobrado del día anterior y que no sabía que la llevaba en el bolsillo.

Nada más ocurrir estos desagradables hechos, Armando Martín Bueno, el abogado de José Melchor Suárez Santana, renunció a su defensa al entender que le había faltado al respeto, no solo a él, sino al resto de la Sala.

Noticia relacionada

Viejos conocidos de la Justicia

José Melchor Suárez Santana cuenta con un extenso historial criminal. Su primer encontronazo con la Justicia ocurrió el 27 de octubre de 2003, cuando fue condenado por robo con fuerza a tres años y seis meses de prisión. Posteriormente, el 13 de octubre de 2009, se le impuso una sentencia de tres años por tráfico de drogas.

No obstante, su historial no termina ahí. El 30 de noviembre de 2016, recibió una condena de dos años de prisión por robo con intimidación, pena que cumplió hasta el 22 de febrero de 2020. Poco después, el 1 de septiembre de 2017, fue sentenciado a dos años y tres meses de prisión por lesiones, condena que también cumplió hasta el 22 de febrero de 2020.

La última condena en su historial es por hurto, delito por el cual fue sentenciado el 3 de abril de 2021 a dos meses de prisión, aunque esta pena fue suspendida durante dos años.

Por su parte, Said Azzouzi, nacido en Marruecos, también posee un historial delictivo considerable. Fue condenado por robo con fuerza el 26 de junio de 2013, asumiendo una sentencia de dos años de prisión, la cual cumplió el 11 de agosto de 2021. El 26 de mayo de 2015, nuevamente por robo con fuerza, fue sentenciado a nueve meses de cárcel, cumpliendo esta pena también hasta el 11 de agosto de 2021. Un tercer delito de robo con fuerza le valió una pena el 19 de agosto de 2016 a un año de reclusión, cumplida en la misma fecha que las anteriores.

Además, Said Azzouzi se encuentra en situación ilegal en España debido a una orden de expulsión emitida el 20 de septiembre de 2021.

Traficando nada más ser condenado

Tanto José Melchor Suárez Santana como Said Azzouzi acababan de reconocer minutos antes de este incidente ante la Audiencia Provincial de Las Palmas, que habían cometido un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de drogas que causan grave daño a la salud.

En concreto, los hechos juzgados ocurrieron el 4 de mayo de 2022, a las 9.30 horas, en las inmediaciones de las calles Sabino Berthelot y Francisco Inglott Artiles, en Las Palmas de Gran Canaria. Según admitieron, José Melchor Suárez Santana y Francisco Javier Monzón Kirjonen vendieron a Said Azzouzi varias sustancias estupefacientes, incluyendo 12,95 gramos de heroína con una pureza del 10,70%, 0,2 gramos de cocaína con una pureza del 96,10% y 34 pastillas de 'tramkimazín' que contenían 8,80 gramos de Alprazolam. La investigación reveló que Said Azzouzi tenía la intención de revender estas sustancias.

Said Azzouzi fue detenido el mismo día mientras conducía un Citroën Jumper en posesión de las drogas y 30 euros procedentes de la venta. Francisco Javier Monzón Kirjonen también fue arrestado ese día y le encontraron 0,42 gramos de cocaína con una pureza del 95,95%, 1,12 gramos de resina de cannabis, 28,30 euros y una motocicleta Piaggio Beverly utilizada para esconder las drogas. Por su parte, José Melchor Suárez Santana fue detenido el 9 de mayo de 2022 en las inmediaciones de la calle Sabino Berthelot, en posesión de cinco euros y 1,44 gramos de resina de cannabis.

El valor total de las sustancias intervenidas en el mercado ascendía a 1.021 euros, de los cuales 966,30 correspondían a las drogas incautadas a Said Azzouzi.

Por estos hechos, los tres encausados fueron condenados de conformidad a dos años de prisión, todo ello escasos minutos antes del incidente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios