Borrar
C7
Mantenimiento del mobiliario urbano
Tribuna libre

Mantenimiento del mobiliario urbano

Samuel Henríquez Quintana

Portavoz de Nueva Canarias en el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana

Viernes, 14 de junio 2024, 23:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este cristal roto se puede ver en el paso aéreo junto al Centro Comercial de San Agustín. Lleva así desde hace varios meses sin que el Ayuntamiento haya venido a repararlo. Y sabemos que aún pasaran varios meses más antes de que acometan la tarea.

En un pleno reciente de nuestro Ayuntamiento, el Grupo de Gobierno PP-CC ha confirmado su intención de municipalizar el servicio de mantenimiento y conservación del mobiliario urbano de la Zona Turística y San Fernando, servicio que lleva unos veinte años siendo gestionado por una empresa privada del sector a la que el Ayuntamiento se lo adjudicó en su día. Dicen, los del gobierno, que lo hacen porque «lo harán mejor y recaudarán más dinero por ello». Todos habrán visto a un grupo de seis o siete operarios que, cada día, limpian y reponen las vallas en las esquinas de las calles, lavan las papeleras de acero inoxidable, las señales del callejero o los mupis publicitarios. Ese trabajo se ha venido haciendo en todos estos años sin queja y sin que haya supuesto desembolso alguno para las arcas municipales, ni la adquisición del mobiliario, ni su mantenimiento. Todo se ha financiado con los recursos de la publicidad expuesta que gestionaba directamente aquella empresa.

A partir de ahora, dicen los del gobierno municipal que, con dinero del presupuesto municipal, van a hacerse cargos de incrementar esos elementos del viario público, mantenerlo cada día, reponer diligentemente los que se rompan o deterioren y gestionar la publicidad que se instale en ellos. ¿Se lo cree alguien?

Cuando un vehículo derriba una farola en San Fernando, por ejemplo, lo más eficiente que podemos ver hoy por hoy es que los operarios municipales o los bomberos, se lleven la farola de la vía porque estorba y, quizás, pasado uno o dos años se vuelva a poner otra farola en su lugar... eso si hay suerte y partida presupuestaria. ¿Se imaginan ustedes qué pasará cuando otro vehículo arranque una valla de cualquier acera en Playa del Inglés? o cuando se destroce una papelera de acero inoxidable instaladas en aquella zona? ¿Se cree alguien que las vayan a reponer diligentemente, para no deteriorar la imagen turística del municipio? No, por supuesto que no. Fíjense que es lo que ha pasado con los árboles que había en las aceras, con el mantenimiento de los parques infantiles han desaparecido y han tapado los agujeros para ahorrarse el trabajo.

¿Y la gestión de la publicidad? ¿Se cree alguien que producirá algún ingreso? ¡Nada de nada!, entre otras cosas porque por ley habrá que licitar públicamente esta actividad concreta, y renovar periódicamente los pliegos y la contratación. Si les sirve de precedente, en estos momentos están sin licitarse los servicios de Mantenimiento de Colegios, edificios municipales, seguridad en edificios, trabajadores de las hamacas, salvamento y socorrismo en playas, la actividad del Mini-tren, el servicio de abastecimiento de agua y de alcantarillado a domicilios, el de mantenimiento de la jardinería en la zona turística y San Fernando, los kioscos municipales instalados en varios lugares del viario público.

Para rematar la faena, solo decir que, a partir del momento en que se municipalice el servicio, todo está condicionado a la existencia de presupuesto municipal y las correspondientes partidas que permitan disponer de recurso, y al posterior procedimiento administrativo para comprar cada uno de los elementos que el servicio vaya demandando.

En fin, que siempre tendremos concejales y alcalde dispuestos a empeorar la gestión del Ayuntamiento y a alejar a nuestro municipio de la normalidad y la calidad por repartirse los votos de unos pocos asalariados en detrimento del interés general y las expectativas de la colectividad que los ha elegido.

Con lo fácil que es perfeccionar el pliego del servicio anterior, superándolo en sus carencias, licitarlo al mejor postor y sacar el máximo provecho a este servicio sin que a las arcas municipales le cueste un solo euro. Aumentando el número de papeleras y otro mobiliario en el territorio municipal, mejorando las señales del viario e incluso, aumentando la plantilla de personal del servicio, si es necesaria.

En definitiva, aceptar la propuesta que Nueva Canarias defendía en la moción presentada:

1. Dejar sin efecto la orden cese y ordene la elaboración de un nuevo pliego de condiciones para la gestión de esta actividad económica valorando la ampliación, mejora o sustitución de los elementos a instalar o conservar y redimensionando el territorio sobre el que operar con la iniciativa.

2. Mientras tanto y porque así lo avala el informe de los Servicios Jurídicos Municipales mantener la prestación del servicio en el estado actual para garantizar tanto el salario como los de más derechos laborales de los trabajadores, los derechos a la publicidad de los terceros que la tengan contratada sobre los soportes habilitados a estos fines y, por supuesto, la perfecta conservación del mobiliario vinculado a la contrata.

3. Garantizar la permanencia de todo el personal vinculándolo a una nueva contrata con escrupuloso respeto de la totalidad sus derechos laborales incorporados al pliego de condiciones administrativa particulares que lo regulen.

Y que el gobierno del Partido Popular y Coalición Canaria votó en contra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios