Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 25 de junio
Juan Ramírez, esta semana en las instalaciones de CANARIAS7. Juan Carlos Alonso

Juan Ramírez. Presidente del Círculo de Empresarios de Gran Canaria

«Tenemos que canalizar el descontento y buscar soluciones a los problemas de la gente»

Juan Ramírez se convirtió esta semana en el nuevo presidente del Círculo de Empresarios, en sustitución de Agustín Manrique de Lara. Llega con ganas de aportar su granito de arena para mejorar la economía de Canarias y el bienestar de los isleños

Silvia Fernández

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 8 de junio 2024, 23:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Juan Ramírez se convirtió esta semana en el nuevo presidente del Círculo de Empresarios, en sustitución de Agustín Manrique de Lara. Vinculado al sector de las tecnologías (Inetel) compartirá estará acompañado en la nueva junta por Óliver Alonso, Alicia Martinón y José Julio Artiles.

–¿Qué retos se plantea para los próximos dos años al frente del Círculo de Empresarios?

- Los objetivos los irá marcando la agenda. Estamos inmersos en una época de profundos cambios en todos los niveles sociales y las empresas somos partícipes de ellos. Creo firmemente, como mis compañeros del Círculo, que somos una parte fundamental para afrontar esos cambios y para poder construir en un plazo razonable una sociedad más próspera.

–El Círculo de Empresarios se caracterizaba hasta hace unos pocos años, cuando estaban los empresarios Sergio Alonso, Germán Suárez o Ángel Ferrera -hoy fallecidos los tres- por emitir pocos comunicados pero muy contundentes. En los últimos tiempos esto ha cambiado y se han convertido en un actor más, al estilo de una patronal, y se pronuncian muy a menudo y sobre todo. ¿Seguirá con esta dinámica?

– Lo primero, ya que cita a los grandes empresarios que han formado parte fundamental de Canarias y del Círculo de Empresarios, me gustaría resaltar el gran papel que jugaron. En cuanto a la pregunta, digamos que estamos en otros momentos y modos de comunicar y de defender el oficio de empresario. La irrupción de la tecnología y la inmediatez hace que tengamos más cosas que comunicar sin dejar pasar tanto tiempo. En cualquier caso, tengo que decir que el Círculo no pretende ni va pretenderlo nunca ser una patronal paralela. Yo soy presidente del Círculo y vicepresidente de la CCE y afirmo que la CCE es la verdadera patronal y donde se defienden los intereses y se pelean por los problemas de los distintos sectores económicos. El Círculo es otra cosa. Es un espacio que nos permite a todos reflexionar sobre los grandes temas de Canarias y los problemas y soluciones a futuro. Debemos abandonar y, en el Círculo lo hacemos de forma consciente, el cortoplacismo. Tenemos que pensar en Canarias en el medio y el largo plazo. Tenemos retos apasionantes por delante porque el mundo está cambiando muy rápido, están pasando cosas impensables como una pandemia y hay en el horizonte cosas que teníamos olvidadas como la guerra, la inseguridad y el descontento generalizado. Tenemos que canalizarlo y buscar soluciones a los problemas de la gente.

–¿Temen que a raíz del descontento del que habla haya un aumento de la ultraderecha en el Parlamento Europeo tras las elecciones de hoy?

– Estamos asistiendo a una vuelta a los bloques políticos, a la situación que existía cuando la Guerra Fría y eso no es bueno. Los populismos están tomando el control de la situación geopolítica a nivel mundial y los extremos no son buenos, ni a derecha ni a izquierda. Los empresarios buscamos seguridad y estabilidad porque ahí es donde se genera el progreso y donde se puede trabajar por la mejora de las condiciones. Entre nuestros principales objetivos en esta etapa del Círculo está el devolver la tranquilidad y el sosiego a la relación que existe entre todos los agentes sociales, que es fundamental y a esto no contribuye ni la extrema derecha, ni la extrema izquierda, ni los populismos ni nada que nos impida pensar y reflexionar sobre lo que realmente importa.

Empresarios

«Al empresario le genera más orgullo crear empleo que la cuenta de resultados»

– Pero en Canarias el diálogo social está bien y goza de buena salud, ¿se refiere entonces a lo que está ocurriendo a nivel nacional y a los ataques que han sufrido en los últimos meses los empresarios?

–No podemos obviar que lo que pasa a nivel nacional tiene impacto en Canarias y desde Canarias tenemos que intentar que en el resto del país se copie aquello que funciona. Aquí funciona el diálogo y lo que pretendemos es que no se rompa bajo ningún concepto y no se ningunee a los empresarios. Somos parte fundamental del progreso de la sociedad. De hecho, a todos los buenos y grandes empresarios que conozco les produce mucho más orgullo la cantidad de empleo que pueden generar que sus cuentas de resultados. Este es un oficio en el que luchamos no solo por el afán de lucro y el beneficio, que es lícito, sino por el enriquecimiento general de la sociedad.

– Sin embargo, los datos y estadísticas no dicen lo mismo. Hace justo una semana, en el mismo día mientras que la Cámara de Comercio decía que la economía canaria «iba francamente bien» Cáritas advertía del aumento de la pobreza en las islas y de que cada vez son más los trabajadores pobres que no llegan a final de mes.

–Somos una economía de servicios y no podemos compararnos con otras comunidades autónomas en los salarios. A mi me gustaría centrarme en Canarias y poner en valor que los empresarios estamos inmersos y preocupados en mejorar un modelo que ha sido de éxito muchos años, ya que ha sacado a Canarias del ostracismo y nos ha llevado a donde estamos. Pero, como todo en esta vida, tenemos que mejorar. Debemos repensar el modelo económico actual. Es muy importante pensar en una Canarias para los próximos 20 ó 30 años. Solo las políticas y los compromisos sociales en el medio y largo plazo pueden generar el clima de estabilidad que se necesita para generar progreso.

– ¿Cree que tiene la sociedad motivos para quejarse de que los sueldos son bajos y de su situación vital? ¿Qué margen tienen ustedes para hacerlo?

–La gente no se queja de vicio nunca, pero también le digo que en las dos mesas en las que me siento, la CCE y el Círculo, preocupa el bienestar social. Yo mismo, por ejemplo, he decidido dar un paso al frente y asumir el reto del Círculo por el compromiso que tengo como empresario con la sociedad. Tengo que aportar en el ámbito de la empresa y desde las organizaciones en las que estoy. La gente no se queja de vicio. Se queja porque hay problemas que tienen que ver con la vivienda. No tiene sentido que un joven no se puede independizar porque el dinero no le dé para pagar una vivienda y sobrevivir con dignidad. Es un problema complejo y de solución desconocida pero que, desde luego, se lo tienen que plantear aquellos que tienen el deber y la obligación de hacerlo. Hay que hacer más viviendas y sacar al mercado las que no se alquilan porque el propietario no tiene seguridad. La realidad es que la Ley Estatal de Vivienda ha dejado en desamparo al propietario.

Patronal

«El Círculo no pretende ser una patronal paralela. La La única es la CCE»

– ¿Se habla en esas mesas, la CCE y el Círculo, de fórmulas para mejorar los salarios?

–El problema es que cuando se habla de salarios también hay que hablar de productividad. Los empresarios estamos encantados de subir salarios pero no podemos con esta productividad. En el sector en el que yo trabajo, el de las nuevas tecnologías, los salarios son altos. En las TIC los salarios han crecido entre un 20% y un 30% en los últimos tres años. Las empresas del sector estamos dando salarios de 40.000 euros a personas que ni siquiera vienen de la universidad, sino que vienen de la FP. Nuestro problema no es ese sino el de encontrar a trabajadores cualificados. En este sentido, de forma urgente, necesitamos la incorporación de la mujer a este sector. No logramos ser atractivos para ellas. Creemos que es algo que viene desde los colegios. Digamos que en el mercado laboral están juntando muchos problemas. Los hay de formación. Para tener salarios más altos tiene que haber gente más formada. Después se dice que hay que subir salarios porque el turismo va bien y es cierto, no se puede negar, pero se trata de una situación coyuntural vinculado a la situación geopolítica, el cambio de hábitos tras la pandemia y el cambio climático. Ojo porque si se toman decisiones sin pensar en el futuro lo comprometemos. Insisto tenemos que hablar de productividad y de compromiso. Como decía mi padre, el único sitio en el que el éxito va delante de trabajo es en el diccionario.

– Las movilizaciones del 20A reclaman un cambio de modelo económico. ¿Cómo cree que se puede cambiar?

–Es muy difícil pensar en la sustitución del turismo por otra cosa. Canarias, por ejemplo, nunca va a ser una potencia en la industria por la lejanía y la ultraperiferia. Pensar aquí en la industria pesada es imposible. La única industria posible con suficiente proyección es la del conocimiento y la audiovisual. Ambas cumplen y nos permitirán ser competitivos. Tenemos platós naturales, empresarios y capacidad de generar un entorno adecuado para las grandes productoras. Este creo que es el nicho de la diversificación de Canarias. Además aquí se generan salarios más altos y que pueden competir incluso con los del sector industrial.

–Las movilizaciones del 20A también exigen una moratoria, ¿cómo la valora?

– Ojito con las moratorias. La anterior metió a Gran Canaria en un letargo en el que seguimos. Insisto. Tenemos que mejorar los alojamientos, la infraestructura. Perdimos la oportunidad de los fondos de Europa para mejorar los entornos turísticos y tener una oferta turística mejor. Hemos perdido el tren de los Fondos Next Generation y su aplicación en los entornos turísticos. No hemos sido capaces.

Salarios

«Para hablar de subida de salarios hay que hablar de productividad»

– Si los bajos salarios no son el problema, ¿a qué achacan el que no se encuentren trabajadores? ¿Hay un exceso de subsidios que desincentivan el ir a trabajar?

– La sociedad no se puede permitir el lujo de dejar a nadie atrás. Es una máxima vigente en este país y en Europa en los últimos 40 años y debe ser así. Esto no va en contra con el hecho de que no podemos ser una sociedad subvencionada. Tenemos que ir a un modelo de sociedad que sea capaz de ofrecer oportunidades y progreso, donde se premie el esfuerzo y donde se pueda premiar la calidad del trabajo. Yo no quiero gente que trabaje más horas. Ese modelo está caduco. La pandemia vino a darle la patada final. El teletrabajo es una alternativa válida que necesita mejoras porque la pandemia no nos permitió hacerlo de forma calmada. El modelo al que tenemos que ir debe ser de progreso y oportunidades y en el que nuestras chicos y chicas, que ahora están estudiando, puedan tener un entorno en el que puedan hacer realidad sus sueños profesionales.

– Ha apuntado a muchos problemas que son en gran parte responsabilidad de la administración pública, como es la vivienda y la formación. ¿Ha habido dejadez en estos años?

–Sin duda hay determinadas acciones que deben arrancar desde la administración. Desde el Círculo lo que pedimos a los distintos gobiernos que conforman la administración es que ahonden en los compromisos para generar un entorno de progreso que mejore la vida de todos. La apuesta por la formación profesional es fundamental. En cuanto a la vivienda, no nos llevemos a engaño. Los grandes tenedores de suelo son las administraciones locales, así que tendremos que ponernos todos manos a la obra a hacer viviendas que puedan llegar a todos y cada uno de los diferentes sectores de la sociedad que la necesitan. Lo mío no es la política ni quiero meterme donde nadie me llama pero copiar y pegar suele funcionar cuando uno lo hace bien. Entonces, vayamos a buscar modelos de éxito en cuanto a vivienda para poderlos poner en marcha y, si no los encontramos, pongámonos en marcha para buscar soluciones.

– La burocracia y la reforma de la administración pública siguen siendo problemas pendientes de resolver. ¿Hay alguno más?

–La burocracia es uno de los grandes retos. Es recurrente. Forma parte de todas las campañas electorales pero solo se puede solucionar con más administración digital y convirtiendo a la administración en lo que debe ser: un organismo de ayuda al ciudadano y no para complicarle la vida. Eso se consigue con transformación digital. En cuanto a la reforma de la administración pública, voy a decir algo que escuché a Jerónimo Saavedra en un desayuno. Dijo que en algún momento habrá que ponerse colorado y habrá que reformar la la administración. Lo de ponerse colorado se refiere a la pérdida de votos.

Subsidios

«Ni se puede dejar a nadie atrás ni tampoco ser una sociedad subvencionada»

– En la campaña electoral del 9J se ha escuchado ideas como limitar la compra de vivienda por extranjeros y controlar el crecimiento poblacional.

- Tengo dudas de que en el marco de Europa se puedan tomar estas medidas y sinceramente, no creo que sea la solución al problema. El problema es más profundo, es de déficit real de viviendas y de generar espacios de seguridad jurídica para los pequeños propietarios de vivienda. En cuanto a lo de los residentes, respetando las ideas que salen en campaña para llamar al voto, creo que hay que empezar en el medio y largo plazo. Insisto que lo que hay que hacer es crear condiciones para que la gente tenga oportunidades reales de vivir con dignidad y de tener acceso a una vivienda y a un salario digno y eso, solo se crea con progreso.

–¿Qué opinión tiene sobre el proyecto de ley de vivienda vacacional?

– La vivienda vacacional hay que regularla como cualquier otra actividad económica con el fin de garantizar la calidad de la oferta de esos alojamientos. Dicho esto, no creo que la norma vaya a solucionar el problema de la vivienda. La mayor parte de los pisos turísticos no están en manos de grandes tenedores sino en pequeños propietarios que obtienen así una renta extra. Desde la CCE se han hecho alegaciones y esperamos que se tengan en cuenta.

–La comisión de investigación de las mascarillas ha citado a declarar a dos empresarios, entre ellos su predecesor en el cargo, Agustín Manrique de Lara, que formaron parte de un grupo de directivos que trataron de ayudar y traer un vuelo cargado de material sanitario en el covid. ¿Cómo lo valora? ¿Pagan justos por pecadores?

– Si, lo que puedo decir es que estas dos personas solo tenían afán de ayudar en un momento muy grave en el que se moría mucha gente y que esta carga no tiene nada que ver con el exasesor del ministro Ábalos. Sé que incluso a ellos les costó dinero de su bolsillo traer aquel material. Entiendo que la citación es para dar a las operaciones que se hicieron en aquel momento el tinte de honestidad que llevaban. Hay que mirar para atrás al momento en el que estábamos, que se robaban cargas incluso a pie de avión. Bastaba que alguien ofreciera más al proveedor de China para que se bajara la mercancía del avión a otro destino y mientras moría mucha gente. Dicho esto, si alguien cometió delito que el peso de la ley caiga sobre él pero no es el caso de estos empresarios. En cuanto a la comisiones de investigación, deberían abandonar el oportunismo político y centrarse en determinar si las cosas se hicieron conforme a ley o no.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios