¿Va lento su ordenador? Haga una buena limpieza

Una guía para cuidar el ordenador y ganar espacio

SARA BORONDO

Con la escasez actual de componentes electrónicos no es buen momento para cambiar de ordenador... ni para arriesgarse a una avería. Pero tal vez nota que el suyo cada vez tarda más en iniciar sesión, que se van ralentizando. Como cualquier dispositivo, los PCs requieren de un mantenimiento. Además de prevenir que falle el ordenador, sirve para que, si se estropea, no se pierda la información que hay en él.

1

Apague el ordenador o reinícielo cada cierto tiempo

Hay quien no lo apaga nunca y, simplemente, lo deja en suspensión, pero los dispositivos electrónicos agradecen el apagado o, al menos, el reinicio de forma habitual. En los equipos antiguos esto sirve para que no se recalienten, pero en los nuevos también es aconsejable. La razón es que puede que algún programa se quede en memoria, consumiendo recursos y ralentizando el funcionamiento. Al reiniciarlo, se liberan esos recursos y el ordenador funcionará mejor.

2

Borra los archivos temporales

El ordenador va almacenando distintos archivos de los que seguramente se puede prescindir. Para saber cuáles se pueden eliminar hay que ir al botón de inicio –la ventana que aparece en la parte inferior izquierda de la pantalla– y pulsar sobre el icono de la rueda para acceder al menú de configuración y, ahí, a 'Sistema y a almacenamiento', donde aparece un apartado de archivos temporales. El propio sistema suele aconsejar cuáles se pueden borrar sin problemas y recuperar unos cuantos gigas de espacio útil en el disco duro.

3

Realizar una revisión completa con el antivirus

Con Windows viene incluido Microsoft Defender, que puede realizar exámenes periódicos del ordenador para detectar posibles amenazas, y es habitual (y muy aconsejable) contar también con un programa antivirus (Norton, Bitdefender, McAfee, Panda Security, Avast…) para un análisis en profundidad del ordenador. Si es posible, programe este análisis para que se realice una vez al mes de forma automática.

4

Haga una copia de seguridad del sistema

Si el disco duro falla, entra un virus en el ordenador o la información que contiene se corrompe, uno se puede quedar sin las fotos familiares, los datos de la contabilidad y documentos de trabajo. Para evitarlo, conviene realizar con periodicidad una copia de seguridad en algún disco duro externo. En caso de tener contratado algún servicio de almacenamiento en la nube, hay que asegurarse de que está actualizado con la información del ordenador. Windows incluye la opción de realizar una copia de seguridad con historial de archivos en otra unidad –entrar en 'Configuración', 'Actualización de Seguridad', 'Copia de seguridad' y seguir las instrucciones–.

5

Revisa los programas de 'Inicio'

Hay algunos programas que se abren directamente cada vez que se enciende el ordenador. Si no se utilizan en cada sesión están gastando unos recursos innecesarios. Cuando se instala un programa nuevo hay que leer con cuidado si da esta opción para valorar si interesa o no y hay que revisar los programas de inicio de vez en cuando para deshabilitar los que no interese.

6

Vacíe la papelera

Al borrar un archivo del ordenador lo que sucede es que pasa a la clásica papelera de reciclaje, salvo que sea muy grande. Pero esos archivos siguen ocupando espacio en el disco duro. Revise una vez su contenido y, si no lo necesita, elimínelo –en 'Vaciar papelera de reciclaje'–.

7

¿Necesita todos los programas instalados?

Hay veces que instalamos programas solo para probarlos o porque se necesitan de manera puntual y ya se quedan, ocupando espacio en el disco duro. Los expertos recomiendan dejar libre al menos un 15% del espacio.

8

Actualice el software

Windows viene configurado para hacerlo de manera automática, pero no está de más comprobar en esta revisión mensual que se tiene la última versión, que será la que tenga más protección contra los últimos virus y en la que se habrán solucionado las vulnerabilidades detectadas. Lo mismo sucede con el resto del software para evitar incompatibilidades e incluso del hardware.

9

Limpiar el ordenador dos o tres veces al año

El mantenimiento no es solo para el software. El polvo y las pelusas se cuelan en el interior del ordenador, ya sea de sobremesa o portátil, impiden que los ventiladores funcionen bien y la suciedad física acaba empeorando el rendimiento. Conviene que tengan filtros en las rejillas de entrada para la ventilación y hay que asegurarse de que están limpios para que circule libremente el aire. Si es de sobremesa, hay que limpiar los periféricos, la pantalla y la torre por fuera y por dentro utilizando una botella de aire comprimido y una brocha suave.

10

Cuida el ordenador

En verano, si hay mucho calor en la habitación o el PC está en un sitio con poca ventilación puede llegar a 'tostarse' (quedarse bloqueado). Si le sucede esto o va muy ralentizado de repente es hora de apagarlo un rato hasta que baje la temperatura interior. En el caso de los ordenadores portátiles, una solución puede ser refrigeración adicional con una base que tenga ventiladores incorporados. Si cae líquido en el teclado también puede estropearlo, si se coloca en el suelo está más expuesto al polvo y las pelusas.