Borrar
¡Qué caro está todo!
Ensayo de un camarero

¡Qué caro está todo!

Y la verdad es que sí, desde hace ya unos añitos los precios de las materias primas en alimentación van subiendo cada vez más

José Miguel Sánchez

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 10 de junio 2024, 10:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Últimamente los comerciales y proveedores nos avisan con el clásico «solo quería avisarte que el mes que viene subimos los precios», ya sean del vino, de la verdura, o del queso. Pero la realidad se hace patente en el bolsillo del comensal, y es que salir a comer fuera a un restaurante es casi un lujo que muchas veces no nos podemos permitir.

Me consta y sé por experiencia propia, que los hosteleros, aquellos que regentan sus restaurantes, hacen malabares para no subir los precios de la carta, para intentar que el tique medio por comensal sea algo que cuando pides la cuenta no te produzca un corte de digestión. Sin embargo, esta tarea ardua y complicada es casi imposible de acometer cuando semana tras semana los precios de los productos con los que elaboran los platos de una carta del restaurante no dejan de fluctuar al alza.

Seguramente la dolorosa dolería mucho más, y es que los precios suben para todos y si los hosteleros subiesen porcentualmente cada año los precios de la carta como les aplican a ellos, salir a un restaurante solo sería un privilegio para algunos. Es complicado hacer estas triquiñuelas para que el comensal no se vea tan afectado ya que es el consumido final.

Y todo esto no es casual que lo saque a relucir, pero este año se revisa el impuesto del AIEM implantado en Canarias hace más de unas décadas. Para aquellos que no estén muy familiarizados, este impuesto supone que cada producto que venga de fuera, alimentos y bebidas (también industriales) tengan que pagar un impuesto del 5% al 15% para entrar en los supermercados canarios. Y es que, este impuesto repercute en la compra de alimentos que usted realiza para su casa y los hosteleros para su restaurante. De ahí que la cesta de la compra canaria sea de las más altas de España.

Este invento que allá en los ochenta pudo ser una gran idea para el crecimiento del comercio canario con respecto a lo que venía de fuera y ayudó a emerger al producto local, hoy se convierte en un arma en nuestra contra ya que encarece todos los productos de alimentación que vienen de otra parte del territorio español o de fuera haciendo que nos cueste mucho más caro que a cualquier otro ciudadano del país.

Claro que, todo tendría sentido si lo que compramos aquí, esto que está tan de moda de KM0, y que parece ser el no va más de la hostelería en canarias del que todo restaurante tuviera que sentirse orgulloso, costara un poco menos que lo de fuera, pero no es así.

El KM0 sale muy caro, mucho más caro que los productos que vienen de fuera, y eso que estos «forasteros» pagan un sobreimpuesto (el Aimem). Vamos, para resumir, que lo de fuera nos sale carísimo para proteger lo de dentro, y lo de dentro nos sale más caro. Y eso que nos animan a comprar el producto que tiene los dos pajaritos en la etiqueta «Elaborado en Canarias», es decir, que con menos costes de transportes, ayudas al empresario canario, financiación de marketing y publicidad, etc. Aun así sigue siendo costoso para el consumidor canario… Algo falla.

Como reflexión final, me surgen dudas con esas ayudas que los productores canarios de vinos, quesos, lácteos, etc. reciben de Europa, España , Gobierno de Canarias y Cabildos… ¿Dónde están?, ¿Se aplican al precio para que sea más barato y el consumidor canario pueda comprarlos?, ¿Alguien se está beneficiando a costa de defender el canarismo?, ¿Hay alguna trampa con todo esto del KM0?

En definitiva, todos hemos visto esa botella de ron más barata en Madrid que en las Islas, pasa lo mismo con las chocolatinas, o los plátanos. Habría que plantear o modificar estos mecanismos de proteccionismo, o de lo contrario poder disfrutar en un restaurante y beber un vino, tomar un café o relajarte con una copa, ya sea de un producto local o externo, va a resultar muy costoso para todos. Ensayo de un camarero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios