Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 25 de junio
Vista del Parlamento Europeo, esta semana en Bruselas. C7
Europa pierde en estas elecciones
Opinión

Europa pierde en estas elecciones

Análisis ·

El ascenso de la extrema derecha no es una buena noticia que debe llevar a la reflexión a los partidos de centro

Silvia Fernández

Lsa Palmas de Gran Canaria

Lunes, 10 de junio 2024, 00:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El avance de la extrema derecha en Europa no es una buena noticia. En un momento geopolítico en el que las grandes potencias en el mundo, como Estados Unidos y China, compiten por el liderazgo mundial Europa no puede permitirse el lujo de ser únicamente un convidado de piedra y va camino de ello. Necesitamos más Europa que nunca y los partidos de ultraderecha no comparten esta visión.

La crisis de la covid reforzó el sentimiento de pertenencia a Europa y puso en evidencia la necesidad de esa unión. Juntos somos más fuertes. El BEI destinó en 2020 una inversión millonaria al desarrollo de la vacuna con la fórmula del ARN mensajero, que salvó muchas vidas y hoy nos permite hablar de la pandemia en pasado. A saber qué hubiera sido de los españoles si no hubiéramos pertenecido al selecto club de los 27. Basta mirar al Reino Unido.

Con el avance de la extrema derecha esa necesidad de más Europa, sin embargo, puede quebrar. Es cierto que no todos estos partidos son radicales respecto a los 27 y no defienden la salida de la Unión Europea -Vox es uno de ellos al igual que la formación Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni- pero sí que abogan por dar más soberanía a los estados miembro. Europa necesita de más supranacionalismo para poder ser un actor relevante en la partida que se juega hoy a nivel mundial. Los 27 deben delegar aún más en las instituciones europeas para avanzar en numerosas políticas donde aún estamos a medio camino, como es la seguridad o la política exterior.

Dicho esto, puedo llegar a entender a los millones de ciudadanos europeos que han optado por partidos de extrema derecha en estas elecciones aunque no comparta su voto.

Al igual que en 2014 y después de la crisis de 2008 los ciudadanos españoles se entregaron con vehemencia a los cantos de sirena que pregonaba Podemos -hoy en las últimas-, los europeos se suben ahora al carro de la extrema derecha, confiando en que ellos sabrán resolver sus problemas y darles las respuestas que los partidos de centro, a la derecha y a la izquierda -populares y socialdemócratas-, no les dan.

La mala gestión, e incluso diría la dejadez, que desde las instituciones europeas se está haciendo del fenómeno migratorio lo han convertido en un problema de primer nivel y una de las grandes preocupaciones de los ciudadanos europeos. Su vida está hoy repleta de dificultades: la vivienda, los precios de la cesta de la compra, los bajos salarios, la sanidad, la educación, el empleo, el futuro de sus hijos... Y la extrema derecha ha buscado a un culpable, un cabeza de turco, sobre el que giran sus soluciones. Lo mismo ha hecho con los problemas de los agricultores. Para los partidos de extrema derecha el cambio climático no existe, es una invención, con lo que todas sus propuestas giran alrededor de relanzar y apoyar el campo en Europa sin atender a los «burócratas» europeos.

Por esto, tras las elecciones de ayer, es obligación de los partidos europeistas hacer una reflexión y empezar a dar soluciones y poner el foco en el ciudadano. Necesitamos más Europa, más solidaridad y más democracia para desmontar a los extremos y que dentro de cinco años sean minoría, como ha ocurrido con Podemos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios