¿Vas a comprarle el primer móvil a tu hijo?

Firmad antes este contrato, ambos lo agradeceréis

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

Dicen los expertos en educación digital que con el primer móvil pasa algo parecido a lo que ocurre con el primer amor. Siempre estás pendiente de él, quieres pasar el mayor tiempo posible a su lado, como si no pudieses vivir sin tenerle cerca... «En realidad, es la primera 'relación seria' que van a tener nuestros hijos», admite María José Abad, coordinadora de contenidos del portal tecnológico Empantallados. La mayoría de los padres van a tener que enfrentarse más pronto que tarde a una situación para la que muchas veces no están preparados o directamente no tienen una respuesta clara cuando su hijo les empieza con la cantinela del 'quiero un móvil', 'todos los de mi clase tienen', 'voy a ser el único que no tiene', 'cómpramelo', 'cómpramelo', 'cómpramelo'... ¿Les suena?

Aunque los expertos recomiendan no tener smartphone propio hasta los 16 años, la realidad de los hogares españoles es muy distinta. Los estudios revelan que uno de cada cuatro niños de 10 años ya tiene móvil, un porcentaje que se triplica en el caso de los chavales de 12, justo la edad en la que empiezan el instituto. «No existe un momento mejor que otro para comprar el primer móvil. Depende de la madurez de cada niño. Eso es como preguntar cuándo puedo dejar que mi hijo salga solo a la calle. Pues unos podrán hacerlo con 7 años y otros que ni con 11», explican en el portal Empantallados. En cualquier caso, es importante que entiendan que tener un móvil propio no significa 'barra libre' para hacer lo que quieran. La estadounidense Janell Burley se hizo muy conocida en su día cuando hizo firmar a su hijo un contrato antes de comparle su primer Iphone, un documento que muchos expertos en educación digital recomiendan tener en cuenta.

EL CONTRATO

1. Sé educado. Cuando suene el móvil, responde con un amable 'hola'. Y coge siempre, siempre, nuestra llamada.

2. Desconecta. El móvil estará apagado toda la noche y se volverá a encender cuando te despiertes a la mañana siguiente. Si no llamas al teléfono fijo de alguien durante la noche por temor a que puedan responder sus padres, tampoco llames o envíes mensajes al móvil de nadie.

3. No dependas del móvil para todo. No te llevarás el móvil al colegio a no ser que sea estrictamente necesario. Conversa y habla con la gente en persona. Las excursiones y actividades extraescolares requerirán consideraciones especiales.

4. Sé responsable. Si haces un mal uso del móvil y este se cae, se golpea o se estropea, tú eres el responsable. Por tanto, asumirás los costes de la sustitución o de la reparación. Para ello ahorra dinero de tu cumpleaños, de las pagas o realiza otros trabajos. Si el móvil se rompe, es mejor estar preparado..

5. No mientas. No uses el móvil para mentir, hacer tonterías o engañar a otras persones. No te involucres en conversaciones que sean dañinas para los demás. Sé un buen amigo. Compórtate igual que te comportarías en la vida real.

6. Lo que no dirías a la cara, no lo digas a través de una pantalla. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas a alguien algo que no le dirías en voz alta a la cara y en presencia de sus padres. Autocensúrate..

7. Nada de pornografía Busca en la web información que compartirías abiertamente conmigo. Si tienes alguna duda sobre algo, pregunta. Preferiblemente, a nosotros.

8. Apaga el móvil o siléncialo cuando te encuentres en lugares públicos. Especialmente en restaurantes, en el cine o mientras hablas con otra persona. No eres una persona maleducada, no dejes que el móvil cambie eso.

9. No envíes ni recibas imágenes íntimas tuyas ni de otras personas Algún día estarás tentado de hacerlo, es arriesgado y puede arruinar tu vida de adolescente, joven y adulto. El ciberespacio es más poderoso que tú, y es difícil hacer que algo de esa magnitud desaparezca.

10. No hay necesidad de documentar todo. No hagas millones de fotos o vídeos de todo lo que te rodea. Disfruta. Vive tus experiencias. Quedarán almacenas en tu memoria para siempre.

11. Deja el móvil en casa de vez en cuando. Siéntete seguro de esa decisión. No es un ser vivo ni una extensión de tu cuerpo. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo que está ocurriendo a través de una pantalla y a estar siempre conectado.

12. Mantén los ojos abiertos. Observa el mundo que te rodea. Mira por la ventana. Escucha a los pájaros. Date un paseo. Pregúntate cosas sin necesidad de buscar todo en Google.

13. Meterás las pata. Te quitaré el teléfono. Nos sentaremos y hablaremos sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo siempre estamos aprendiendo. Somos un equipo. Estamos juntos en esto.

Firma de los padres: ........................... Firma del hijo/a: ..........................

FECHA: ........./........../..........