Borrar
Directo El Gobierno de Canarias hace un balance del primer año de mandato
Tirma Macías en su casa con un abanico de la bandera LGTBIQ+. Cober
Homenaje LTGBIQ+

«Valgo para todo. Te pinto las uñas y te piloto un coche de rally»

Nacida en Mogán, en 1958, recibirá un reconocimiento este jueves en su tierra natal con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+

Lucía Álamo Valencia

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 22 de junio 2024, 22:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las personas que luchan, que no se rinden ante ninguna adversidad, que persiguen sus sueños por muy extenso e irregular que sea el camino y que a pesar de todo siempre tienen una sonrisa en la boca, merecen ser homenajeadas en cualquier lugar del mundo y la grancanaria Tirma Macías es el claro ejemplo de ello. Nació en el municipio de Mogán en 1958 con el nombre de Roberto Macías y sus ganas de aprender de todo mezclado con la libertad por la que siempre luchó la convirtieron en la única mujer transexual que pilota coches de rally.

El Ayuntamiento de Mogán, a través de la Concejalía de Igualdad, homenajeará este jueves 27 de junio en el centro Polivalente de Arguineguín a Tirma Macías y a Guaya Hernández, dos mujeres transgénero y vecinas del municipio de más de 60 años.

Tirma se define como una mujer «todoterreno», desde que nació sentía que quería ser mujer pero la «época en la que vivía» no la ayudaba, asegura. «Siempre me he sentido identificada con el género femenino pero nací en la época de Franco y lo que yo quería hacer con mi cuerpo era impensable». Su niñez y su adolescencia las describe como muy «normales» y sonríe con orgullo al recordar el papel tan importante que tenía -y tiene- su familia en su vida: «Mi familia es la mejor, es adorable y siempre me quieren mucho. Me siento muy apoyada por todos».

Estudió Administración y Dirección de Empresas, abrió un bar llamado La Cita, que tuvo que cerrar años más tarde, al enfermar su madre y cuando cumplió 20 años se mudó a Valladolid para hacer el cuartel porque «quería saber de todo un poco».

La grancanaria mezclaba su rutina diaria en el campamento militar con los bailes en las salas de fiesta los fines de semana y fue aquí dónde comenzó a identificarse como Tirma: «El primer día que supe que iba a actuar tenía que elegir un nombre femenino y yo no tenía ni idea. Cogí una chocolatina para comérmela y mientras le daba vueltas vi la marca y lo tuve claro sería 'Tirma, la perla de Canarias'».

Imagen de Tirma Macías cuando estaba en el cuartel. C7

De su época en el cuartel, esta moganera afirma que «habían muchos hombres homosexuales que no salían del armario por el qué dirán y venían a mí buscando consejos porque yo no me escondía. Les decía que hicieran con su vida lo que querían que nadie les iba a devolver el tiempo que perdido».

Al volver del cuartel, ya como Tirma, comenzó una aventura que le iba a dejar recuerdos «inolvidables» como pilota de coches de rally: «Corrí rallys en Gran Canaria del año 1980 a 1986 y me encantaba, me sentía satisfecha y plena porque siempre me había gustado ese mundillo». A pesar de que ese entorno fuera seguido en su gran mayoría por hombres, Tirma siempre se sintió respetada por sus compañeros y seguidores: «Fui la primera mujer trans del mundo en pilotar coches de rally y la gente ponía interés en mí pero siempre con respeto», asegura. Pero Tirma tuvo que poner un punto y a parte en su pasión por el motor porque la falta de recursos económicos propició que abandonara este entretenimiento: «Lo tuve que dejar porque se me iba muchísimo dinero. Además mi madre enfermó y me dediqué a cuidarla porque era mi única prioridad», añade.

Una mujer «decidida, valiente, capaz de arreglar un bombillo, de pintar uñas, de arreglar un techo o de hacer de comer», esta vecina de Mogán lucha para conseguir lo que se propone pero, a veces, le han cerrado muchas puertas por ser cómo es: «Ser mujer trans me ha costado muchos puestos de trabajo. Cuando iba a las entrevistas todo eran risas pero siempre acababan diciendo que «ya me llamarían»», confirma.

Los años han cambiado, asi como la mentalidad de la mayoría las personas y eso es algo que agrada le agrada: «Todo lo que sea avanzar para las generaciones venideras está bien. Antes la gente transexual se escondía y cuando se sentía preparada salía la calle con su nueva identidad. Hoy en día la gente, tanto niños como adultos, muestran su transición poco a poco y eso es bueno porque da visibilidad al colectivo», apunta.

Vídeo de Tirma Macías pilotando un coche de rally. C7

El amor, la cura de su alma

A pesar de contar con el apoyo de su familia y ahora sentir el amor y el cariño que le brinda su pareja, Tirma tuvo un lado oscuro que le «remueve recordar». Hace años mantuvo una relación con una persona que le «complicó la vida. Pasé mucho tiempo con un maltratador que además estaba enganchado a las drogas y estar con él me hizo mucho daño».

Pese a ello, en la actualidad, comparte vida con Jorge Martínez, un hombre al que considera su «amuleto de la suerte». Por él, Tirma se mudó a Costa Ayala desde hace cinco años y vive la historia de amor que siempre quiso: «Jorge es un hombre muy bueno, es mi salvavidas, me quiere, me cuida y me respeta como soy, ¿qué mas le puedo pedir?, comenta con una gran sonrisa.

Tirma, una mujer que está «más viva que nunca», a la que le encanta ofrecer café y bailar todo tipo de música, va a recibir este jueves lo que merece: un reconocimiento de su pueblo natal.

La moganera con su pareja, Jorge Martínez. Cober

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios