Borrar
Directo Begoña Gómez llega a los juzgados
Ruth Sánchez, Rubén Darío y Marta Viera, en el número musical que abre el montaje. C7
Cinco actores y quince personajes para cocinar la comedia 'Las bodas del Fígaro'

Cinco actores y quince personajes para cocinar la comedia 'Las bodas del Fígaro'

Los protagonistas del vodevil 'Las bodas del Fígaro', que se estrena el jueves en el Galdós, desentrañan las claves del divertido montaje

Francesc Zanetti

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 26 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La actriz Ruth Sánchez ha escrito junto a Mario Vega el texto del montaje 'Las bodas del Fígaro', una comedia de Unahoramenos que rescata la agitación y efervescencia que vive un cabaré local en la década de los sesenta, cuando los dogmas de la infalibilidad franquista hervían en España y empezaban a asomar los primeros síntomas de las libertades civiles amparadas por una cómplice clandestinidad. Sánchez, que regresó a las tablas de los escenarios hace poco con 'En donde no habita el olvido' tras un prolongado y necesario receso, asume ahora su segunda gran producción tras el parón para formar parte también del elenco como actriz de este delirante vodevil junto a Mingo Ruano, Marta Viera, José Luis Massó y Rubén Darío.

«El proceso de escritura de este montaje ha sido un regalazo de Mario Vega, permitiéndome acompañarlo en la autoría del texto. Realizamos un vaciado previo de algunos elementos de la obra original de finales del siglo XVIII de Beaumarchais como el conflicto, su carpintería teatral, la estructura de su trama o los personajes protagonistas que más nos interesaron para no perder el tempo del vodevil, entre los que destacan los papeles femeninos y su empoderamiento. Con la fase de investigación y documentación he descubierto lo viva y agitada que era la noche de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a principios de los sesenta en la que proliferaron revistas y cabarets undergrounds relacionados con el universo del travestismo y el transformismo. También en este proceso nos hemos percatado de que existe una generación que desconoce esa historia relativamente reciente de la dictadura, de quién era Pilar Primo de Rivera o qué era la Sección Femenina. Poniendo el foco en la comedia no quisimos plantear una función panfletaria ni mucho menos aleccionadora, pero sí que dejara al descubierto algunas de las preocupantes y reaccionarias prácticas del rancio populismo que ha regresado con la extrema derecha. El teatro más allá del entretenimiento debe ser un reflejo de lo que somos y contribuir a la reflexión crítica de la sociedad», explica la actriz Ruth Sánchez.

Foto de familia de la presentación de este martes. C7

«Teníamos muchas ganas de hacer comedia en Unahoramenos. Marta Viera ha sido la actriz con la que más he trabajado durante mi carrera. Con Massó y Rubén Darío ya había coincidido en otros montajes y con Mingo Ruano no había trabajado nunca, pero ha sido todo un descubrimiento. Cuando la gente que tienes a tu alrededor tiene ganas de trabajar a ti te hacen crecer, y eso es muy gratificante. Esta comedia está llena de contenido y aunque la llevamos preparando desde el pasado abril, los meses han pasado volando porque su proceso de ensayo ha sido muy divertido e intenso», añade.

También la actriz franquicia de unahoramenos, Marta Viera, tenía ganas de afrontar una producción que no fuera nuevamente drama. «Desde hace tiempo sentía inquietud por cambiar de registro, sobre todo porque ya había tenido experiencias con otros espectáculos de la compañía y sabía que participar en una comedia de la mano de Mario Vega iba a ser un disfrute inmenso. Compartir elenco con magníficos profesionales aumenta el gozo y si encima seguimos con la línea de montar espectáculos cargados de mensaje y con un discurso potente, es para estar como estoy, como una niña con zapatos nuevos», avanza la actriz. Viera interpreta a Marcelina Curbelo, la hija del dueño del cabaré Fígaro y muy vinculada a la compañía Los Cancán, y a María Luisa Fernández del Campo, esposa del capitán general que regresa a su isla después de quince años en Madrid huyendo del bochorno al que se ve sometida por las infidelidades de su esposo. «Ambas son un regalo porque me permiten jugar roles antagónicos dentro de la trama. Por simpatía personal e ideológica siempre me quedaría con Marcelina», aclara.

Los actores protagonistas del montaje. C7

Marta Viera define 'Las bodas del Fígaro' como un vodevil divertidísimo «enriquecido con un discurso claro y una denuncia directa a quienes pretender coartar la libertad de las personas. Está ubicado en la ciudad de principios de los 60 y habla de todo ese movimiento pionero que se generó al calor de los cabarés y salas clandestinas que ofrecían un espacio de libertad frente a la dura represión que el régimen ejercía. Es importante saber quiénes fuimos para saber quiénes queremos ser», añade.

Límites

Para el actor José Luis Massó, Mario Vega ubica a los actores en el límite en cualquiera de sus producciones. «Nos saca de nuestras zonas de confort para construir personajes que nunca nos imaginaríamos que pudiéramos llegar a interpretar. Es un proceso duro y de mucho trabajo», dice.

Massó cree que una de las dificultades de esta producción es la repetida sucesión de escenas y cambios continuos de vestuario que se producen a lo largo de la función. «Eso te obliga a desprenderte de cada uno de los personajes que interpretas en un viaje fantástico de muy pocos segundos».

Los dos montajes anteriores afrontados por Mingo Ruano con unahoramenos son 'Mararía la de Femés' y 'Protocolo del quebranto', dos dramas de distinta naturaleza de los que el actor ha salido extenuado, aunque reconoce que interpretar cualquiera de los estilos teatrales «es una liberación, porque lo que hacemos los actores es liberar una serie de emociones para luego encauzarlas y ponerlas a favor de los personajes, de la trama y del espectáculo. Una comedia siempre es bienvenida. Se cree que la comedia es más ligera, pero es todo lo contrario. La comedia requiere de una maquinaria precisa y el trabajo es igual o más exigente». Esta nueva obra lo tiene enamorado, aunque su complicado entramado escénico en el que los actores y actrices están continuamente transformándose, cantando y bailando, ha obligado a todos ellos a asumir un sobreesfuerzo extra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios