Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 16 de junio
Zafarrancho de limpieza en el restaurante El Tiburón. Cober

El hostelero que protestó en Mogán cerrando sus locales reabre dos

Licencias. Pablo González reactiva El Tiburón y el Atlanta y programa para julio retomar El Pirata | Tramita regularizarlos y defiende que no tiene que aportar una autorización de Costas, como le pide Urbanismo, porque la concesión está judicializada

Miércoles, 5 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A las diez de la mañana de este martes bullía de actividad el restaurante El Tiburón, en Puerto Rico (Mogán). Y no era de clientes. Esos llegaron después. Era de trabajadores. Uno manguereaba el suelo donde la terraza, otros recibían a los proveedores, y otros se fajaban en la puesta al día de la cocina. Unos metros más allá, otro local, el Atlanta, ya lucía limpio a la espera de los primeros comensales.

Ambos establecimientos se pasaron un mes con la persiana echada y había que prepararlos para la vuelta a la normalidad. Estos locales son dos de los cinco que regenta el empresario Pablo González en primera línea de playa de Puerto Rico y que decidió cerrar hace un mes en un pulso simbólico ante el Ayuntamiento de Mogán.

Él y sus trabajadores pararon la actividad por lo que consideraban una persecución municipal tras haberle impuesto dos multas de 22.500 euros cada una y haberle ordenado cerrar dos de sus locales por carecer de licencia de apertura tras más de 50 años abiertos. Uno ya tuvo que cerrarlo y el otro está pendiente de recursos. Dio vacaciones a 25 de sus trabajadores y se echaron a la calle con pancartas.

Pablo González, delante de la carta de su resturante El Tiburón.
Pablo González, delante de la carta de su resturante El Tiburón. Cober

Ahora que tramita regularizarlos, prueba suerte y reabre dos restaurantes pese a que el Ayuntamiento le pide, con carácter previo, una autorización de Costas. Dice que no se la puede reclamar porque la concesión de la playa está actualmente pendiente de un litigio judicial.

Noticia relacionada

«Como tanto la alcaldesa como el concejal de Urbanismo dicen que estos dos negocios no tienen expediente abierto, vamos a abrirlos a ver», aventura González. El Gran Canaria fue clausurado por el Ayuntamiento en verano de 2022, El Pirata quiere reabrirlo el mes que viene y al Venecia le tocará en septiembre, después de algunas pequeñas reformas.

Minerva Suárez, encargada de los restaurantes, fregando este martes la vajilla ante la inminente apertura de El Tiburón.
Minerva Suárez, encargada de los restaurantes, fregando este martes la vajilla ante la inminente apertura de El Tiburón. Cober

Minerva Suárez, encargada de los restaurantes, no paraba ayer, pero estaba contenta con la vuelta al curro. Lleva 14 años en esta playa. «Tú me quitas esto y me quitas una mitad de mí, me gusta lo que hago», confesó.

Ni el Tiburón ni el Atlanta tienen música, ni ambiental ni en vivo, pero El Pirata sí, y lo cierto es que González quiere reabrirlo con música, pese a que fue una vecina molesta por ese complemento la que le denunció y la que, a la postre, acabó propiciando que el Ayuntamiento le abriera expediente a 2 de sus 5 restaurantes.

El restaurante Gran Canaria fue cerrado en verano de 2023.
El restaurante Gran Canaria fue cerrado en verano de 2023. Cober

González cree que le asiste la razón. Primero, porque dice que esa vecina hace año y medio que no vive en Puerto Rico. Segundo, porque aportó un estudio de decibelios que prueba que su música no supera los niveles permitidos. Y tercero, porque cuenta con una certificación de 1985 del Ayuntamiento de Mogán en la que le reconoce que la terraza de El Pirata cumple con la normativa y puede poner música.

Con todo, la discrepancia de fondo es otra. El empresario ha pedido al Consistorio la licencia de apertura de El Pirata por consolidación de actividad y Urbanismo se la ha condicionado a que le aporte una autorización de Costas.

González tiene un mes para responder y le dirá que no procede porque la concesión está judicializada, en un limbo jurídico. Puerto Rico SA, que ha sido la titular de la concesión y la que en su día le autorizó las terrazas, pleitea con Costas por otros 25 años. Mientras tanto no se resuelva, entiende, Mogán no le puede reclamar esas autorizaciones. Por eso, dice, reabre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios