Borrar
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP). EP
Que venga Ayuso
...y los gatos tocan el piano

Que venga Ayuso

Sábado, 15 de junio 2024, 20:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En Canarias siempre hemos padecido de victimismo. Nuestra idiosincrasia es reclamar diferencias porque, de hecho, estamos más allá de la periferia, porque somos un territorio fragmentado, porque traer mercancías es más caro y exportarlas es más difícil… A lo largo de los años de gobiernos nacionalistas, porque siempre están presentes, ese pide-pide se ha incrustado en el ADN de la «manera de hacer las cosas» de Canarias.

Lo que no suele destacarse con tanto ahínco es esa tendencia a la contradicción que también tenemos en las islas. Por ejemplo, se baten todos los récords de visitas de turistas a las islas y, al mismo tiempo, seguimos a la cola en pobreza y exclusión social. Se habla de turismo sanitario y nuestros servicios son «deficientes». Se llenan la boca hablando de la Educación y no destinamos ni lo que obliga la ley, el 5% del PIB. La culpa, obvio es decirlo, se debe a que Madrid no nos entiende.

La contradicción es tal que hace unos días la consejera de Bienestar Social, Candelaria Delgado, anunciaba en el Parlamento que iba a reclamar más dinero al Estado para luchar contra la pobreza. El Ejecutivo central destina 30 millones de euros al año, pero las islas, dijo la consejera, «requieren para esta materia entre 50 y 80 millones».

Cualquiera que oyera o leyera estas noticias pensaría en la desgracia que tienen las islas y la imperiosa necesidad de apoyar a la comunidad. Pero de repente,en la página siguiente de cualquier medio se encuentra una con la noticia de que el Cabildo de Gran Canaria se va a gastar más de 100 millones de euros en remozar el estadio de fútbol porque a un iluminado le ha dado por traer el Mundial o si no, cualquier otra cosa, siempre que sea grande. La cuestión es que sea «un recinto moderno y un referente para todo Europa», como si ya no fuéramos referente de la miseria y la inutilidad en la gestión.

Obviamente, se trata de dos administraciones distintas, lo cual no es más que el viejo timo de decir que la culpa de todo la tiene el otro porque nosotros gestionamos muy bien y la pobreza se debe a que Madrid no nos entiende. Puestas así las cosas, sería cuestión de cerrar de una vez esta comunidad y este Cabildo y entregarle las llaves a Ayuso. Que puestos a elegir gobernantes insolidarios no sé qué sentido tiene quedarnos con las copias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios