Borrar
Un momento de la presentación del libro. Fran Romero
En el sur, 'A cuatro horas de Londres'

En el sur, 'A cuatro horas de Londres'

Literatura ·

La inglesa Jeannie van Rompaey, residente en San Bartolomé de Tirajana desde hace 25 años, presenta su última novela

CANARIAS7

San Bartolomé de Tirajana

Lunes, 17 de junio 2024, 16:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La escritora inglesa Jeannie van Rompaey, afincada en Maspalomas desde hace cerca de 25 años, ha presentado su último libro, 'A cuatro horas de Londres' ('Four hours from London'), en el Centro de Arte Casa Saturninita. La segunda teniente de alcalde y concejala de Educación y Cultura, Elena Álamo Vega, y la presidenta del Club Inglés de Las Palmas, Betty Burgess, actuaron como testigos y presentadoras de la autora.

La novela, proyecto de trilogía que empieza con 'Nuevos comienzos' ('New beginnings'), está ambientada en Gran Canaria. «Cuando vuelvo de una visita a Londres y veo la isla desde el aire, siempre siento un nudo en la garganta y un temblor en el estómago. Es una respuesta emocional, porque vuelvo a casa», afirma.

Escribirla le ha llevado casi 10 años. La autora reconoce que «al principio fue una novela larga y rebelde» y que su editora «la criticó con razón». Le aconsejó que la acortara y se centrara en determinadas secciones, pero sus intentos de reescritura no la convencieron, y decidió dejarla de lado para escribir otras cosas. Cuando la retomó, decidió cambiar la estructura y volcarse en las historias de sus personajes, a los que otorgó más tiempo y espacio.

La novela habla de las amistades y rupturas de los personajes y se retroalimenta en la superposición de sus historias. En concreto, en el vínculo que mantienen Queenie y Ellen, dos mujeres que que han sido amigas durante 50 años, pero ambas tienen secretos que se ocultan; la extraña relación erótica de Gina, una artista desilusionada, con Adam, un travesti y drag queen gay; y la confluencia entre Kat, amante del placer y esposa de un administrador de tiempo compartido con altos ingresos, y Joanne, una mujer de limitados ingresos que lucha por establecerse en Gran Canaria.

La escritora posa con un ejemplar de su nueva novela. Fran Romero

«La novela ha generado cierto revuelo en la isla. Los lectores podrían pensar que existe cierto parecido entre mis personajes y algunos residentes, pero les aseguro que ningún personaje proviene de una sola persona en particular. Como escritora recopilo rasgos de personalidad e historias de vida reales para la creación de los personajes y dar una apariencia de realidad a lo que sucede, pero los personajes y los acontecimientos de esta novela, como en mis otras novelas de ficción, provienen de fragmentos de memoria de años de observación de las personas», afirma.

La escritora, nacida en Londres «hace más tiempo del que quisiera admitir», se crio en Weston, un pueblo de Northamptonshire. Su padre, aviador de la RAF, murió en combate en la II Guerra Mundial cuando ella tenía sólo 4 años. Vivió con su madre en una cabaña con techo de paja en la que tenían una tienda con la que se ganaban la vida.

Recuerda que las llamadas de los clientes al timbre rompían su concentración en las historias que escribía, y a las que su madre denominaba «garabatos». Por eso, con 10 años, se armó de valor y acudió al domicilio del escritor Sir Sacheverell Sitwell, en Weston Hall, para mostrarle una de sus historias. Mantiene vivo el recuerdo de aquel encuentro. «Me felicitó por mi uso del lenguaje y particularmente por el buen oído para los diálogos. Desde entonces el deseo de comunicar es una necesidad que me mantiene escribiendo y publicando mi trabajo».

Una eterna estudiante

Jeannie van Rompaey se confiesa «una eterna estudiante». Se formó como profesora y estudió oratoria y drama. Se licenció en filología inglesa y literatura moderna por la Universidad de Leicester. Su vida ha estado dedicada a la enseñanza, a dar conferencias y a dirigir talleres de teatro y de escritura creativa.

Está casada con el historiador y artista TJ. En Gran Canaria pasa la mayor parte de su tiempo pintando y escribiendo novelas, cuentos y obras de teatro. Poesía escribe menos, pero no deja de ejercitarla. Disfruta leyendo poemas suyos o de otros autores, y dirige la velada de poesía 'Poems Out Loud' ('Poemas en voz alta') en el Club Británico de Las Palmas.

La escritora, que recomienda escribir y leer todos los días, «manténgase actualizado con escritores y tendencias modernas», dice, es autora de la trilogía de ficción distópica 'Oasis', compuesta por los títulos 'Ascensión', 'Evolución' y 'Renacimiento', y de los thriller psicológicos novelados 'Cara de diablo' ('Devil Face'), 'Desaparecido' ('Gone'), 'Dibujo de la vida' ('Life Drawing') y 'Ruta aérea del Sol'. También es autora de una decena de cuentos cortos como 'Tardes en el Keyserlei', 'Y su madre vino también', 'Ana Belinda', 'Traicionado', 'Reconocimiento', 'Intercambio' o 'Los idealistas'.

«Escribo en diferentes géneros, normalmente ficción general centrada en las relaciones humanas. Son historias dirigidas por personajes, interesadas en lo que hace que las personas actúen como lo hacen. No quiero ser prisionera, sino ser libre de escribir lo que quiera y de desarrollar los temas y estilos con originalidad. No quiero que me identifiquen como una escritora de un tipo particular de ficción. Cuando aparentemente escribo en un género como la ciencia ficción o el thriller psicológico, quiero romper el formato habitual, ser atrevida y sorprender a mis lectores».

Abunda en esa idea. «No quiero dirigirme a los lectores de un género en particular y escribir tramas formateadas. No quiero ser una escritora pirata escribiendo en un formato bien probado. Mi objetivo es atraer lectores que buscan algo fuera de lo común. Mi creatividad se desarrolla mientras escribo, y los personajes son mi punto de partida. Me encanta la idea de que mis escritos sean una continuación de la tradición de la literatura especulativa. Tanto el contenido como la forma en que se escriben los libros son producto del mundo en el que vivimos», afirma.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios